¿Por qué de­ci­mos ‘om’ en cla­se de yo­ga?

Women's Health (Spain) - - PREGUNTA - MER­CE­DES, BAR­CE­LO­NA

No fal­tan ra­zo­nes pa­ra pa­sar­nos ho­ras so­bre la es­te­ri­lla, ya que to­ni­fi­ca los múscu­los y des­pe­ja la men­te. Me­nos ape­te­ci­ble pa­ra mu­chos yo­guis es la par­te fi­nal de la cla­se, en la que to­dos can­tu­rrea­mos un pro­fun­do ‘om’ pro­nun­cia­do co­mo ‘aum’. ¿Es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo? “La vi­bra­ción de es­te canto o man­tra tie­ne un efec­to cal­man­te so­bre el cuer­po y el sis­te­ma ner­vio­so, ba­jan­do la pre­sión ar­te­rial y me­jo­ran­do en ge­ne­ral nues­tra sa­lud car­día­ca”, ex­pli­ca Ele­na Fe­rra­ris, di­rec­to­ra del cen­tro de yo­ga que lle­va su nom­bre. Y una vez que sa­be­mos cuál es su fun­ción, nos pre­gun­ta­mos por qué se ha­ce es­te so­ni­do en par­ti­cu­lar y no cual­quier otro. “Es el so­ni­do bá­si­co del uni­ver­so, can­tar­lo nos pue­de sin­to­ni­zar y fa­ci­li­tar la co­ne­xión con no­so­tros mis­mos y con nues­tro en­torno”, in­di­ca la ex­per­ta. Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que tam­bién pue­de te­ner be­ne­fi­cios so­bre el cuer­po. Por ejem­plo, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (EE.UU.) ha des­cu­bier­to que es­te canto yo­gui es dos ve­ces más efec­ti­vo pa­ra me­jo­rar los sín­to­mas de la de­pre­sión, y en ge­ne­ral pa­ra el bie­nes­tar mental, que es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.