Chi­ca WH

Car­men Jor­dá, a to­da ve­lo­ci­dad.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - MÓNICA MARTÍNEZ EDU GARCÍA

La pre­gun­ta que nos ha­ce­mos mu­chas: ¿pue­de una mu­jer ele­gan­te y con es­ti­lo triun­far en un mun­do de hom­bres? Si en ese mun­do en con­cre­to se com­pi­te en mo­no­pla­zas a gran ve­lo­ci­dad pue­de que sea más com­pli­ca­do de lo ha­bi­tual. Car­men Jor­dá, la pi­lo­to que se cor­ta­ba el pe­lo a es­con­di­das cuan­do te­nía 15 años pa­ra pa­re­cer­se más a los ni­ños del cam­peo­na­to se dio cuen­ta con el pa­so del tiem­po de lo que de ver­dad im­por­ta en es­ta pro­fe­sión. “Aho­ra sé lo que quie­ro y lo que no. Pe­ro a esa edad no en­ten­día por qué so­lo ha­bía ni­ños. Yo desea­ba ser co­mo ellos (in­clu­so ves­tía co­mo los chi­cos), pe­ro cuan­do cre­cí me di cuen­ta de que aun­que me gus­ta­se un de­por­te de hom­bres, te­nía que ser yo mis­ma. He he­re­da­do de mi pa­dre la pa­sión por la ve­lo­ci­dad y de mi ma­dre he sa­ca­do el la­do más fe­me­nino”. Jor­dá no ha­ce ca­so a los que la juz­gan por te­ner una bue­na ima­gen y sa­ber­la apro­ve­char. “A ve­ces es di­fí­cil que te acep­ten co­mo eres, y no a to­do el mun­do le gus­tas”. Y es que la ali­can­ti­na, que co­men­zó a com­pe­tir con 11 años, se sien­te or­gu­llo­sa, dos dé­ca­das des­pués, de de­di­car­se a lo que más le gus­ta. “Em­pe­cé con nue­ve años en los karts con mi pa­dre, que era pi­lo­to. Me sien­to or­gu­llo­sa, so­bre to­do por­que des­de que subí a un kart me di cuen­ta de que era mi pa­sión, al­go que que­ría ha­cer, y aho­ra es un sue­ño po­der tra­ba­jar en lo que real­men­te me gus­ta“. No se arre­pien­te de nin­gu­na de las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do en su ca­rre­ra. “Qui­zá he co­me­ti­do erro­res, co­sas que me hu­bie­se gus­ta­do ha­cer de otra for­ma, pe­ro de esos erro­res tam­bién se apren­de y no me arre­pien­to”.

To­da la se­gu­ri­dad y la tem­plan­za de la pi­lo­to mien­tras le ha­cen las fo­tos de la se­sión se des­va­ne­cen pa­ra mos­trar ner­vio­sis­mo an­te la en­tre­vis­ta.

Nor­mal, ya que ca­da vez que Car­men se po­si­cio­na res­pec­to a la For­mu­la 1, apa­re­cen com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión que se lanzan en las re­des so­cia­les a de­ba­tir­le su pro­pues­ta. Hay una li­ga de fút­bol fe­me­nino, de rugby, de ba­lon­mano… pe­ro la idea de un mun­dial fe­me­nino de au­to­mo­vi­lis­mo pa­re­ce crear po­lé­mi­ca. “Yo no soy quién pa­ra de­ci­dir­lo, pe­ro por mi ex­pe­rien­cia, des­de los 11 años, creo que se­ría una bue­na idea. Que se ha­ga o no ya se ve­rá, pe­ro se­ría al­go que da­ría más opor­tu­ni­da­des a to­das las chi­cas que he­mos in­ten­ta­do lle­gar a al­go en el au­to­mo­vi­lis­mo y has­ta aho­ra no he­mos po­di­do”.

Des­de que te subes a un co­che de­bes creer que pue­des con to­do, que vas a ga­nar la ca­rre­ra.

Aun­que la idea no pa­re­ce ha­ber gus­ta­do a par­te del gre­mio, sin em­bar­go, Jor­dá es des­de ha­ce cin­co me­ses re­pre­sen­tan­te de la Co­mi­sión de Mu­je­res de la FIA. “Es­to me apor­ta mu­cho, he apren­di­do mu­chas co­sas que has­ta aho­ra des­co­no­cía. Tam­bién he apren­di­do a ver las co­sas de otra for­ma y ob­ser­var có­mo Mi­chè­le Mou­ton, la pre­si­den­ta (con­si­de­ra­da la pi­lo­to más exi­to­sa y fa­mo­sa de ra­llies de to­dos los tiem­pos y del au­to­mo­vi­lis­mo en ge­ne­ral) in­ten­ta que ha­ya más mu­je­res en el au­to­mo­vi­lis­mo, por­que hay muy po­cas”.

In­ten­tar que ha­ya más mu­je­res en cual­quier ám­bi­to es una ten­den­cia muy ac­tual. Vi­vi­mos un mo­men­to en el que se es­tán al­zan­do vo­ces fe­mi­nis­tas en to­do el mun­do y se ha­bla mu­cho del em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, al­go que se con­si­gue tam­bién con las ma­nos en el vo­lan­te. “Des­de que te subes a un co­che de­bes creer que pue­des con to­do, que te vas a co­mer el mun­do, si no se­ría im­po­si­ble ir a esas ve­lo­ci­da­des. De­bes pen­sar que vas a pa­sar a to­do el mun­do y ga­nar la ca­rre­ra. Te­ner esa fuer­za pa­ra creer en ti mis­ma te ha­ce sen­tir em­po­de­ra­da”. Al­go que pron­to qui­zá pue­da vol­ver a ex­pe­ri­men­tar en com­pe­ti­ción, ya que su nom­bre sue­na pa­ra la Fór­mu­la E. “Aún no pue­do de­cir na­da, pe­ro es un cam­peo­na­to en el que es­toy po­nien­do mu­cho in­te­rés por­que tie­ne fu­tu­ro. Con­si­de­ro que es al­go que cam­bia­rá el mun­do en ge­ne­ral; ca­da vez hay más co­ches eléc­tri­cos y cui­dar el me­dio am­bien­te es cui­dar de nues­tro pla­ne­ta”. Po­de­mos pen­sar que la fuer­za, los re­fle­jos o la in­tui­ción son cla­ve en es­te de­por­te, pe­ro Car­men ase­gu­ra que las vir­tu­des que más ne­ce­si­ta una pi­lo­to son “la de­di­ca­ción y la ca­pa­ci­dad de no ren­dir­te nun­ca”. Tam­bién im­por­ta lo que co­mes y có­mo en­tre­nas, y de eso sa­be mu­cho la de­por­tis­ta de Al­coy. “En­treno to­dos los días y ca­da dos se­ma­nas en pis­ta o kar­ting, y se­gún la se­ma­na con un co­che u otro. Fí­si­ca­men­te, si pue­do ha­go do­ble se­sión, por la ma­ña­na tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co y por la tar­de, car­dio, yo­ga o pi­la­tes”. Con­fie­sa que no es muy ma­dru­ga­do­ra, pe­ro le gus­ta es­ti­rar por la ma­ña­na unos mi­nu­tos y ca­len­tar el cuer­po an­tes de em­pe­zar su ru­ti­na con el en­tre­na­dor. An­tes de to­do eso siem­pre de­sa­yu­na bien. “No me gus­ta co­mer mu­cho só­li­do, así que pre­fie­ro un ba­ti­do en el que mez­clo con es­pi­ru­li­na, agua de co­co o le­che de al­men­dras, aloe ve­ra lí­qui­do y fru­ta fres­ca, co­mo fre­sas o plá­tano”. En su des­pen­sa no fal­tan fru­tas y ver­du­ras, to­ma pes­ca­do cua­tro ve­ces por se­ma­na y via­ja con su ba­ti­do­ra pa­ra que no le fal­te su smoot­hie ma­tu­tino. De echo, se es­tá preo­cu­pan­do más por su sa­lud des­de que ha em­pe­za­do a tra­ba­jar su nu­tri­ción con el doc­tor Her­nán­dez. “Me ayu­da a con­tro­lar el te­ma hor­mo­nal. Me ha cam­bia­do la for­ma de en­tre­nar, mi for­ma de co­mer, mi es­ta­do de áni­mo y, a ni­vel hor­mo­nal, es per­fec­to pa­ra las mu­je­res”.

De mo­men­to las fé­mi­nas han de­sa­pa­re­ci­do de la pa­rri­lla, ya que la F1 ha pres­cin­di­do de las aza­fa­tas y las ha sus­ti­tui­do por ni­ños. “No sé si es me­jor o peor pa­ra las mu­je­res, pe­ro la opor­tu­ni­dad pa­ra los ni­ños es­tá muy bien”. No­so­tras es­pe­ra­mos que ca­da vez ha­ya más mu­je­res en los cir­cui­tos, pe­ro a los man­dos de los mo­no­pla­zas.

Las vir­tu­des que más ne­ce­si­ta una pi­lo­to son la de­di­ca­ción y la ca­pa­ci­dad de no ren­dir­te nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.