El in­gre­dien­te se­cre­to

To­do so­bre el cá­ña­mo.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO -

Se­gu­ro que en tu des­pen­sa y en el fri­go­rí­fi­co tie­nes va­rios su­per­ali­men­tos. Pues si to­da­vía no has pro­ba­do es­te, apún­ta­te­lo. Sus se­mi­llas, con un sa­bor muy pa­re­ci­do al de los pi­ño­nes, son muy nu­tri­ti­vas. No te de­ja­rán in­di­fe­ren­te…

Sí, a no­so­tras el cá­ña­mo es una de esas plan­tas que nos han con­quis­ta­do. Tan­to es así que, con­fe­sa­mos, sus se­mi­llas ya forman par­te nues­tra die­ta dia­ria. ¿Lo que más nos gus­ta? Su al­to con­te­ni­do en hie­rro y en proteína ve­ge­tal. Y es que es­tán com­pues­tas en un 37% de proteína de al­ta ca­li­dad y de fá­cil di­ges­tión. De he­cho, di­fe­ren­tes es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que es­tas pro­teí­nas con­tie­nen to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les (esos que nues­tro cuer­po no pro­du­ce por sí so­lo y que tan­to ne­ce­si­ta­mos). Pe­ro to­da­vía nos apor­tan mu­cho más, ya que se tra­ta de una de las se­mi­llas más nu­tri­ti­vas que hay, más in­clu­so que la so­ja. Su ex­trac­ción en frío per­mi­te que to­dos sus nu­trien­tes se man­ten­gan in­tac­tos. Y se re­co­mien­dan, por sus be­ne­fi­cios, du­ran­te las eta­pas de cre­ci­mien­to y tam­bién co­mo un mag­ní­fi­co com­ple­men­to pa­ra las per­so­nas que si­guen una ali­men­ta­ción ve­ga­na o ve­ge­ta­ria­na. ¿Quie­res sa­ber qué más pro­pie­da­des tie­nen pa­ra ha­cer­nos sen­tir tan bien? To­ma no­ta:

For­ta­le­cen nues­tro sis­te­ma in­mu­ne.

Ayu­dan en ca­sos de in­som­nio, as­ma, an­sie­dad, de­pre­sión…

Me­jo­ran nues­tro ren­di­mien­to in­te­lec­tual. Nos pro­te­gen con­tra el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro gra­cias a la vi­ta­mi­na E, un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te que tam­bién ayu­da a man­te­ner el co­ra­zón sano.

Nos apor­tan un al­to con­te­ni­do en fi­bra, fa­vo­re­cien­do así el trán­si­to in­tes­ti­nal.

Re­du­cen el co­les­te­rol gra­cias a su al­to con­te­ni­do en áci­dos gra­sos esen­cia­les ome­ga 3 y ome­ga 6.

Nos apor­tan mag­ne­sio, muy im­por­tan­te pa­ra re­cu­pe­rar­nos de los es­fuer­zos mus­cu­la­res, pre­ve­nir las agu­je­tas y re­du­cir la fa­ti­ga.

Aho­ra que ya co­no­ces to­do lo que ha­cen, te pre­gun­ta­rás qué can­ti­dad es ne­ce­sa­ria pa­ra ob­te­ner es­tos be­ne­fi­cios. La re­co­men­da­ción es to­mar de una a tres cu­cha­ra­das al día. Pue­des em­pe­zar a in­tro­du­cir­las en tu die­ta po­co a po­co, pues aun­que se tra­te de un ali­men­to muy re­co­men­da­ble, no a to­do el mun­do le sien­tan igual. Si com­pras las se­mi­llas en­te­ras y pe­la­das, pue­des co­mer­las so­las, pe­ro tam­bién aña­dir­las al yo­gur, las en­sa­la­das… Y si te de­ci­des por la ver­sión mo­li­da o en pol­vo pue­des aña­dir­las en ba­ti­dos, pu­rés… No­so­tras te de­ja­mos una re­ce­ta pa­ra pre­pa­rar pes­to con ellas, y te ase­gu­ra­mos que me­re­ce la pe­na pro­bar­la.

ESPAGUETIS DE CALABACÍN AL PES­TO DE CÁ­ÑA­MO

Re­cio­nes: 3 | Tiem­po de pre­pa­ra­ción: 20 mi­nu­tos. Espaguetis:

2 ca­la­ba­ci­nes me­dia­nos

Pes­to:

50 g de pi­ño­nes 50 g de se­mi­llas de cá­ña­mo 100 g de al­baha­ca (so­lo las ho­jas) 150 g de par­me­sano (u otra op­ción ve­ge­ta­ria­na) 150 ml de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra sal

ELA­BO­RA­CIÓN:

1. Ayú­da­te de un cor­ta­dor de ver­du­ra pa­ra pre­pa­rar los espaguetis a par­tir del calabacín. 2. Con un po­co de acei­te ca­lién­ta­los un mi­nu­to en la sar­tén o en el mi­cro­on­das. 3. Mien­tras ve pre­pa­ran­do el pes­to. Pa­ra ello, aña­de to­dos los in­gre­dien­tes en un pro­ce­sa­dor de co­mi­da y tri­tú­ra­los bien. 4. Mez­cla el pes­to con los espaguetis y sir­ve in­me­dia­ta­men­te con un po­co de que­so par­me­sano.

He­le­ne Sve­din y Ma­ría He­ras firman es­ta sec­ción de WH. Uni­das por una mis­ma pa­sión, la vi­da sa­na, es­tán de­trás del blog Epik­mind.com, que reúne recetas fá­ci­les y sa­nas ela­bo­ra­das con pro­duc­to lo­cal y de tem­po­ra­da. En su bitácora com­par­ten, ade­más,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.