Car­bón ac­ti­va­do pa­ra co­mer

Prac­ti­ca la ma­gia ne­gra.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR PAU­LA CE­RE­ZO

Has­ta aho­ra, cuan­do un ali­men­to se car­bo­ni­za­ba era una se­ñal inequí­vo­ca de que nos ha­bía­mos pa­sa­do con el fue­go. Aho­ra, en cam­bio, po­de­mos ver­lo des­de otra pers­pec­ti­va: el car­bón (ac­ti­va­do) es el in­gre­dien­te del mo­men­to. Más allá de que nos aña­da un tono ideal pa­ra ins­ta­gra­mear nues­tra co­mi­da… ¿real­men­te me­re­ce la pe­na ese olor a cha­mus­qui­na?

Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro: eso que ras­pas de tu tos­ta­da quemada no tie­ne na­da que ver con el car­bón ac­ti­va­do. Es­te úl­ti­mo es­tá he­cho a ba­se de in­gre­dien­tes co­mo la cás­ca­ra de nuez o de co­co, que se ac­ti­van bien por me­dio de calor –con ar­gón o ni­tró­geno has­ta 600-900 ºc–, bien por ex­po­si­ción a un áci­do fuer­te más calor has­ta 450-900 ºc, has­ta que que­dan re­du­ci­dos a pol­vo. ¿La ra­zón de es­te dis­pa­ra­te? Pues que am­bos pro­ce­sos de ac­ti­va­ción crean mi­les de di­mi­nu­tos agu­je­ros, lo que in­cre­men­ta su su­per­fi­cie y lo con­vier­te en su­per­ad­sor­ben­te.

Y es es­ta cua­li­dad de mag­ne­tis­mo la que tan­to in­tere­sa a los fans de la co­mi­da sa­lu­da­ble: al pa­re­cer, es­te car­bón ayu­da a lim­piar la piel des­de el in­te­rior, me­jo­ra la sa­lud in­tes­ti­nal y le­van­ta el es­ta­do de áni­mo. La ra­zón es que po­see una car­ga ió­ni­ca ne­ga­ti­va, mien­tras que la ma­yo­ría de to­xi­nas, ga­ses y con­ta­mi­nan­tes po­seen una car­ga po­si­ti­va. Y am­bas se atraen.

“El car­bón ac­ti­va­do es un pro­duc­to de ori­gen ve­ge­tal y tie­ne la pro­pie­dad de ad­sor­ber –la ad­sor­ción es la atrac­ción eléc­tri­ca de las to­xi­nas a las su­per­fi­cies de las par­tí­cu­las de car­bón– ga­ses, quí­mi­cos, me­ta­les pe­sa­dos, desechos y to­xi­nas, por eso es muy im­por­tan­te pa­ra la des­in­to­xi­ca­ción. Ade­más, el car­bón ac­ti­va­do no se ab­sor­be en el cuer­po y se ex­pul­sa con las he­ces jun­to a las to­xi­nas que ha re­co­gi­do”, ex­pli­ca Car­la Sán­chez Zur­do, nu­tri­cio­nis­ta y en­tre­na­do­ra per­so­nal.

Pe­ro es­ta idea de lim­pie­za, de pu­ri­fi­ca­ción, no es la úni­ca que ha lle­va­do a los co­ci­ne­ros y re­pos­te­ros a se­guir es­ta moda. Si te pre­gun­tas qué po­de­ro­so mo­ti­vo ha pro­vo­ca­do que el car­bón de­je de ser bra­sa pa­ra con­ver­tir­se en in­gre­dien­te, echa un vis­ta­zo a Ins­ta­gram: he­la­dos, piz­zas, cre­mas… to­do car­bo­ni­za­do. En Es­pa­ña, por ejem­plo, des­de el res­tau­ran­te Ben­di­ta He­le­na y la he­la­de­ría De­la­crem crea­ron el ‘Smo­ke Ice Cream’, a ba­se de sé­sa­mo ne­gro, sal­sa de arán­da­nos y car­bón. “El re­sul­ta­do es un pos­tre con el que

ayu­da­mos a que el sis­te­ma di­ges­ti­vo tra­ba­je me­jor”, se­ña­lan.

Pe­ro, ¿se tra­ta de una lo­cu­ra más o te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra pen­sar que es­ta “nue­va co­ci­na” ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se? En reali­dad, hay más que so­bra­da evi­den­cia cien­tí­fi­ca pa­ra ava­lar la bue­na repu­tación del car­bón. Des­de los años 80, cuan­do una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­sity of Ca­li­for­nia Davis Me­di­cal Cen­ter (EE. UU.) res­pal­dó su ca­pa­ci­dad pa­ra ‘ex­traer ve­neno’ del cuer­po, los hospitales lo han uti­li­za­do en al­gu­nos pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos, co­mo, por ejem­plo, pa­ra tra­tar las so­bre­do­sis. Tam­bién se ha vis­to que ayu­da a man­te­ner la sa­lud del co­ra­zón. Ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Hel­sin­ki (Fin­lan­dia) rea­li­za­ron un es­tu­dio el que los par­ti­ci­pan­tes to­ma­ron 8 g de ca­rón ac­ti­va­do tres ve­ces al día du­ran­te cua­tro se­ma­nas. ¿El re­sul­ta­do? Sus ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo des­cen­die­ron has­ta un

41% (al pa­re­cer, de­bi­do a que se unie­ron al car­bón y se ex­cre­ta­ron).

Más allá de los es­tu­dios cien­tí­fi­cos, su fa­ma co­men­zó a dis­pa­rar­se gra­cias a Gwy­neth Pal­trow, quien a tra­vés de su ce­le­bé­rri­mo blog Goop re­co­men­dó el zu­mo de car­bón, una be­bi­da a ba­se de ju­go de lima y li­món al que se aña­de car­bón ac­ti­va­do. De aquí a los cóc­te­les y a los ba­ti­dos so­lo hu­bo un pa­so. Y lo die­ron, ba­jo la pro­me­sa de la pu­ri­fi­ca­ción.

Va­le, ¿tie­ne al­gu­na pe­ga? Pues sí, pre­ci­sa­men­te que es de­ma­sia­do bueno en su tra­ba­jo. Car­la Sán­chez ex­pli­ca que el car­bón ac­ti­va­do no so­lo atra­pa sus­tan­cias no­ci­vas, sino tam­bién otros nu­trien­tes que sí ne­ce­si­ta­mos, por lo que no es re­co­men­da­ble en tra­ta­mien­tos con­ti­nuos. En es­ta mis­ma lí­nea es­tá Juan Re­ven­ga, nu­tri­cio­nis­ta y au­tor de El nu­tri­cio­nis­ta de la ge­ne­ral: “De­bi­do a su po­der ad­sor­ben­te, tam­bién es ca­paz de ro­bar al­gu­nos nu­trien­tes, co­mo las vi­ta­mi­nas del gru­po B (tia­mi­na, nia­ci­na, pi­ri­do­xi­na, bio­ti­na) y el áci­do as­cór­bi­co (vi­ta­mi­na C), con lo que su uso im­pli­ca un li­cua­do lim­pia­dor me­nos nu­tri­ti­vo, me­nos vi­ta­mi­ní­co que si no se usa­ra el car­bón”.

Re­ven­ga es muy crí­ti­co con las vir­tu­des de es­te in­gre­dien­te: “Se tra­ta de una sus­tan­cia de uso sa­ni­ta­rio pa­ra si­tua­cio­nes reales de in­to­xi­ca­ción. No sir­ve co­mo des­in­to­xi­ca­dor, pues la can­ti­dad que se aña­de a los zu­mos es anec­dó­ti­ca”.

Y con res­pec­to a su su­pues­ta ca­pa­ci­dad adel­ga­zan­te tam­po­co hay bue­nas no­ti­cias: “El car­bón ac­ti­va­do no es un mé­to­do de adel­ga­za­mien­to –ex­po­ne Car­la Sán­chez–. Sus po­ros per­mi­ten que ad­sor­ba to­xi­nas, pe­ro no es ca­paz de blo­quear la ab­sor­cion de la co­mi­da”.

¡Al­go bueno, por fa­vor! “Si nues­tra tri­pa hin­cha­da se de­be a una acu­mu­la­ción de ga­ses, ayu­da­rá a que dis­mi­nu­ya su vo­lu­men, ya que una de sus pro­pie­da­des y uso ha­bi­tua­les es cap­tar a las bac­te­rias que es­tán pro­vo­can­do ga­ses por la fer­men­ta­ción de la co­mi­da”, se­ña­la la ex­per­ta.

Y, en­ton­ces, ¿nos ac­ti­va­mos o no? La opi­nión más ge­ne­ra­li­za­da es que el con­su­mo oca­sio­nal de un he­la­do pue­de que no le ha­ga da­ño a tu cuer­po, pe­ro no es al­go que po­da­mos de­fi­nir co­mo sa­lu­da­ble. To­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas son el hí­ga­do y los ri­ño­nes. ¿Nues­tro ve­re­dic­to? Bien pa­ra dar­le vi­di­lla a tus per­fi­les, pe­ro no es­pe­res mi­la­gros.

Pue­de ro­bar­te al­gu­nos nu­trien­tes, co­mo las vi­ta­mi­nas del gru­po B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.