¿En­gan­cha­da al ca­fé?

Te­ne­mos ma­las no­ti­cias.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA MACPHERSON

1 VE PO­CO A PO­CO

Se­gún la nu­tri­cio­nis­ta Ju­dit López, de­jar la ca­feí­na pue­de te­ner efec­tos se­cun­da­rios a cor­to pla­zo, ya que pue­de lle­gar a pro­vo­car una de­pen­den­cia fí­si­ca le­ve. “To­do de­pen­de de la can­ti­dad que se to­me ha­bi­tual­men­te. Si se su­pe­ran las tres ta­zas dia­rias (300 mg), se pue­de pro­du­cir el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, cu­yos sín­to­mas más fre­cuen­tes son can­san­cio, irri­ta­bi­li­dad ner­vio­sa y tem­blo­res”. Así que haz­lo pro­gre­si­va­men­te.

2 SU­PERA EL CAN­SAN­CIO

“Un abu­so del con­su­mo de ca­feí­na pue­de pro­du­cir ace­le­ra­ción del pul­so e in­cre­men­to de la pre­sión ar­te­rial. La cau­sa de la adic­ción se de­be a los efec­tos be­ne­fi­cio­sos es­ti­mu­lan­tes que ge­ne­ra”, apun­ta la ex­per­ta. Por eso al prin­ci­pio no es agra­da­ble de­jar­la. Cuan­do re­nun­cia­mos a ella, el ce­re­bro, acos­tum­bra­do, la ne­ce­si­ta pa­ra su­pe­rar la fa­ti­ga. Si es­tás más can­sa­da de lo nor­mal, prue­ba con una sies­ta a me­dia ma­ña­na.

3 CUES­TIÓN DE RE­GU­LA­RI­DAD

Si to­mas ca­feí­na muy a me­nu­do, tu in­tes­tino pa­ga­rá un al­to pre­cio. Mu­chas per­so­nas pien­san que ayu­da a ir al ba­ño y uti­li­zan el ca­fé a mo­do de la­xan­te, pe­ro tie­ne sus con­se­cuen­cias, co­mo ex­pli­ca López. “Es ver­dad que es­te com­po­nen­te pue­de es­ti­mu­lar las con­trac­cio­nes mus­cu­la­res del in­tes­tino pe­ro es­to pue­de afec­tar al trán­si­to in­tes­ti­nal. En esos ca­sos, acon­se­jo con­su­mir fi­bra, be­ber agua en abun­dan­cia y ha­cer ejer­ci­cio pa­ra evi­tar ese efec­to”.

4 ¿UNA ALIA­DA EN EL GIM­NA­SIO?

“La ca­feí­na no apor­ta ener­gía, pe­ro al ser un es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral sí nos da esa sen­sa­ción”. Por eso la uti­li­za­mos pa­ra los en­tre­na­mien­tos de­por­ti­vos. Aun­que tam­bién pue­des sa­car lo me­jor de ti mis­mo li­bre de ca­feí­na, ali­men­tán­do­te de una for­ma ade­cua­da y con un en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co. 5 ANTIPICOTEO ¿Cuan­do de­jas la ca­feí­na vas a la des­pen­sa en bus­ca de un ape­ri­ti­vo ca­da cin­co mi­nu­tos? Qui­zá sea al­go psi­co­ló­gi­co. “Los es­tu­dios son con­tra­dic­to­rios y no se pue­de ase­gu­rar que la ca­feí­na dis­mi­nu­ya o au­men­te el ape­ti­to”, se­ña­la la ex­per­ta.

Aun­que es cier­to que el ca­fé con­tie­ne áci­do clo­ro­gé­ni­co, que se re­la­cio­na con un efec­to sa­cian­te. ¿Una op­ción? To­ma ali­men­tos ri­cos en él, co­mo man­za­nas, arán­da­nos, pe­ras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.