POR SI TRASNOCHAS

Women's Health (Spain) - - GOODLOOKS -

El ca­lor o el sol in­ten­so pue­den pro­vo­car que la bo­ca se des­hi­dra­te, y si eso ocu­rre se vuel­ve más pro­pen­sa a in­fec­tar­se e in­fla­mar­se, por­que se­gre­ga me­nos sa­li­va (y es­ta es esen­cial en la de­fen­sa fren­te a la ca­ries, ya que di­lu­ye y eli­mi­na los azú­ca­res, man­tie­ne cons­tan­te el ph de la bo­ca y apor­ta el cal­cio y fos­fa­to ne­ce­sa­rios pa­ra re­mi­ne­ra­li­zar el es­mal­te). Por lo tan­to, es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio beber más agua que de cos­tum­bre en es­ta épo­ca.

Prac­ti­car dis­ci­pli­nas acuá­ti­cas es­tá bien, pe­ro los na­da­do­res, que ex­po­nen sus dien­tes al agua clo­ra­da y otras sus­tan­cias quí­mi­cas, acu­mu­lan sa­rro o pla­ca den­tal mu­cho más fre­cuen­te­men­te que el res­to. Por otra par­te, bu­cear pue­de pro­vo­car do­lor de man­dí­bu­la si an­tes no se ha con­sul­ta­do con el den­tis­ta có­mo co­lo­car­se la bo­qui­lla del re­gu­la­dor de ai­re.

Uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les ol­vi­da ce­pi­llar­se los dien­tes en va­ca­cio­nes, sin dar­se cuen­ta de que es­to au­men­ta el ries­go de su­frir ca­ries, en­fer­me­dad de las en­cías o pér­di­da de dien­tes. Si pi­cas en­tre ho­ras, al me­nos, en­juá­ga­te la bo­ca va­rias ve­ces. Y re­cuer­da que el ce­pi­lla­do an­tes de dor­mir es el más im­por­tan­te, por­que du­ran­te la no­che los áci­dos que da­ñan los dien­tes se for­man más fá­cil­men­te.

Hay que de­jar que los dien­tes se “acli­ma­ten” an­tes de pa­sar de un ali­men­to frío a otro ca­lien­te o vi­ce­ver­sa pa­ra evi­tar que se pro­duz­ca hi­per­sen­si­bi­li­dad den­tal.

¿Te gus­ta es­ti­rar los días de ve­rano? Pues si eres de fes­ti­va­les, de so­bre­me­sas lar­gas tras las ce­nas al ai­re li­bre y de al­gu­na que otra juer­ga (sa­na), y al día si­guien­te no te qui­tas las ga­fas de sol pa­ra ocul­tar esas oje­ras que te de­la­tan, si­gue los con­se­jos de to­da una ex­per­ta, Pao­la Gu­gliot­ta, fun­da­do­ra de SEPAI: Ni sie­te, ni seis, ni nue­ve… Pa­ra evi­tar des­per­tar­se con ca­ra de oso pan­da hay que dor­mir las ocho ho­ras de ri­gor.

Si tie­nes la piel os­cu­ra o ten­den­cia a desa­rro­llar pe­cas, de­bes uti­li­zar pro­tec­tor so­lar en el área de los ojos. De es­ta ma­ne­ra no co­rres el ries­go de que se creen man­chas que em­peo­ren la apa­rien­cia os­cu­ra de la oje­ra. La­men­ta­ble­men­te, son he­re­di­ta­rias. Si ma­má o la abuela las tie­nen, em­pie­za a uti­li­zar, des­de muy tem­pra­na edad, cos­mé­ti­cos re­den­si­fi­can­tes pa­ra la del­ga­da piel de la zo­na y ac­ti­vos que me­jo­ren la cir­cu­la­ción y ayu­den a dre­nar las to­xi­nas que se acu­mu­lan.

Apli­ca frío in­ter­mi­ten­te en el área del con­torno. Es­to es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción al tiem­po que fa­vo­re­ce la oxi­ge­na­ción de la piel y su co­rrec­ta nutrición.

Si ya han apa­re­ci­do y no hay cos­mé­ti­co que con­si­ga los re­sul­ta­dos que es­pe­ras, exis­ten op­cio­nes mé­di­coes­té­ti­cas a ba­se de áci­do hia­lu­ró­ni­co que las eli­mi­nan de un mo­do más ra­di­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.