SER MU­JER ¿DE VER­DAD ES UN HÁN­DI­CAP?

Women's Health (Spain) - - ENFORMA -

Co­ger a tu be­bé, car­gar la com­pra, el or­de­na­dor, las ta­reas do­més­ti­cas… Tu con­di­ción fe­me­ni­na sa­bo­tea tus hom­bros.

“Los pro­ble­mas se de­ben a la gran so­bre­car­ga en el tra­ba­jo y en ca­sa, su­ma­da a la de­bi­li­dad mus­cu­lar de to­da la cin­tu­ra es­ca­pu­lo-hu­me­ral”, di­ce Eva Ti­ra­do, fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­lis­ta en hom­bro y con­trol mo­tor es­ca­pu­lo-hu­me­ral de iq­tra Me­di­ci­na Avan­za­da. “El por­cen­ta­je de le­sio­nes es ma­yor en las mu­je­res, so­bre to­do ten­di­no­pa­tías por so­bre­es­fuer­zo y mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos”, aña­de. Es­tos son los fac­to­res que más per­ju­di­can a tus hom­bros:

MÓ­VIL Y OR­DE­NA­DOR “Mu­chas ho­ras en el or­de­na­dor y con el smartp­ho­ne ori­gi­nan la so­bre­car­ga y ac­ti­va­ción de pun­tos ga­ti­llo en las fi­bras del tra­pe­cio su­pe­rior, de­bi­li­tan­do las del in­fe­rior y me­dio, dor­sal an­cho y subes­ca­pu­lar, re­du­cien­do el con­trol de la cin­tu­ra es­ca­pu­lo-hu­me­ral y pro­vo­can­do un mal uso de los hom­bros y su­fri­mien­to en man­gui­to ro­ta­dor”. ¿La so­lu­ción? Haz es­ti­ra­mien­tos en el tra­ba­jo.

HOR­MO­NAS. “Los ten­do­nes son es­truc­tu­ras muy ri­cas en co­lá­geno; si es­te dis­mi­nu­ye de­bi­do a la re­duc­ción en la pro­duc­ción de es­tró­ge­nos se pier­de la ca­pa­ci­dad con­trác­til y de re­cu­pe­ra­ción de to­do el sis­te­ma ten­di­no­so y mus­cu­lar, lo que fa­ci­li­ta su le­sión”, se­ña­la la ex­per­ta. Va­mos, que la me­no­pau­sia es ma­la ami­ga de tus hom­bros y la píl­do­ra me­jo­ra su es­ta­do.

EN­TRE­NA­MIEN­TO. "So­le­mos des­cui­dar el for­ta­le­ci­mien­to de los múscu­los es­ta­bi­li­za­do­res fren­te a los di­ná­mi­cos por­que son más vis­to­sos o su­po­nen ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar, más in­ten­so”. Pe­ro no de­bes ol­vi­dar­te del en­tre­na­mien­to es­tá­ti­co de hom­bros pa­ra me­jo­rar su fun­cio­na­li­dad y evi­tar le­sio­nes al en­tre­nar y en tu día a día.

BOL­SO. ¿Sue­les lle­var el bol­so has­ta los to­pes? Pues ya tie­nes otro fac­tor le­si­vo pa­ra tus hom­bros. O lo ali­ge­ras o, co­mo recomienda Ti­ra­do, te pa­sas a las mo­chi­las, que ha­cen que la car­ga se re­par­ta me­jor.

CO­GER A TU BE­BÉ. “Si la mus­cu­la­tu­ra de tu cin­tu­ra es­ca­pu­lohu­me­ral (tra­pe­cio, subes­ca­pu­lar y dor­sal an­cho) y lum­bo-pel­vi­ca (co­re) es­tá fuer­te po­drías car­gar con tu hi­jo du­ran­te ho­ras sin pro­ble­mas”.

SU­JE­TA­DOR. ¿Se te sue­len mar­car los ti­ran­tes en los hom­bros? Co­mo apun­ta la es­pe­cia­lis­ta, lle­var­lo muy apre­ta­do pue­de im­pe­dir la ac­ción del tra­pe­cio y la cin­tu­ra es­ca­pu­lohu­me­ral y ac­ti­var pun­tos ga­ti­llo mio­fas­cia­les del tra­pe­cio, lo que pue­de pro­vo­car­te has­ta do­lor de ca­be­za. ¿Tie­nes mu­cho pe­cho?

Co­mo acla­ra Ti­ra­do, es­to no tie­ne por qué su­po­ner un pro­ble­ma si hay una bue­na mus­cu­la­tu­ra es­ta­bi­li­za­do­ra, aun­que en las ado­les­cen­tes sí sue­le oca­sio­nar un pa­trón pos­tu­ral de ci­fo­sis dor­sal pa­ra ocul­tar­lo.

En cuan­to a las pró­te­sis de au­men­to de se­nos, el pro­ble­ma no es la can­ti­dad, sino la fal­ta de un en­tre­na­mien­to mus­cu­lar ade­cua­do tras la in­ter­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.