De via­je

Es­ta sor­pren­den­te is­la ofre­ce in­fi­ni­dad de aven­tu­ras y nu­me­ro­sos pla­nes ‘fit’ a lo lar­go de sus eter­nas pla­yas. Que­da­réis des­lum­bra­das por sus mis­te­rio­sos tem­plos y unas aguas úni­cas, las del Mar de Ba­li. ¡Os fal­ta­rá tiem­po pa­ra re­co­rrer­la!

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR LAURA MA­DRUE­ÑO FO­TOS @ALVAROPUERTOPHOTOGRAPHY

Laura Ma­drue­ño nos des­cu­bre Ba­li.

Si­tua­da en el océano Ín­di­co, en­tre Ya­kar­ta y Lom­bok, Ba­li tie­ne ape­nas 140 km de es­te a oes­te y es­tá to­tal­men­te ro­dea­da de arrecifes co­ra­li­nos, con lar­guí­si­mas pla­yas de are­na blan­ca en el sur y ne­gra en el nor­te. Mi iti­ne­ra­rio en la is­la co­men­zó en

Cang­gu, la zo­na más po­pu­lar y hips­ter del mo­men­to, don­de no pa­re­ce que es­tés en In­do­ne­sia: hay tien­das de ro­pa de to­do ti­po, res­tau­ran­tes de es­ti­lo eu­ro­peo, es­tu­dios de ta­tua­jes… ¡y mu­cho am­bien­te noc­turno! En­con­tra­réis lu­ga­res di­ver­ti­dos pa­ra ce­nar ca­si al la­do de la pla­ya, co­mo Old­mans. Muy cer­qui­ta po­dréis vi­si­tar uno de los tem­plos más es­pe­cia­les del lu­gar, Ta­nah-lot, que es­tá su­mer­gi­do y al que so­lo se pue­de ac­ce­der cuan­do ba­ja la ma­rea. Al atar­de­cer, que­da al des­cu­bier­to y es un au­tén­ti­co es­pec­tácu­lo.

Con­ti­nua­mos nues­tra ru­ta en Ubud, centro ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de la is­la y uno de los pue­blos más po­pu­la­res por ser la ac­tual me­ca del yo­ga y es­tar ro­dea­do de cam­pos de arroz. Y es que el in­te­rior de la is­la es­ta­lla en in­fi­ni­tos ver­des y ama­ri­llos, y cas­ca­das ro­dea­das de una na­tu­ra­le­za asom­bro­sa­men­te or­de­na­da y ele­gan­te ¡que tu­vi­mos la suer­te de con­tem­plar so­bre rue­das! Sin du­da, la me­jor op­ción pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je, co­no­cer la zo­na y, por su­pues­to, ha­cer un po­co de de­por­te. Du­ran­te el re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta vi­si­ta­mos los arro­za­les de Ja­ti­lu­wih, que son una mues­tra de la an­ti­gua cul­tu­ra del cul­ti­vo en la is­la. Nues­tra guía nos ex­pli­có su fun­cio­na­mien­to: los cam­pe­si­nos han ela­bo­ra­do un sin­gu­lar sis­te­ma de irri­ga­ción y tú­ne­les ya que, de­bi­do a las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas de la zo­na, su agri­cul­tu­ra es im­po­si­ble de me­ca­ni­zar. El cul­ti­vo de arroz en Ba­li es el prin­ci­pal mo­tor de la is­la y se ha con­ver­ti­do tam­bién en un im­por­tan­te re­cla­mo tu­rís­ti­co por la be­lle­za de es­tos cam­pos y el es­ti­lo de vi­da tra­di­cio­nal que aún con­ser­va la po­bla­ción lo­cal. Du­ran­te el re­co­rri­do lle­ga­mos a un gran tem­plo que pa­re­cía ha­ber sur­gi­do de la exu­be­ran­te sel­va que nos ro­dea­ba. Pa­ra en­trar nos co­lo­ca­ron un sa­rong (pa­reo) y lo vi­si­ta­mos com­ple­ta­men­te a so­las.

Tras un par de ho­ras en bi­ci, nos re­ci­bie­ron con un pla­to de co­mi­da tí­pi­ca de la zo­na y pu­di­mos pro­bar el arroz ro­jo (es muy sa­cian­te, pa­re­ci­do al in­te­gral), unas es­pi­na­cas con un sa­bor in­creí­ble y, por su­pues­to, sam­bal ca­se­ro, el pi­can­te que pre­pa­ran allí. Al día si­guien­te nos di­ri­gi­mos a Tu­lam­ben, un pe­que­ño pue­blo que se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res lu­ga­res de bu­ceo de la is­la y del mun­do

gra­cias al Li­berty, un bu­que de car­ga de la ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se de 120 me­tros de es­lo­ra que los ja­po­ne­ses tor­pe­dea­ron en 1942 en Lom­bok, pe­ro que con­si­guió lle­gar a la ori­lla de Tu­lam­ben y hun­dir­se muy cer­ca de la cos­ta. Es sen­ci­lla­men­te im­pre­sio­nan­te: es­te pe­cio es­tá to­tal­men­te cu­bier­to de co­ra­les, gor­go­nias y es el ho­gar de más de 400 es­pe­cies de pe­ces. Si te­néis más días en la is­la, os re­co­mien­do ha­cer el as­cen­so al Mon­te Ba­tur, un vol­cán ac­ti­vo de 1.717 me­tros de al­ti­tud, don­de po­dréis ver un gran­dio­so ama­ne­cer, ya que el trek­king se ha­ce de ma­dru­ga­da. Muy cer­ca po­dréis vi­si­tar el Pu­ra Be­sa­kih, el tem­plo ma­dre de Ba­li, com­pues­to a su vez por 22 tem­plos.

Ba­li tam­bién es una de las is­las más fa­mo­sas del mun­do por sus olas: Ulu­wa­tu, Pa­dang Pa­dang… po­dréis sur­fear­las es­pe­cial­men­te en la Pe­nín­su­la de Bu­kit, al sur, don­de tam­bién en­con­tra­réis unas pla­yas de pos­tal. En #my­fit­suit­ca­se os con­ta­ré el fi­nal de mi via­je re­co­rrien­do la otra mi­tad de Ba­li: las pe­que­ñas is­las de Nu­sa Pe­ni­da y Lem­bon­gan y sus sor­pren­den­tes arrecifes. ¡Os es­pe­ro ca­da mes en www.wo­mens­health.es!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.