(des)co­nec­ta

Women's Health (Spain) - - MENTEACTIVA -

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.) des­cu­brió que es­tar en­gan­cha­da al smartp­ho­ne una ho­ra an­tes de acos­tar­te re­tra­sa 90 mi­nu­tos la pro­duc­ción de la hor­mo­na del sue­ño, lla­ma­da me­la­to­ni­na, y re­du­ce sus ni­ve­les a la mi­tad. Es­to ha­ce más di­fí­cil con­ci­liar el sue­ño, así que me­jor man­ten­te le­jos de la tec­no­lo­gía an­tes de me­ter­te en la ca­ma. ¡Se­gu­ro que pue­des ha­cer­lo!

LAR­GA VI­DA AL PA­PEL

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ber­gen (No­rue­ga) de­mos­tró que las per­so­nas que leen en las ta­blets du­ran­te 30 mi­nu­tos an­tes de ir­se a la ca­ma duer­men peor y tie­nen una ac­ti­vi­dad ce­re­bral di­fe­ren­te du­ran­te el sue­ño que aque­llas que op­tan por el pa­pel.

DES­CO­NEC­TA

Ya ha­brás oí­do ha­blar de lo per­ju­di­cial que es la luz azul que pro­yec­tan los or­de­na­do­res y otros gad­gets. Es­tas emi­sio­nes tam­bién afec­tan a la ca­li­dad del sue­ño. “Cuan­do nos va­mos a la ca­ma con el mó­vil, es­ta­mos man­dan­do a nues­tro re­loj in­terno una se­ñal diur­na y, por tan­to, de in­hi­bi­ción del sue­ño”, ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé Mar­tí­nez Ma­drid, in­ves­ti­ga­do­ra del Gru­po de Cro­no­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia. El doc­tor Gui­llén aña­de que lo que so­le­mos ha­cer con es­tos apa­ra­tos (leer, ju­gar, com­prar…) tam­bién nos ac­ti­va: “Edu­ca­mos a nues­tro ce­re­bro a que el dor­mi­to­rio no es so­la­men­te pa­ra dor­mir y au­men­ta­mos el ries­go de pa­de­cer in­som­nio”, re­ma­ta.

SEPÁRATE DE ÉL

Si con­sul­tas el mó­vil en la ca­ma, guar­da las dis­tan­cias: si­túa­lo a unos 35-40 cm de tu ca­ra; es el con­se­jo del Co­le­gio de Óp­ti­cos-op­to­me­tris­tas de Cas­ti­lla y León.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.