‘EN CLA­SE EN­TRE­NA­MOS LA AC­TI­TUD DE SOL­TAR: JUI­CIOS, BLO­QUEOS, CAS­TI­GOS, RE­SIS­TEN­CIAS…’

Women's Health (Spain) - - MENTEACTIVA -

Ol­ga Castañeda, 36 años, ex­per­ta en me­di­ta­ción mind­ful­ness, pro­fe­so­ra de yo­ga y pi­la­tes y crea­do­ra de la co­mu­ni­dad Vi­ve tu Cuer­po y del Club Clan­des­tino de Me­di­ta­ción. Co­mo con­fie­sa Ol­ga, el pro­ce­so de acep­ta­ción de su cuer­po no fue na­da fá­cil, sino más bien do­lo­ro­so, tan­to fí­si­ca­men­te, co­mo en su raíz emo­cio­nal. “De­di­cán­do­me al de­por­te y te­nien­do una ca­de­ra con dis­pla­sia con­gé­ni­ta, los mo­men­tos de frus­tra­ción han si­do enor­mes. Cuan­do em­pe­cé a prac­ti­car me­di­ta­ción, lo que eran me­ras per­cep­cio­nes so­bre mi cuer­po y lo que ha­bía en reali­dad en él se me hi­zo muy evi­den­te. En ese mo­men­to apren­dí a es­cu­char lo que mi cuer­po ne­ce­si­ta­ba, a re­co­no­cer y apre­ciar mis for­mas”. Hoy Ol­ga guía a otras mu­je­res en su mé­to­do, En­tre­na­mien­to In­te­gral.

Has­ta que no me qui­te la tri­pa no voy a co­mer más patatas

Hay ac­ti­tu­des, co­mo la que re­fle­ja es­ta de­cla­ra­ción, que, des­gra­cia­da­men­te

–de for­ma in­cons­cien­te–, nos ha­cen dis­tor­sio­nar la reali­dad. “Cuan­do en­tre en es­tos pan­ta­lo­nes, se­ré fe­liz”, “Con es­ta ca­ra, quién me va a que­rer”, et­cé­te­ra, son pen­sa­mien­tos ali­men­ta­dos a dia­rio por la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa del ca­non es­té­ti­co.

Pe­ro cuan­do en­tre­na­mos po­de­mos dar­nos cuen­ta de la can­ti­dad de mo­vi­mien­tos que nues­tro cuer­po es ca­paz de rea­li­zar, y si no pue­de, po­de­mos sa­car de ese pe­que­ño obs­tácu­lo una lec­ción. Y ten­go que de­cir que es­to no es po­si­ti­vis­mo ba­ra­to, sino, sen­ci­lla­men­te, se tra­ta de ser per­so­nas prác­ti­cas.

La me­di­ta­ción, el en­tre­na­mien­to de la men­te, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal

Se tra­ta de mi­rar, pre­ci­sa­men­te, có­mo ope­ra nues­tra men­te an­te de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los o ex­pe­rien­cias. Por ejem­plo, si cuan­do ten­go un mal día, al lle­gar a ca­sa asal­to la ne­ve­ra. Si en­treno la men­te, tal vez me dé cuen­ta de que es­te ape­ti­to vo­raz no es una de­man­da fi­sio­ló­gi­ca, sino la ne­ce­si­dad de lle­nar un va­cío emo­cio­nal. Des­de tu in­tui­ción ín­ti­ma sa­brás que ha lle­ga­do el mo­men­to de bus­car. Y cuan­do lo se­pas, em­pe­za­rás a en­tre­nar la men­te, a me­di­tar, ca­da día un ra­ti­to y a ser cons­cien­te de las co­sas por las que es­tar agra­de­ci­da, por ejem­plo, tu ma­ra­vi­llo­so cuer­po, que te per­mi­te ha­cer to­do lo que ha­ces.

Rom­pe con las exi­gen­cias

Ca­da mu­jer pue­de ser ca­paz de en­con­trar lo que es bueno pa­ra ella. Rom­pa­mos de ver­dad con las exi­gen­cias de “te­ner que…”. Con ello no quie­ro de­cir que pre­sen­tar so­bre­pe­so sea sa­lu­da­ble ni desea­ble, pe­ro sí que ca­da mu­jer pue­da de­ci­dir cuál es su me­jor ver­sión den­tro de su na­tu­ra­le­za. En­tre to­das po­de­mos ayu­dar­nos a cam­biar los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za pa­ra al­ber­gar a to­dos los ti­pos fí­si­cos de mu­jer, abra­zar la di­fe­ren­cia y la di­ver­si­dad.

Ol­ga im­par­te cla­ses de mind­ful­ness y yo­ga en Pi­la­tes Lab (Ma­drid). Di­ri­ge gru­pos pri­va­dos de me­di­ta­ción y or­ga­ni­za re­ti­ros. vi­ve­tu­cuer­po.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.