DE UN VIS­TA­ZO

¿Có­mo con­se­guir to­mar ca­da día esos 30 g de fi­bra que ne­ce­si­ta­mos sin pa­sar­nos de la ra­ya? To­ma no­ta.

Women's Health (Spain) - - COMERBIEN -

fi­bra en la pa­red ce­lu­lar de las plan­tas, y la piel es una fuen­te ri­ca en es­ta sus­tan­cia. En cuan­to a la fru­ta, no es bue­na idea usar la li­cua­do­ra; lo ideal es que te to­mes la fru­ta en­te­ra, pe­ro, si te la quie­res ‘be­ber’, al me­nos que sea en ba­ti­do, con to­da la pul­pa”. A ve­ces, lo más efi­caz es tam­bién lo más sen­ci­llo. El doc­tor Án­gel Mar­tí­nez, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na di­ges­ti­va, se­ña­la que “no tie­ne mu­cho sen­ti­do com­pli­car­nos la vi­da en su­per­mer­ca­dos y far­ma­cias bus­can­do ali­men­tos y pro­duc­tos ri­cos en fi­bra. Una de las claves es la hi­dra­ta­ción, por­que pa­ra que la fi­bra sur­ta efec­to de­be es­tar acom­pa­ña­da de una can­ti­dad su­fi­cien­te de lí­qui­dos. Vuel­ve a las so­pas, a los po­ta­jes, a las fru­tas ri­cas en agua, co­mo el me­lón o la san­día...”.

Y aho­ra, un po­qui­to de por fa­vor: si pa­sas de no to­mar na­da de fi­bra a po­ner­te cie­ga pue­des ter­mi­nar te­nien­do un pro­ble­ma di­ges­ti­vo. Po­drías te­ner una obs­truc­ción o, al otro la­do del es­pec­tro, ya te lo ima­gi­nas… un buen ma­rrón. Pa­ra evi­tar­lo, au­men­ta la in­ges­ta gra­dual­men­te, al tiem­po que ha­ces lo pro­pio la can­ti­dad de lí­qui­do. Y si tie­nes pro­ble­mas de in­tes­tino irri­ta­ble o permea­ble, lo más sen­sa­to es que con­sul­tes a un mé­di­co o a un nu­tri­cio­nis­ta acer­ca de cuá­les son las me­jo­res fuen­tes de fi­bra pa­ra ti. Si no tie­nes nin­gún pro­ble­ma en es­te sen­ti­do, re­cuer­da: los ex­per­tos ase­gu­ran que la cla­ve de una mi­cro­bio­ta sa­na es­tá en la di­ver­si­dad. La pró­xi­ma vez que va­yas al sú­per no com­pres con los ojos… sino con tus tri­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.