Amor en el gim­na­sio

¿Qué te pa­re­ce­ría apro­ve­char tu se­sión de ‘fit­ness’ pa­ra po­ner­te en for­ma y, al mis­mo tiem­po, en­con­trar a tu me­dia na­ran­ja? WH in­ves­ti­ga la úl­ti­ma ten­den­cia en lo que a ci­tas se re­fie­re.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR PAU­LA CEREZO

De­ja las ca­lo­rías y llé­va­te al­go a cam­bio.

ra­se una vez un tiem­po en el que, cuan­do ibas al gim­na­sio, el pro­pó­si­to era en­tre­nar. Lle­ga­bas, te ma­cha­ca­bas, te da­bas una du­cha y te mar­cha­bas. So­lo ha­bla­bas con la re­cep­cio­nis­ta o con el chi­co ese que siem­pre mo­no­po­li­za­ba la má­qui­na de re­mo. Pe­ro ese cuen­to se aca­bó: el gym se ha con­ver­ti­do en una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer a gen­te… y, quién sa­be, qui­zás tam­bién pa­ra en­con­trar a la pa­re­ja ideal. De he­cho, fí­ja­te en el éxi­to de Gym­der o Sweatt, las apps de li­go­teo que se han es­pe­cia­li­za­do en em­pa­re­jar a sus usua­rios a par­tir de sus gus­tos de­por­ti­vos. No so­lo eso, ca­da vez más clu­bes de sol­te­ros se cen­tran tam­bién en or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Y a ve­ces la co­sa sa­le bien: una en­cues­ta rea­li­za­da por el si­te ellip­ti­cal­re­views.com ha des­ve­la­do que una de ca­da cua­tro per­so­nas que acep­tan te­ner una ci­ta en un cen­tro de­por­ti­vo ter­mi­na te­nien­do una re­la­ción con ese su­do­ro­so des­co­no­ci­do.

En prin­ci­pio, po­dría pa­re­cer una me­ra cues­tión de con­ve­nien­cia. El tiem­po no se es­ti­ra, y pa­re­ce ob­vio que, si de­di­ca­mos más ho­ras a po­ner­nos en for­ma, ten­dre­mos me­nos pa­ra so­cia­li­zar, que­dar con ami­gos y en­con­trar po­si­bles pa­re­jas. Com­bi­nar am­bos mun­dos po­dría ser, por de­cir­lo de una ma­ne­ra pro­sai­ca, una bue­na for­ma de op­ti­mi­zar una agen­da muy ocu­pa­da. Pe­ro hay otra ra­zón más, y real­men­te in­tere­san­te: la po­si­bi­li­dad de en­con­trar a un com­pa­ñe­ro al que le gus­te vi­vir de for­ma sa­lu­da­ble y que dis­fru­te su­dan­do igual que tú.

PU­RA BIO­LO­GÍA

Por cier­to, la idea de bus­car una pa­re­ja que sea si­mi­lar a no­so­tros no es al­go ori­gi­nal: al pa­re­cer, se tra­ta de un ins­tin­to na­tu­ral. De for­ma in­cons­cien­te, nos gus­ta más la gen­te que com­par­te nues­tros gus­tos que la que no lo ha­ce. Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra sen­tir­nos có­mo­dos, y eso es lo que nos ofre­cen las si­mi­li­tu­des: co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad. Ade­más, tam­bién bus­ca­mos va­li­da­ción y re­co­no­ci­mien­to, y eso es más fá­cil de en­con­trar en una per­so­na que com­par­te nues­tros in­tere­ses es­pe­cí­fi­cos. Los da­tos lo co­rro­bo­ran: el 83% de la gen­te que ha­ce ejer­ci­cio ha­bi­tual­men­te quie­re una pa­re­ja que sea igual­men­te ac­ti­va, se­gún re­ve­la una re­cien­te en­cues­ta de Zook, un ser­vi­cio de ci­tas on­li­ne.

Es el ca­so de Car­la, una in­ge­nie­ra de 35 años que co­no­ció a Al­ber­to mien­tras es­ca­la­ban en un ro­có­dro­mo

(un de­por­te que le apa­sio­na­ba des­de la uni­ver­si­dad). Em­pe­za­ron co­mo ami­gos y ca­da uno se­guía que­dan­do con otras per­so­nas. Tras sie­te me­ses de col­gar­se de las cuer­das, no po­dían ne­gar que se ha­bían que­da­do en­gan­cha­dos el uno del otro. Ha­bía quí­mi­ca. Cin­co años des­pués es­tán ca­sa­dos… y es­ca­lan­do. La cien­cia tie­ne la ex­pli­ca­ción, su ex­pe­rien­cia con­fir­ma una teo­ría fas­ci­nan­te: si su­das en una ha­bi­ta­ción con al­guien a quien en­cuen­tras atrac­ti­vo, pro­ba­ble­men­te te pon­drás más a tono que si sim­ple­men­te os es­tu­vie­rais to­man­do un ca­fé. El ca­len­tón no se de­be úni­ca­men­te a las fe­ro­mo­nas que emi­te ese chi­co mien­tras su­da (aun­que las in­ves­ti­ga­cio­nes se­ña­lan que jue­gan un pa­pel re­le­van­te), sino a que “cuan­do tu cuer­po es­tá ex­ci­ta­do fí­si­ca­men­te, co­mo du­ran­te un en­treno, to­das las emo­cio­nes se in­ten­si­fi­can”, ex­pli­can en el li­bro The So­cial Psy­cho­logy of Atrac­tion&ro­man­tic Re­la­tions­hips. Los es­tu­dios su­gie­ren que se de­be a que nues­tro ce­re­bro no pue­de ver la di­fe­ren­cia en­tre la ex­ci­ta­ción

pro­vo­ca­da por el ejer­ci­cio (pul­so ace­le­ra­do, ru­bor, ma­nos su­do­ro­sas) y la del de­seo se­xual (exac­ta­men­te la mis­ma), de mo­do que lo pri­me­ro se in­ter­pre­ta co­mo lo se­gun­do. Es lo que le pa­só a Mag­da, de 26 años, una eje­cu­ti­va de cuen­tas y co­rre­do­ra de ma­ra­tón cuan­do co­no­ció a Marc, un ju­ga­dor de tenis se­mi­pro­fe­sio­nal, a tra­vés de la app Sweat. “Me pa­re­ció mono, lis­to y al­guien que me ha­cía sen­tir có­mo­da, por­que po­día en­ten­der per­fec­ta­men­te que me le­van­ta­ra a las cin­co de la ma­ña­na pa­ra co­rrer.

Pe­ro cuan­do, po­co des­pués de nues­tra pri­me­ra ci­ta, fui­mos jun­tos al gim­na­sio, de pron­to se trans­for­mó en al­guien tre­men­da­men­te sexy a quien te­nía que vol­ver a ver. A me­di­da que le veía em­pu­jar con su cuer­po, que­ría acer­car­me más y más a él”. Y eso es exac­ta­men­te lo que hi­zo. Aho­ra vi­ven jun­tos tras dos años de dar­le ca­ña

(en to­dos los sen­ti­dos de la pa­la­bra).

Y es que el víncu­lo es más só­li­do. El flechazo del fit­ness no se des­va­ne­ce una

Sen­ti­mos más atrac­ción por las per­so­nas con las que com­par­ti­mos gus­tos y afi­cio­nes.

vez que os em­pa­re­jáis. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que quie­nes par­ti­ci­pan jun­tos en ac­ti­vi­da­des fí­si­cas de for­ma re­gu­lar ter­mi­nan re­por­tan­do ma­yo­res sen­ti­mien­tos de sa­tis­fac­ción en la pa­re­ja y en el amor. Por cier­to, el be­ne­fi­cio du­ra aún más si, tras años de es­tar jun­tos, es aho­ra cuan­do ha­béis co­men­za­do a ha­cer de­por­te y a su­dar co­mo pa­re­ja. Los ex­per­tos di­cen que es más pro­ba­ble que se pro­lon­guen en el lar­go pla­zo las pa­re­jas que tie­nen vi­sio­nes del mun­do si­mi­la­res –in­te­rés en sa­lud y fit­ness in­clui­dos–, y el 64% de los ma­tri­mo­nios cree que com­par­tir afi­cio­nes es el fac­tor más im­por­tan­te pa­ra una con­vi­ven­cia du­ra­de­ra, se­gún Pew Re­search Cen­ter. “Hay va­rias ra­zo­nes –se­ña­la la coach de­por­ti­va Su­sa­na Mén­dez–. Por una par­te, po­déis com­par­tir vues­tro tiem­po de ocio con una ac­ti­vi­dad que os gus­ta de ver­dad a los dos, de ma­ne­ra que no sen­tís que es­táis ha­cien­do una con­ce­sión a los gus­tos del otro. Ade­más, ca­da uno pue­de es­tar al co­rrien­te de los ob­je­ti­vos, es­fuer­zos y lo­gros de su pa­re­ja, y es ca­paz de en­ten­der su im­por­tan­cia y de ce­le­brar­lo”.

RE­LA­CIO­NES MÁS SÓ­LI­DAS

Ve­ró­ni­ca, una pro­fe­so­ra de 28 años, pue­de ates­ti­guar­lo: co­no­ció a su pro­me­ti­do en la sa­la de Cross­fit, el mis­mo si­tio don­de le pi­dió ma­tri­mo­nio tres años des­pués. “Hu­bo un mo­men­to en el que pa­sa­mos una ma­la ra­cha, pe­ro con­ti­nuar en los mis­mos cir­cui­tos nos hi­zo re­cor­dar có­mo y por qué nos co­no­ci­mos. Mu­chas pa­re­jas, cuan­do dis­cu­ten van a su bo­la; pe­ro, en nues­tro ca­so, ir a nues­tra bo­la era ha­cer lo mis­mo, así que nun­ca lle­ga­mos a se­pa­rar­nos”, re­cuer­da.

Ese sis­te­ma de apo­yo no so­lo re­con­for­ta a tu co­ra­zón, tam­bién re­com­pen­sa a tu cuer­po. Los ma­tri­mo­nios que em­pe­za­ron un pro­gra­ma de ejer­ci­cio de un año de du­ra­ción vi­si­ta­ron el gim­na­sio un 14% más a me­nu­do y aban­do­na­ron un 37% me­nos que los que en­tre­na­ban por se­pa­ra­do, se­gún un es­tu­dio de The Jour­nal of Sports Me­di­ci­ne and Phy­si­cal Fit­ness. Así que, si quie­res lu­char por tus ob­je­ti­vos, bus­ca al­guien que com­par­ta tu pa­sión y ten­drás una re­la­ción más con­so­li­da­da y gra­ti­fi­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.