¿Qué es el back­ne?

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR VIR­GI­NIA LOMBRAÑA

Gra­ni­tos que se pre­sen­tan por la es­pal­da.

Es­te enemi­go que ata­ca por de­trás pue­de lle­gar a ser muy vi­ru­len­to. Aun­que no lo de­tec­tes a pri­me­ra vis­ta, es­ta­te vi­gi­lan­te y no de­jes que ga­ne po­si­cio­nes a trai­ción. Com­bá­te­lo con to­das tus ar­mas.

A la ca­ra le de­di­ca­mos to­dos nues­tros es­fuer­zos, y mu­cho más si de­tec­ta­mos al­gu­na im­per­fec­ción; y no di­ga­mos ya si es­ta se lla­ma, ¡ho­rror!, 'ac­né'. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do esos gra­nos, es­pi­ni­llas o co­me­do­nes sa­len en la es­pal­da? Nor­mal­men­te, ni los con­si­de­ra­mos, por­que, ya se sa­be, lo que no se ve, no exis­te. Así que lo pri­me­ro es vi­si­bi­li­zar es­te pro­ble­ma que sur­ge –y pue­de lle­gar a ha­cer­se fuer­te– por la re­ta­guar­dia.

“Es me­nos fre­cuen­te en el cuer­po que en la ca­ra, pe­ro tam­bién pue­de dar­se en la es­pal­da, el pe­cho y los glú­teos. Se tra­ta de zo­nas con más uni­da­des pi­lo­se­bá­ceas, que son las es­truc­tu­ras de la piel don­de apa­re­ce el ac­né. Quien tie­ne ac­né fa­cial cuen­ta con más po­si­bi­li­da­des de que tam­bién le apa­rez­ca en el tron­co”, ex­pli­ca el doc­tor Jo­sé Luis Ló­pez Es­te­ba­ranz, di­rec­tor de la Clí­ni­ca Der­mo­me­dic de Ma­drid.

Lo más ha­bi­tual, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es que se ma­ni­fies­te en for­ma de le­sio­nes in­fla­ma­to­rias, pa­pi­las, pús­tu­las y nó­du­los. Di­cho es­to, nos pre­gun­ta­mos si es po­si­ble

pre­ve­nir su apa­ri­ción. El es­pe­cia­lis­ta nos sa­ca de du­das: “El tra­ta­mien­to pre­coz es la me­jor for­ma de evi­tar se­cue­las per­ma­nen­tes, co­mo ci­ca­tri­ces y cam­bios en la pig­men­ta­ción. Y a la ho­ra de pre­ve­nir, con­vie­ne se­guir una ru­ti­na de la­va­do dia­rio de es­tas zo­nas, so­bre to­do si son pieles se­bo­rrei­cas. Ade­más, se de­be evi­tar el uso de cre­mas gra­sas, oclu­si­vas o co­me­do­gé­ni­cas”, se­ña­la. Y aun­que ha­ya quien crea que una prác­ti­ca de­por­ti­va in­ten­sa pue­de fa­vo­re­cer es­te ti­po de ac­né, es­ta­te tran­qui­la, por­que sa­lir to­dos los días a ha­cer run­ning o pa­sar­te una ho­ra y me­dia en el gim­na­sio no son prác­ti­cas que pue­dan dar al tras­te con la ter­su­ra de tu es­pal­da. El der­ma­tó­lo­go es con­clu­yen­te en es­te sen­ti­do: “En ab­so­lu­to. Es más, una ru­ti­na de ejer­ci­cio man­tie­ne un pe­so ade­cua­do, que es be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud en ge­ne­ral”. Eso sí, hay que ser muy es­cru­pu­lo­sos con la hi­gie­ne, co­mo nos re­cuer­da Ana Pue­lles, di­rec­to­ra de Es­té­ti­ca Los­tao: “La fal­ta de oxi­ge­na­ción del te­ji­do, reacciones al con­tac­to con de­ter­mi­na­dos te­ji­dos o el pro­pio su­dor pue­den em­peo­rar el pro­ble­ma”. Se­gún apun­ta el doc­tor, cuan­do el ac­né afec­ta a es­tas zo­nas del cuer­po se ne­ce­si­ta un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co e in­ten­so. “En es­tos ca­sos hay que acu­dir a me­di­ca­men­tos por vía oral (an­ti­in­fla­ma­to­rios, an­ti­bió­ti­cos, iso­tre­ti­noí­na o fár­ma­cos an­ti­an­dro­gé­ni­cos si exis­te al­te­ra­ción hor­mo­nal). Tam­bién la nue­va te­ra­pia bio­fo­tó­ni­ca con luz fluo­res­cen­te ha de­mos­tra­do ser efi­caz, y si ya hay ci­ca­tri­ces, op­tar por los lá­se­res abla­ti­vos frac­cio­na­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.