Ven­ce al res­fria­do

¿Hon­gos pa­ra pre­ve­nir las en­fer­me­da­des tí­pi­cas del in­vierno? Sue­na dis­pa­ra­ta­do, pe­ro es­ta pro­ba­do. Es­te y otros sie­te tru­cos te ayu­da­rán a pa­sar un in­vierno sin res­fria­dos.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR Y JA­MIE HERGENRADER

Te da­mos re­me­dios efi­ca­ces.

BÉBETELOS

Se­gu­ro que las be­bi­das he­chas con se­tas lle­nan tu feed de Ins­ta­gram, pe­ro son mu­cho más que una fo­to bo­ni­ta. Va­rios es­tu­dios han mos­tra­do que al­gu­nos hon­gos pue­den ac­ti­var el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, con lo que po­drás lu­char me­jor con­tra cual­quier in­fec­ción. ¿Lo me­jor? So­lo ne­ce­si­ta­rás una ra­ción pa­ra em­pe­zar a no­tar los efec­tos, así que de­cí­de­te a cam­biar tu ca­fé ma­ña­ne­ro por be­bi­das ela­bo­ra­das con cha­ga o con reis­hi y pre­pá­ra­te pa­ra re­ci­bir una ‘car­ga pre­ven­ti­va’ con­tra las en­fer­me­da­des in­ver­na­les, to­man­do una do­sis de shii­ta­ke a dia­rio.

ME­JOR, IN­TE­GRA­LES

“Par­te del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­tá muy re­la­cio­na­do con el in­tes­tino. Es­ta co­ne­xión se pro­du­ce a tra­vés de la fi­bra cuan­do to­ma­mos gra­nos in­te­gra­les. Si lle­va­mos una die­ta ri­ca en es­te com­po­nen­te po­de­mos con­se­guir que nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal es­té más sa­na”, ex­pli­ca

Est­her Tor­to­sa, nu­tri­cio­nis­ta de la clí­ni­ca Azaha­ra y ex­per­ta de Doc­to­ra­lia.

To­ma, por ejem­plo, ave­na dos o tres ve­ces a la se­ma­na co­mo par­te de tu desa­yuno o in­cor­po­ra un po­co de ce­ba­da a tu so­pa pre­fe­ri­da o a un de­li­cio­so es­to­fa­do.

CANTA Y SÉ FE­LIZ

Tal y co­mo nos ani­ma la po­pu­lar rum­ba ca­ta­la­na, si a me­nu­do te sor­pren­des ta­ra­rean­do hits mu­si­ca­les mien­tras con­du­ces, no te cor­tes, es­to pue­de ayu­dar­te a pre­ve­nir en­fer­me­da­des. Tan­to ver­sio­nar tus can­cio­nes pre­fe­ri­das co­mo es­cu­char­las es­tá re­la­cio­na­do con un re­pun­te del an­ti­cuer­po in­mu­no­glo­bu­li­na A, la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa an­te las in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas y vi­ra­les. Tam­bién se aso­cia con un in­cre­men­to de los gló­bu­los blan­cos, que son los ful­mi­na­do­res na­tu­ra­les de vi­rus y bac­te­rias. Los gló­bu­los blan­cos se en­car­gan de bus­car y des­truir los gér­me­nes in­fec­ta­dos an­tes de que se mul­ti­pli­quen. Por es­tra­fa­la­rio que pa­rez­ca es­to, es­tá ava­la­do por un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Frank­furt (Ale­ma­nia).

VITAMÍNATE

Pa­sar tiem­po al ai­re li­bre nos po­ne de buen hu­mor, pe­ro no es el úni­co be­ne­fi­cio que nos re­por­ta el sol. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town (EE.UU.) han des­cu­bier­to que los ra­yos so­la­res im­pri­men ener­gía a las cé­lu­las T, los leu­co­ci­tos en­car­ga­dos de coor­di­nar la res­pues­ta in­mu­ne a ni­vel ce­lu­lar.

PI­DE SUS­HI

¿Qué sue­les ele­gir en el ja­po? La nu­tri­cio­nis­ta nos re­co­mien­da es­co­ger los ro­lli­tos de sal­món y atún, am­bos ri­cos en ome­ga 3, un áci­do gra­so esen­cial co­no­ci­do por su al­to po­der an­ti­in­fla­ma­to­rio. El atún, ade­más, aporta vi­ta­mi­nas del gru­po B, que re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Si aña­des wa­sa­bi te be­ne­fi­cia­rás de su ac­ción an­ti­mi­cro­bia­na y su vi­ta­mi­na C te ayu­da­rá a au­men­tar las de­fen­sas pre­vi­nien­do los res­fria­dos más co­mu­nes. Otro in­gre­dien­te re­co­men­da­do por Tor­to­sa es el jen­gi­bre: “Pro­du­ce un au­men­to de los gló­bu­los blan­cos, en­car­ga­dos de evi­tar el pa­so de mi­cro­or­ga­nis­mos per­ju­di­cia­les”.

DUER­ME BIEN

Un sue­ño de ma­la ca­li­dad nos ha­ce más vul­ne­ra­bles an­te los vi­rus y bac­te­rias, se­gún ha de­mos­tra­do un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Tu­bin­ga (Ale­ma­nia). Es­ta in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que du­ran­te el sue­ño el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se re­se­tea pa­ra tra­ba­jar me­jor an­te las ame­na­zas. Una so­la no­che sin dor­mir to­do lo que de­be­ría­mos pue­de afec­tar al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio adap­ta­ti­vo. “Por eso mu­chas ve­ces po­de­mos sen­tir­nos más dé­bi­les. Un sue­ño re­pa­ra­dor pue­de ser me­jor que mu­chas me­di­ci­nas y nos re­por­ta sa­lud”, ex­pli­ca Lu­cia­na Be­se­dovsky, coor­di­na­do­ra de la in­ves­ti­ga­ción.

SI­GUE EL RIT­MO

De­ja que el flow te en­vuel­va y eli­mi­na de tus días el es­trés, gran de­pre­sor del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia

(EE.UU.) han des­cu­bier­to que prac­ti­car tai­chí for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Úne­te a es­ta prác­ti­ca orien­tal slow, to­man­do tres cla­ses se­ma­na­les o cám­bia­la por se­sio­nes de yo­ga si te con­ven­cen más. Cier­tas pos­tu­ras que gi­ran y com­pri­men tus ór­ga­nos te ayu­da­rán a ma­sa­jear aque­llos que son vi­ta­les pa­ra la fun­ción in­mu­ni­ta­ria, co­mo por ejem­plo, el pe­rro bo­ca­ba­jo y la pos­tu­ra del ca­me­llo, la cual ayu­da a ex­pul­sar el mo­co de los ri­ño­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.