La nue­va die­ta de la fi­bra

Una tri­bu afri­ca­na ha da­do con la cla­ve en­tre lo que co­me­mos y las bac­te­rias que se alo­jan en nues­tro in­tes­tino y que ve­lan por nues­tra sa­lud. Re­pli­ca lo me­jor de su ali­men­ta­ción y sal­drás ga­nan­do.

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR ALEX DAVIES Y MA­RÍA VI­LLAR

Pa­ra for­ta­le­cer tu mi­cro­bio­ta.

¿Nos que­da al­go por des­cu­brir en el mun­do la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble o ya es­tá to­do di­cho? Una de las úl­ti­mas no­ve­da­des es la die­ta de los had­za, una tri­bu ori­gi­na­ria de Tan­za­nia con una mi­cro­bio­ta en­vi­dia­ble. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de Stan­ford Uni­ver­sity School of Me­di­ci­ne (EE.UU.) ha des­cu­bier­to la di­ver­si­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos que hay en sus in­tes­ti­nos en com­pa­ra­ción con la de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y las ven­ta­jas que es­to su­po­ne pa­ra la sa­lud. “En nues­tro in­tes­tino al­ber­ga­mos más de cien tri­llo­nes de bac­te­rias cla­si­fi­ca­das en más de mil es­pe­cies di­fe­ren­tes. Se­gún sea su equi­li­brio, ten­dre­mos más o me­nos po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer cier­tas en­fer­me­da­des”, ex­pli­ca la quí­mi­ca ex­per­ta en nu­tri­ción clí­ni­ca Án­ge­la Quin­tas. ¿Dis­pues­ta a ac­ti­var tus bi­chi­tos?

BA­JO MÍ­NI­MOS

El se­cre­to de la die­ta de es­ta tri­bu es la fi­bra, pues to­man en torno a los 100 gra­mos dia­rios, que ex­traen de tu­bércu­los y fru­tas. Al­go muy ale­ja­do de la ali­men­ta­ción oc­ci­den­tal, pues aun­que los ex­per­tos re­co­mien­dan in­ge­rir en­tre 25 y 30 gra­mos, el con­su­mo de los es­pa­ño­les so­lo al­can­za el 12,5%, se­gún la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción, así que mu­chos de no­so­tros no in­ge­ri­mos la can­ti­dad acon­se­ja­ble y es­to afec­ta a nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal. “El con­su­mo de pro­duc­tos muy re­fi­na­dos ha­ce que la fi­bra que los ali­men­tos tie­nen de for­ma na­tu­ral se eli­mi­ne, por­que es­ta se en­cuen­tra en la par­te más su­per­fi­cial, la cual se eli­mi­na en los pro­ce­sos de re­fi­na­do”, pun­tua­li­za Quin­tas. Es­to no quie­re de­cir que ten­gas que pa­sar di­rec­ta­men­te a con­su­mir los 100 gra­mos de fi­bra de los had­za; de he­cho, si lo hi­cie­ras po­drías per­ju­di­car la ab­sor­ción de al­gu­nos mi­ne­ra­les y po­drían apa­re­cer dia­rreas e hin­cha­zón ab­do­mi­nal, en­tre otras con­se­cuen­cias. Y es que la mi­cro­bio­ta de un oc­ci­den­tal es muy dis­tin­ta a la de la ci­ta­da tri­bu y no se­ría ca­paz de asi­mi­lar esa enor­me can­ti­dad de fi­bra. “Es­te pue­blo tie­ne una mi­cro­bio­ta que ca­re­ce de bi­fi­do­bac­te­rias, el prin­ci­pal gru­po de bac­te­rias en la mi­cro­bio­ta de los eu­ro­peos”, con­cre­ta la doc­to­ra Silvia Gómez Se­nent, res­pon­sa­ble de la uni­dad de Tras­tor­nos Funcionales Di­ges­ti­vos del Ser­vi­cio de Apa­ra­to Di­ges­ti­vo del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de la Paz. A pe­sar de es­to, sí po­dría­mos be­ne­fi­ciar­nos de las pro­pie­da­des de la fi­bra si con­su­mié­ra­mos la can­ti­dad dia­ria re­co­men­da­da. “En­ri­que­cer la die­ta con fi­bra pue­de me­jo­rar el trán­si­to in­tes­ti­nal y con­tri­buir a una ma­yor pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, obe­si­dad y cán­cer”, con­cre­ta la ex­per­ta en nu­tri­ción. La doc­to­ra lo de­ja cla­ro: “La mi­cro­bio­ta es esen­cial pa­ra nues­tra vi­da, has­ta el pun­to de que es­ta no se­ría po­si­ble en su au­sen­cia”. Apun­ta es­tos tips pa­ra cui­dar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.