Llo­rar mien­tras en­tre­nas

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA VI­LLAR

Sa­ca los pa­ñue­los de pa­pel en el gim­na­sio.

La in­dus­tria del ‘fit­ness’ no de­ja de desa­rro­llar nue­vas dis­ci­pli­nas con las que po­ner­nos en bue­na for­ma. ¿Lo úl­ti­mo? El Soulcy­cle o, lo que es lo mis­mo, com­bi­nar de­por­te y ‘coaching’ emo­cio­nal has­ta lle­gar al llan­to.

Llo­rar es­tá de mo­da, es­pe­cial­men­te si lo ha­ces en pú­bli­co y ¡en un gim­na­sio! De he­cho, es una ten­den­cia en al­za que bus­ca com­bi­nar el en­tre­na­mien­to fí­si­co con el coaching emo­cio­nal. El ob­je­ti­vo de es­te mix es que los 45 mi­nu­tos que pa­sa­mos ejer­ci­tán­do­nos nos sir­van tan­to pa­ra en­du­re­cer los glú­teos co­mo pa­ra li­be­rar sen­ti­mien­tos. Por es­ta ra­zón, mu­chas de las se­gui­do­ras de es­te ti­po de cla­ses ter­mi­nan ba­ña­das en su­dor... y tam­bién en lá­gri­mas.

Pe­ro, ¿de ver­dad es es­to tan no­ve­do­so? La ac­ti­va­ción de al­gu­nas áreas del ce­re­bro cuan­do se ha­ce de­por­te es al­go que es­tá am­plia­men­te pro­ba­do des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co. Se­gu­ro que no es la pri­me­ra vez que lees que ‘co­rrer li­be­ra en­dor­fi­nas’. Y es­ta no es so­lo una fra­se he­cha; en un es­tu­dio que se pue­de con­sul­tar en la web de Eu­ro­pean Jour­nal of Ap­plied Phy­si­co­logy se con­clu­yó que el ni­vel de li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas pro­du­ci­das por el de­por­te es pro­por­cio­nal al es­fuer­zo que ha­ce­mos. Las en­dor­fi­nas son neu­ro­pép­ti­dos –pe­que­ñas ca­de­nas pro­tei­cas– que es­tán re­la­cio­na­dos con las áreas lím­bi­cas y pre­fron­ta­les de nues­tro ce­re­bro, por lo tan­to sí exis­te una re­la­ción pro­ba­da en­tre el ce­re­bro y el ejer­ci­cio.

Por tan­to, lo que sa­be­mos se­gu­ro has­ta aho­ra es que po­ner­nos en for­ma nos da fe­li­ci­dad, pe­ro que­re­mos in­da­gar en qué es lo que pro­vo­ca el efec­to con­tra­rio, ¿por qué los gim­na­sios es­tán em­pe­zan­do a lle­nar­se de gen­te llo­ran­do? “Tras el ejer­ci­cio se pro­du­ce una li­be­ra­ción de ten­sio­nes y emo­cio­nes, con­vir­tién­do­se en nues­tra vál­vu­la de es­ca­pe. En oca­sio­nes, y de­pen­dien­do de ca­da per­so­na, las emo­cio­nes pro­vo­can una po­ten­te res­pues­ta so­ma­toe­mo­cio­nal”, ex­pli­ca Al­fon­so Fer­nán­dez Nes­pral, fi­sio­te­ra­peu­ta y ki­ne­sió­lo­go de cli­ni­ca­nes­pral.es.

El llan­to pue­de pro­du­cir­se tras una cla­se ha­bi­tual en cual­quier gim­na­sio de ba­rrio, pe­ro ya hay dis­ci­pli­nas di­se­ña­das pa­ra que apa­rez­ca es­ta reac­ción fi­sio­ló­gi­ca, al­go que

es­tá muy en bo­ga en lo que se co­no­ce co­mo ‘es­pa­cios bou­ti­que’. Es­tos cen­tros se nie­gan a lla­mar­se a sí mis­mos gim­na­sios –pre­fie­ren el tér­mino es­tu­dio–, es­tán de­co­ra­dos de ma­ne­ra ex­qui­si­ta y se si­túan, por lo ge­ne­ral, en zo­nas pri­vi­le­gia­das de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del mun­do. Se­du­cen a sus clien­tes ofre­cién­do­les pe­que­ños ex­tras que no son ha­bi­tua­les en otros gim­na­sios y, eso sí, a cam­bio, las cla­ses se pa­gan a pre­cio de oro. La con­tra­par­ti­da pa­ra el clien­te es que la prác­ti­ca de­por­ti­va en es­te ti­po de cen­tros per­mi­te al­ter­nar con per­so­nas de cier­to es­ta­tus so­cial. The Class es uno de es­tos atrac­ti­vos lu­ga­res. Ya ha abier­to su­cur­sa­les en Nue­va York, Los Án­ge­les, Los Ham­ptons, Mia­mi y Van­cou­ver y ha ga­na­do se­gui­do­ras tan cé­le­bres co­mo Jen­ni­fer Anis­ton y Nao­mi Watts. En sus lo­ca­les mi­ni­ma­lis­tas se prác­ti­ca el au­to­es­tu­dio a tra­vés del ejer­ci­cio fí­si­co (así es co­mo lo des­cri­ben en su web). Es­to se tra­du­ce en una se­sión de 75 mi­nu­tos que com­bi­na yo­ga, Boot­camp y me­di­ta­ción. La cla­se se lle­va a ca­bo guia­da por un coach, cu­yo rol es que los asis­ten­tes re­ten a su pro­pio cuer­po pa­ra que in­ter­ac­túe con la men­te, mo­ti­van­do de es­ta for­ma al clien­te pa­ra que sal­ga de su zo­na de con­fort y obli­gán­do­lo a ir más allá de don­de cree que pue­de, pa­ra que así se pro­duz­ca ‘la ex­pe­rien­cia ca­tár­ti­ca’, tal y co­mo de­fi­ne es­ta cla­se Taryn Too­mey, su fun­da­do­ra. Otra va­rian­te que tam­bién es­ta cau­san­do fu­ror en Holly­wood y de la que mu­chos de sus asis­ten­tes sa­len llo­ran­do es el Soulcy­cle. Lady Ga­ga y Le­na Duham son dos de las ce­le­bri­ties que la aban­de­ran y que han con­se­gui­do que in­nu­me­ra­bles mu­je­res de a pie es­tén desean­do pro­bar la ex­pe­rien­cia. La­men­ta­ble­men­te, por aho­ra, en­con­trar un si­tio en Es­pa­ña que im­par­ta es­ta rompe­dora dis­ci­pli­na es ta­rea im­po­si­ble, aun­que es­pe­re­mos que no tar­de en lle­gar a nues­tros la­res. Al fin y al ca­bo, en esen­cia, es una cla­se de spin­ning con un plus. Se rea­li­za en una ha­bi­ta­ción ilu­mi­na­da con ve­las aro­má­ti­cas y mú­si­ca y los ins­truc­to­res co­bran un pa­pel pro­ta­go­nis­ta. Al tiem­po que ani­man a los par­ti­ci­pan­tes a in­ten­si­fi­car el pe­da­leo, el en­tre­na­dor di­ri­ge una alo­cu­ción de au­to­ayu­da, que en oca­sio­nes to­ca la par­te emo­cio­nal y es en­ton­ces cuan­do emer­gen las lá­gri­mas. “Es­te ti­po de dis­cur­sos de­ben ser ele­gi­dos cui­da­do­sa­men­te, ya que el im­pac­to del men­sa­je va­ria­rá de in­ten­si­dad en fun­ción de a quién lle­gue”, ex­pli­ca Mar­ta So­ler, je­fa del ser­vi­cio de psi­co­lo­gía de­por­ti­va de Clí­ni­ca CEMTRO. Otra cau­sa de ese llan­to que apun­ta la psi­có­lo­ga es el ago­ta­mien­to: “Cuan­do uno se sien­te real­men­te can­sa­do es más fá­cil que aflo­ren las lá­gri­mas, ya que en es­ta­do de fa­ti­ga se sue­len mag­ni­fi­car los acon­te­ci­mien­tos y la in­ter­pre­ta­ción que se ha­ce de es­tos”.

Si no quie­res es­pe­rar a que es­tas dis­ci­pli­nas lle­guen a nues­tro país, no te re­sig­nes, pue­des con­se­guir un efec­to li­be­ra­dor si­mi­lar con prác­ti­cas me­nos in­no­va­do­ras y más asen­ta­das, co­mo el yo­ga. De­ter­mi­na­dos asa­nas pue­den pro­vo­car el llo­ro: “Cuan­do prac­ti­ca­mos pos­tu­ras que tra­tan de sol­tar y abrir más las ca­de­ras y con­se­gui­mos au­nar esa aper­tu­ra fí­si­ca con la emo­cio­nal, pue­de ocu­rrir que es­ta­lle­mos en llan­to y que ex­pe­ri­men­te­mos tam­bién una sen­sa­ción de ali­vio”, ex­pli­ca Ele­na Fe­rra­ris, di­rec­to­ra del es­tu­dio de yo­ga del mis­mo nom­bre.

“tras el ejer­ci­cio se pro­du­ce una li­be­ra­ción de ten­sio­nes y sen­ti­mien­tos, con­vir­tién­do­se en nues­tra vál­vu­la de es­ca­pe”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.