Con­fía más en ti

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR KA­TE WILLIS

Y no seas tan du­ra con­ti­go mis­ma.

Ni si­quie­ra ha­ces bien tu tra­ba­jo!” “¿Por qué te has co­mi­do ese se­gun­do brow­nie?”. “Qué ma­la ami­ga que eres”. “Has de­cep­cio­na­do a to­do el mun­do otra vez”. No, no son los co­men­ta­rios de un troll en­lo­que­ci­do en las re­des, ni los ata­ques de un ex­no­vio abu­sa­dor, sino el ti­po de pen­sa­mien­tos que pue­den ha­bér­se­te co­la­do en la men­te en las úl­ti­mas 24 ho­ras. De me­dia, la gen­te pro­nun­cia unas 16.000 pa­la­bras al día, y a esas hay que su­mar de­ce­nas de mi­les más que te su­su­rra tu voz in­te­rior. Pe­ro no to­das ellas son po­si­ti­vas, tal co­mo pue­den co­rro­bo­rar el 60% de las mu­je­res, que tie­nen al­gu­na idea ne­ga­ti­va so­bre sí mis­mas ca­da se­ma­na. En un es­tu­dio re­cien­te* se ha ob­ser­va­do que el ce­re­bro de las mu­je­res es más sen­si­ble a las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que el de los hom­bres. Es más, ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter (Reino Uni­do), afir­man que los ci­clos de preo­cu­pa­ción o re­fle­xio­nes re­cu­rren­tes son fac­to­res que con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos co­mo de­pre­sión, anore­xia o abu­so de sus­tan­cias. Así las co­sas, no re­sul­ta muy sor­pren­den­te que las mu­je­res ten­gan ca­si el do­ble de pro­ba­bi­li­da­des que los hom­bres de su­frir an­sie­dad, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do).

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra con­tra­rres­tar­lo? Cuan­do nos en­con­tra­mos en una espiral ne­ga­ti­va des­cen­den­te, ¿có­mo des­te­rra­mos es­tos ma­los pen­sa­mien­tos? Se­gún la doc­to­ra y psi­có­lo­ga Su­san Da­vid, au­to­ra del li­bro Emo­tio­nal Agi­lity, ese es nues­tro pri­mer error. Ella sos­tie­ne que lo que

lla­ma­mos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos son per­fec­ta­men­te na­tu­ra­les y que siem­pre que ten­ga­mos la fle­xi­bi­li­dad men­tal pa­ra res­pon­der co­rrec­ta­men­te pue­den in­clu­so ser be­ne­fi­cio­sos pa­ra nues­tra sa­lud y nues­tra fe­li­ci­dad.

“Des­de pe­que­ña oyes ‘No es­tés tris­te’ o ‘No te en­fa­des’ –ex­pli­ca Da­vid–. Y aho­ra, con es­te cul­to a la po­si­ti­vi­dad im­pe­ran­te, nos di­cen ‘Tú sé po­si­ti­va y la vi­da te irá bien’. Pe­ro es­tas emo­cio­nes no son tu enemi­go; son par­te del me­ca­nis­mo que tie­ne tu cuer­po pa­ra mos­trar­te lo que real­men­te te im­por­ta”.

La doc­to­ra Ri­ta San­tos es una te­ra­peu­ta de con­duc­ta cog­ni­ti­va, y cuen­ta que mu­chas ve­ces de­be re­cor­dar­les a los pa­cien­tes que la an­sie­dad no es al­go ma­lo que ha­ya que cu­rar o re­em­pla­zar con pen­sa­mien­tos fe­li­ces. “La an­sie­dad, la ra­bia y el mie­do son emo­cio­nes tan vá­li­das co­mo la fe­li­ci­dad y la ale­gría –afir­ma San­tos–. To­das for­man par­te del ser hu­mano. Así que no te cas­ti­gues di­cién­do­te co­sas co­mo ‘De­be­ría lle­var es­ta si­tua­ción me­jor’ o ‘Me es­toy to­man­do es­to co­mo al­go per­so­nal’. In­ten­ta apro­ve­char­las pa­ra de­tec­tar lo que real­men­te te im­por­ta”. Pe­ro cuan­do es­tás atra­pa­da en una vo­rá­gi­ne de pen­sa­mien­tos des­truc­ti­vos, eso re­sul­ta muy fá­cil de de­cir y di­fí­cil de ha­cer. Así que va­mos a ex­pli­car­te có­mo su­pe­rar los obs­tácu­los emo­cio­na­les y ser un po­co más fle­xi­ble con tus sen­ti­mien­tos.

EN LA CA­SI­LLA DE SA­LI­DA

Ya sa­bes lo que se di­ce: “Los ami­gos, cer­ca, y los enemi­gos, más cer­ca aún”. Y eso fun­cio­na tam­bién con los sen­ti­mien­tos pro­ble­má­ti­cos. “El pri­mer pa­so es afron­tar­lo –se­ña­la Da­vid–. Re­co­no­ce y acep­ta tus emo­cio­nes di­cien­do al­go así co­mo ‘Es­toy dis­pues­ta a te­ner esos sen­ti­mien­tos y a ex­pe­ri­men­tar­los’. El sim­ple he­cho de acep­tar esos pen­sa­mien­tos, en lu­gar de in­ten­tar eli­mi­nar­los, te ha­rá más fuer­te, es­pe­cial­men­te si es­tás acos­tum­bra­da a blo­quear emo­cio­nes o sus­ti­tuir­las con afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas”.

Aun­que qui­zá no te ha­gan sen­tir bien, la doc­to­ra Da­vid afir­ma que los pen­sa­mien­tos de crí­ti­ca, du­da o mie­do nos ayu­dan a so­bre­vi­vir co­mo es­pe­cie. “Tu men­te es­tá ha­cien­do el tra­ba­jo pa­ra el que fue di­se­ña­da: in­ten­tar pro­nos­ti­car, re­sol­ver pro­ble­mas y es­qui­var po­ten­cia­les obs­tácu­los. Lo que de­bes pro­cu­rar es dar­te cuen­ta de cuán­do los pro­ce­sos de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos em­pie­zan a con­ver­tir­se en un pro­ble­ma o cuán­do te blo­queas en una afir­ma­ción par­ti­cu­lar. El sín­dro­me del dis­co ra­lla­do –cuan­do una fra­se se re­pi­te de­ma­sia­do– pue­de ha­cer que la acep­tes co­mo un he­cho o una ver­dad, y no co­mo una emo­ción”. La doc­to­ra San­tos ase­gu­ra que, cuan­do te es­tás de­jan­do lle­var por tus emo­cio­nes, es esen­cial rom­per el ci­clo. “Pon­ga­mos el ca­so de al­guien a quien le asus­tan las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo por­que tie­ne mie­do de de­cir al­gu­na ton­te­ría. Evi­ta pre­sen­tar su cu­rrícu­lo y de­ja que esa emo­ción crez­ca y em­peo­re, cuan­do de­be­ría pre­gun­tar­se qué es lo peor y lo me­jor que po­dría su­ce­der. Obli­gar­te a con­si­de­rar po­si­bles re­sul­ta­dos pue­de ayu­dar­te a dar­te cuen­ta de que tus mie­dos no son reales”.

SAL DEL CIR­CUI­TO

Se­gún Ju­lian Hall, ex­per­to en re­sis­ten­cia emo­cio­nal y fun­da­dor de Calm Peo­ple

–un ser­vi­cio que ayu­da a la gen­te a en­con­trar un mo­do de ex­pre­sar sus emo­cio­nes–, la ba­ja con­fian­za en una mis­ma sue­le ser el mo­ti­vo por el que mu­chas mu­je­res se que­dan atra­pa­das en la tram­pa de los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Pe­ro la bue­na no­ti­cia es que la so­lu­ción pue­de ser tan sim­ple co­mo adop­tar una nue­va pers­pec­ti­va.

Lu­cha in­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.