Des­cu­bre a Car­la Suá­rez

Women's Health (Spain) - - ENFORMA -

Só­li­da, com­pe­ti­ti­va, hu­mil­de y lu­cha­do­ra, muy lu­cha­do­ra, así es es­ta ju­ga­do­ra es­pa­ño­la en la pis­ta de tenis. Se­gun­da en el ran­king na­cio­nal y nú­me­ro 22 en el in­ter­na­cio­nal, no le pier­das la pis­ta por­que es­ta­mos seguras de que se­gui­rá dan­do de que ha­blar, y mu­cho.

Car­la Suá­rez es una nú­me­ro uno que le ha plan­ta­do ca­ra a la mis­mí­si­ma Se­re­na Wi­lliams, de quien di­ce es­to: “Aun­que pier­das, eres ca­paz de dis­fru­tar cuan­do com­pi­tes con ella, es la me­jor te­nis­ta de la his­to­ria y ha­ber­me en­fren­ta­do a ella en fi­na­les o en gran­des es­ce­na­rios es de es­tar agra­de­ci­da”. Es­ta ca­na­ria de 30 años em­pe­zó a ju­gar al tenis a los nue­ve en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, su tie­rra na­tal, por­que en el co­le­gio pu­sie­ron es­te de­por­te co­mo ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar y su ma­dre la apun­tó. “Me gus­ta­ba ca­da vez más, se me da­ba bien y em­pe­cé a en­tre­nar to­das las tar­des, cre­cien­do y su­bien­do el ni­vel has­ta hoy”, co­men­ta.

Res­pec­to a su jue­go, ella mis­ma se de­fi­ne co­mo una ju­ga­do­ra só­li­da, que ha­ce mu­chas va­ria­cio­nes en cuan­to a ve­lo­ci­dad y án­gu­los. “Soy lu­cha­do­ra, com­pe­ti­ti­va y, po­co a po­co, voy cre­cien­do en agre­si­vi­dad”.

Sus tor­neos fa­vo­ri­tos son el Ro­land Ga­rros y el Open de Aus­tra­lia. “Ten­go un re­cuer­do muy bo­ni­to de la com­pe­ti­ción fran­ce­sa, don­de por pri­me­ra vez ju­gué un cua­dro fi­nal de Grand Slam en una pis­ta cen­tral de las más gran­des del mun­do, y al ir avan­zan­do ron­das pu­de cla­si­fi­car­me en 2008 pa­ra mi pri­me­ra olim­pia­da en Pe­kín”.

So­bre la pis­ta, es­ta ju­ga­do­ra con ga­rra ha pro­ba­do tan­to las mie­les co­mo las de­rro­tas, vi­vien­do in­clu­so si­tua­cio­nes tan in­có­mo­das co­mo la que le to­có so­por­tar en el Abier­to de EE.UU., don­de per­dió, an­te Ma­di­son Keys, des­con­cen­tra­da y en­fa­da­da por el jol­go­rio de los asis­ten­tes. Y es que en la pis­ta cen­tral de Nue­va York, la más gran­de del mun­do, el pú­bli­co pue­de ha­blar, en­trar, sa­lir, co­mer y has­ta to­mar co­pas. “Fue des­agra­da­ble, por­que me cos­ta­ba mu­cho con­cen­trar­me, era un mur­mu­llo de 20.000 per­so­nas al que no es­ta­mos ha­bi­tua­das. Te­nía­mos que es­pe­rar más de lo nor­mal a que la gen­te se sen­ta­ra pa­ra po­der em­pe­zar a ju­gar y eso te va cor­tan­do el rit­mo”, di­ce Car­la. Aun así, mues­tra su no­ble­za co­mo ju­ga­do­ra al ex­pli­car que no fue ese el mo­ti­vo por el que per­dió: “Ese día me fal­ta­ba al­go de chis­pa y sol­tu­ra en mis gol­peos pa­ra ha­cer más da­ño a mi ri­val”, re­co­no­ce.

¿Có­mo afron­ta Car­la los ma­los mo­men­tos? “In­ten­to te­ner mu­cha co­mu­ni­ca­ción con mi equi­po, no ve­nir­me aba­jo y es­tar ani­ma­da.

De­bo se­guir te­nien­do ob­je­ti­vos a cor­to pla­zo y con­ti­nuar con la mis­ma hu­mil­dad y sa­cri­fi­cio pa­ra en­tre­nar y tra­ba­jar”. Los ami­gos y la fa­mi­lia son quie­nes le ayu­dan a des­co­nec­tar cuan­do real­men­te lo ne­ce­si­ta.

¿Y pa­sar tan­to tiem­po fue­ra de ca­sa? “Ha­ce mu­chos años que es­toy via­jan­do y te acos­tum­bras, pe­ro no de­ja de ser du­ro, te pier­des mu­chas co­sas”. Así que siem­pre que pue­de, la te­nis­ta se es­ca­pa­da a Las Pal­mas pa­ra ver a sus ami­gos y fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.