¡FUE­RA EX­CU­SAS!

La ma­yo­ría de los gim­na­sios tie­nen cla­ses di­ri­gi­das de so­lo 30 mi­nu­tos. En ca­sa, co­mo di­ce Stien­non, pue­des ha­cer una ru­ti­na de HIIT en 15 mi­nu­tos o uti­li­zar tu mó­vil y en­tre­nar con nues­tra apli­ca­ción Wo­men’s Health.

Women's Health (Spain) - - ENFORMA -

1. SIM­PLE­MEN­TE, HAZ AL­GO

En­tre­nar por la ma­ña­na tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios. El pri­me­ro, que te re­sul­ta­rá más fá­cil adop­tar el há­bi­to, ya que a me­di­da que avan­za el día las fuer­zas y los bue­nos pro­pó­si­tos se nos van ca­yen­do a to­das. Ade­más, se­rá más di­fí­cil que te sur­jan reunio­nes, com­pras o de­be­res con el ni­ño.

“El pú­bli­co que ma­dru­ga es muy fiel, tie­nen es­ta­ble­ci­da su ru­ti­na de en­tre­na­mien­to an­tes de in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo, el ejer­ci­cio ma­tu­tino les ac­ti­va y no sa­ben em­pe­zar el día sin él”, di­ce Gus­ta­vo Rodríguez. Los clu­bes Fo­rus, por ejem­plo, abren a las sie­te y cie­rran a las do­ce de la no­che de lu­nes a vier­nes. “En­tre se­ma­na no ten­go tiem­po, pe­ro los fi­nes de se­ma­na me le­van­to una ho­ra an­tes que mis hi­jas pa­ra ha­cer yo­ga; me pon­go una cla­se on­li­ne y dis­fru­to de mi mo­men­to”, di­ce Ana de Luis, agen­te in­mo­bi­lia­rio.

2. CAM­BIA LA ECUA­CIÓN

“Mu­chas ve­ces oi­go a mis ami­gas de­cir que em­pe­za­rán a ha­cer ejer­ci­cio cuan­do ba­jen de pe­so, o que irán a co­rrer cuan­do los ni­ños les de­jen dor­mir más, pe­ro al fi­nal nun­ca ha­cen na­da”, di­ce Ca­ro­li­na Pa­ti­ño, due­ña de la es­cue­la Di­vi­na Cos­tu­ra. “Hay días que me le­van­to a las seis pa­ra sa­lir a co­rrer an­tes de em­pe­zar las cla­ses de cos­tu­ra. Y esos días duer­mo co­mo un be­bé. Así que creo que es me­jor dar­le la vuel­ta a la ecua­ción y em­pe­zar a ha­cer al­go pa­ra que lo de­más me­jo­re”. Efec­ti­va­men­te, co­mo di­ce la coach Ai­noa Es­pe­jo, de Aihop Coaching, “ese sa­cri­fi­cio a cor­to pla­zo te ayu­da­rá a crear tu nue­va ru­ti­na”.

3. NO TE LO PIENSES DOS VE­CES

Cuan­to más tiem­po tar­des en en­tre­nar des­pués de le­van­tar­te, más pro­ba­bi­li­da­des ten­drás de que te dé pe­re­za, por­que ya no te da­rá tiem­po. Lo que ha­ce Eva Cruz, eje­cu­ti­va de cuen­tas en una gran em­pre­sa, es de­jar to­do or­ga­ni­za­do la no­che an­tes. “Pre­pa­ro la ro­pa pa­ra tra­ba­jar, la de en­tre­nar y de­jo un ba­ti­do de fru­tas en la ne­ve­ra, así por la ma­ña­na no pier­do tiem­po y voy al gym so­bre las 7.45. Des­pués desa­yuno al­go más fuer­te y ya pue­do tra­ba­jar con los de­be­res cum­pli­dos”.

4. QUE TEN­GA UN SEN­TI­DO

Patricia He­rre­ro asis­te a cla­ses de yo­ga so­li­da­rias un sá­ba­do de ca­da mes en el cen­tro Áni­mo Bie­nes­tar (www.ani­mo­bie­nes­tar.com), en Ma­drid. “La sen­sa­ción de que ha­cer ejer­ci­cio be­ne­fi­cia tam­bién a otras per­so­nas es muy mo­ti­van­te, ya que lo que pa­ga­mos va ín­te­gra­men­te a una ONG de Ni­ca­ra­gua. Tam­bién sue­lo ir con mi fa­mi­lia a to­das las ca­rre­ras o even­tos so­li­da­rios que pue­do, cuan­do hay una ra­zón más que el sim­ple he­cho de ha­cer ejer­ci­cio no me cues­ta na­da mo­ver­me”.

5. BUS­CA UN CÓM­PLI­CE

Sa­ber que tu gru­po te es­tá es­pe­ran­do pa­ra co­rrer o en­tre­nar jun­tos te mo­ti­va­rá y te ayu­da­rá a no re­mo­lo­near, so­bre to­do si en­tre­nas pron­to por la ma­ña­na o a úl­ti­ma ho­ra del día. Otra op­ción, co­mo ha­ce Aran­cha Ama­go, es prac­ti­car de­por­te con ami­gas pa­ra que sea tam­bién un mo­men­to de so­cia­li­za­ción. “Jue­go al pá­del va­rias ve­ces a la se­ma­na con un gru­po de ami­gas y lue­go siem­pre nos to­ma­mos al­go”.

En el gim­na­sio es­ta em­pre­sa­ria ha con­tra­ta­do un en­tre­na­dor per­so­nal que le ayu­da a com­pro­me­ter­se: “Fi­ja­mos las ci­tas y me es­ti­mu­la, por­que veo que el es­fuer­zo tie­ne re­sul­ta­dos”.

6. CI­TA INAMOVIBLE

Ha­cer ejer­ci­cio des­pués de tra­ba­jar es fan­tás­ti­co pa­ra sa­cu­dir­te de en­ci­ma el es­trés. Pe­ro tam­bién tie­ne mu­cho pe­li­gro, por­que pue­des de­jar­te

ten­tar por tus com­pa­ñe­ros pa­ra to­mar al­go o pue­de sur­gir un plan de úl­ti­ma ho­ra con tus ami­gas.

“Lo que hi­ce cuan­do me apun­té al gim­na­sio fue de­cir­le a mi gru­po que los lu­nes y los miér­co­les de ocho a nue­ve y me­dia no con­ta­ran con­mi­go pa­ra na­da”, di­ce He­nar Ara­gón, abo­ga­da y ma­má de dos ni­ñas. ¿Tie­nes un chat con tus ami­gas? Pá­sa­les tus ho­ra­rios del gym y di­les que son sa­gra­dos.

7. OR­GA­NI­ZA TUS CO­MI­DAS

Si en­tre­nas por la ma­ña­na pron­to, com­ple­ta des­pués la se­sión con un desa­yuno sa­lu­da­ble en ca­sa o en el tra­ba­jo. Si eres de­por­tis­ta de me­dio­día, pro­cu­ra to­mar al­go a me­dia ma­ña­na. Y si ha­ces ejer­ci­cio por la tar­de, ¡me­rien­da!, no te va­yas con el es­tó­ma­go va­cío o es­ta­rás sin fuer­zas y arra­sa­rás la ne­ve­ra des­pués. “Pa­ra no aca­bar en la má­qui­na de ven­ding, me he com­pra­do un tá­per co­mo los que lle­van mis ni­ños al co­le­gio y lo lleno de fru­ta, fru­tos se­cos, ga­lle­tas de ave­na… pa­ra pi­car sano en­tre ho­ras”, di­ce An­gé­li­ca Cas­tro, con­sul­to­ra de se­gu­ros y ma­dre de dos ni­ños.

8. PUE­DE SER TU ME­DIO DE TRANS­POR­TE

Si de­fi­ni­ti­va­men­te la fal­ta de tiem­po es un pro­ble­ma pa­ra ti, con­vier­te tu en­tre­na­mien­to en tu me­dio de trans­por­te. Si vives re­la­ti­va­men­te cer­ca del tra­ba­jo, llé­va­te las za­pa­ti­llas y vuel­ve an­dan­do o co­rrien­do. Te es­ta­rá es­pe­ran­do la me­jor du­cha del mun­do, ¡la de tu ca­sa! Otra op­ción que le apor­ta­rá más ac­ti­vi­dad a tu día a día es cam­biar el co­che por el trans­por­te pú­bli­co. “Mi tra­ba­jo con­sis­te en en­se­ñar y bus­car ca­sas, por lo que ca­mino mu­cho por Ma­drid”, cuen­ta Ana de Luis. “Mi tru­co es lle­var una bai­la­ri­nas en el bol­so, cam­biar­las por los tacones y ca­mi­nar en lu­gar de co­ger un ta­xi cuan­do los tra­yec­tos no son muy lar­gos”, re­su­me.

9. NO APUN­TES AL­TO

“No hay que im­po­ner­se ob­je­ti­vos de­ma­sia­do ele­va­dos al em­pe­zar; el de­por­te en­gan­cha y tú mis­ma sen­ti­rás la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar po­co a po­co tus se­sio­nes”, afir­ma Ame­lie Stien­non. Tam­po­co hay que sen­tir­se cul­pa­ble si fal­tas al­gu­na vez. “La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es un mo­men­to

pa­ra ti, tie­nes que dis­fru­tar­lo, que no sea una obli­ga­ción”, aña­de. Y si un día es­tás muy can­sa­da, no en­tre­nes, sim­ple­men­te haz al­go bueno pa­ra ti, co­mo pre­pa­rar­te una ce­na sa­lu­da­ble o dar­te un ba­ño re­la­jan­te.

10. NO ES­PE­RES A QUE VENGAN LOS PRO­BLE­MAS

“Tu cuer­po es don­de vas a pa­sar el res­to de tu vi­da, no gas­tes tu tiem­po en con­se­guir re­cur­sos ma­te­ria­les tem­po­ra­les, co­mo unas va­ca­cio­nes o un buen so­fá, y de­di­ca me­jor una ho­ra dia­ria a rea­li­zar ejer­ci­cio pa­ra man­te­ner­te sa­na”, re­co­mien­da Da­vid Pei­na­do. “Las per­so­nas cam­bia­mos há­bi­tos por con­vic­ción pro­pia al ver el be­ne­fi­cio o por­que no nos que­da más re­me­dio; es de­cir, cuan­do nos lle­ga una en­fer­me­dad”, aña­de. ¿Con­clu­sión? No es­pe­res a que te lle­gue lo peor y muévete ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.