“Ni con el MPP ni con otros ten­go fac­tu­ras que co­brar”

Anuario (Uruguay) - - JULIO 2015 -

El in­ten­den­te elec­to de Mon­te­vi­deo, Da­niel Mar­tí­nez, en en­tre­vis­ta con LA RE­PÚ­BLI­CA, ase­gu­ró que si al­guien pien­sa que por la con­for­ma­ción del ga­bi­ne­te es­tá apli­can­do una ven­det­ta, “que se ol­vi­de por­que no hay na­da”. Acla­ró que ni con el MPP ni con nin­gún otro sec­tor del FA tie­ne fac­tu­ras que co­brar. Acla­ró que “el día que sien­ta que ten­go fac­tu­ras que co­brar me voy de la po­lí­ti­ca”.

Mar­tí­nez anun­ció que den­tro de un año se lle­va­rá a ca­bo una reestructura en la In­ten­den­cia y que pa­ra ello con­tra­ta­rá una con­sul­to­ra ex­ter­na.

“Que­re­mos pa­rir una nue­va es­truc­tu­ra

fun­cio­nal de la In­ten­den­cia con una nue­va ca­be­za de fun­cio­na­mien­to. Pue­de pa­sar que ha­ya car­gos que des­apa­rez­can u otros que se creen. Den­tro de un año ba­ra­ja­mos y da­mos de nue­vo”, pre­ci­só.

Tam­bién ha­bló de las crí­ti­cas que ha­ce la opo­si­ción de la gestión de An­cap. Al res­pec­to res­pon­dió: “Quien mi­da a An­cap co­mo si fue­ra una es­pe­cie de al­ma­cén se equi­vo­ca”.

¿Par­ti­ci­pó del ba­lan­ce de gestión que reali­zó la in­ten­den­ta Oli­ve­ra en la Jun­ta?

Me pa­re­ce co­rrec­to que la in­ten­den­ta quie­ra ha­cer un ba­lan­ce de gestión an­tes de ir­se, más allá que des­pués se ten­drá que ha­cer el pre­su­pues­to y ba­lan­ce an­te­rior an­te la Jun­ta De­par­ta­men­tal. Me pa­re­ció vá­li­do y res­pe­tuo­so des­de el pun­to de vis­ta de­mo­crá­ti­co.

Si bien us­ted pi­dió a los dis­tin­tos sec­to­res nom­bres pa­ra in­te­grar el equi­po, en el Ga­bi­ne­te los in­de­pen­dien­tes tie­nen una al­ta pre­sen­cia.

Si ves mi equi­po hay un por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción jo­ven ma­yor que la his­tó­ri­ca que el FA ha te­ni­do. Hay una bús­que­da de la equi­dad de gé­ne­ro. De nue­ve De­par­ta­men­tos, cua­tro se­rán con­du­ci­dos por mu­je­res. Tam­bién hay una im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción femenina y de jó­ve­nes en los car­gos de Di­vi­sio­nes. In­clu­so no tie­ne tan­to pe­so la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca en el equi­po. De los nue­ve­car­gos de­je­fa­tu­ra­de los De­par­ta­men­tos, hay cin­co que son in­de­pen­dien­tes en el FA. Por­que Juan Voel­ker (de­sig­na­do di­rec­tor de Re­cur­sos Fi­nan­cie­ros) no tie­ne fi­lia­ción den­tro de un sec­tor po­lí­ti­co, por­que tam­po­co lo tie­ne Jo­sé Saa­ve­dra (Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co), ni Mariana Per­co­vich (Cul­tu­ra), ni Fa­bia­na Go­ye­ne­che (Desa­rro­llo So­cial), ni Bea­triz Ta­bac­co (Mo­vi­li­dad). Es que hay mu­cho téc­ni­co.

Us­ted co­men­tó que en la nó­mi­na en­tre­ga­da por los sec­to­res no ha­bía la can­ti­dad su­fi­cien­te de nom­bres de mu­je­res.

Nos cos­tó mu­cho. Es una reali­dad de la po­lí­ti­ca uru­gua­ya. No cri­ti­co. Sim­ple­men­te cons­ta­to que hay una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de hom­bres que de mu­je­res en po­lí­ti­ca por­que la po­lí­ti­ca no es ami­ga­ble, por los ho­ra­rios o por te­ner ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des. Lo mis­mo pa­sa con el mo­vi­mien­to sin­di­cal. Ha­ce mu­chos años par­ti­ci­pé de un se­mi­na­rio que se reali­zó en Mar del Pla­ta so­bre las mu­je­res en los sin­di­ca­tos. Me acuerdo es­cu­char a las com­pa­ñe­ras plan­tear cuán­to más di­fí­cil era pa­ra ellas po­der ha­cer po­lí­ti­ca. Qué so­cie­dad ma­chis­ta y cuán­to ex­clui­mos. Pe­ro co­mo creo en la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va y en la igual­dad de oportunidades hi­ce un es­fuer­zo pa­ra lo­grar la pa­ri­dad.

¿Us­ted qui­so ele­gir a una mu­jer que pro­pu­so el MPP pa­ra lo­grar la equi­dad en el ga­bi­ne­te?

Sí, ele­gi­mos a una mu­jer, Al­ba An­tú­nez, que no es­ta­ba pro­pues­ta pa­ra ese car­go (de Cul­tu­ra) ya que el sec­tor plan­teó dos al­ter­na­ti­vas de hom­bres. En de­fi­ni­ti­va es­ta­ba pa­ra otra área y la va a man­te­ner. Se pen­só en ella por­que ve­nía del área, y era muy res­pe­ta­da por su con­di­ción humana, muy uni­ta­ria y fren­team­plis­ta y apar­te por ser mu­jer. Pe­ro no pu­do ser.

Les pe­di­mos a los com­pa­ñe­ros (del MPP) que a de­ter­mi­na­da fe­cha te­ne­mos que re­sol­ver; no se en­con­tró, pe­ro igual­men­te va­mos arri­ba. Si al­guien pien­sa que acá hay una po­si­ción de ven­det­ta, ol­vi­da­te, por­que no hay na­da. Con el MPP ni con nin­gún sec­tor del FA ten­go fac­tu­ras que co­brar. Ya lo he di­cho. El día que sien­ta que ten­go fac­tu­ras que co­brar me voy de la po­lí­ti­ca.

Ven­go de una ge­ne­ra­ción y de un pro­ce­so per­so­nal que le can­sa­ron las mez­quin­da­des en la lu­cha de po­der den­tro de la iz­quier­da. Si un com­pa­ñe­ro se equi­vo­ca y ha­ce un co­men­ta­rio ma­lo de mí o dis­cre­pa con­mi­go me pon­go a pen­sar en qué co­sa pue­da te­ner ra­zón. No le co­bro fac­tu­ras a na­die ni me im­por­ta. El día que me dé cuen­ta de que no ha­go las co­sas bien me iré a mi ca­sa y a ha­cer de vuel­ta in­ge­nie­ría, que me al­can­za. Du­ran­te to­da la cam­pa­ña in­sis­tí en los cri­te­rios y los he cum­pli­do. He tra­ta­do tam­bién de bus­car cier­tos equi­li­brios po­lí­ti­cos y en al­gu­nos ca­sos no los en­con­tré.

Hay quie­nes en el FA con­si­de­ran que no es coin­ci­den­cia que to­dos los di­rec­to­res de los De­par­ta­men­tos son per­so­nas que apo­ya­ron su can­di­da­tu­ra.

In­ten­ta­mos que la hu­bie­ra. Tam­bién uno ha­ce una eva­lua­ción de ido­nei­dad o lo que ha si­do su gestión y di­ce que ha si­do un gran com­pa­ñe­ro pe­ro que es es­ta otra per­so­na la que tie­ne que ir. Esa for­ma de ra­zo­nar la en­tien­do y tal vez nun­ca me lo va­yan a creer por­que es gen­te que en su for­ma de pen­sar es­tá muy ma­tri­za­da. Esa for­ma de ac­tuar la hi­ce en An­cap don­de pro­mo­vi­mos a blan­cos y co­lo­ra­dos por­que ser­vían. Por eso, lo que po­nía No­vick en la te­le­vi­sión es una gran mentira. En An­cap la gen­te ocu­pó du­ran­te ca­si un año los car­gos sin te­ner di­fe­ren­cia de suel­dos a la es­pe­ra de de­mos­trar en ba­se a una eva­lua­ción que se es­ta­ban cum­plien­do las me­tas y los ob­je­ti­vos que te­nían pa­ra el car­go. Co­la­bo­ró en la se­lec­ción una con­sul­to­ra ex­ter­na y lue­go se die­ron los car­gos ge­ren­cia­les, tras la reestructura.

Con el dia­rio del lu­nes, ¿po­drá de­cir que la con­for­ma­ción del equi­po pa­ra la In­ten­den­cia no es tan sen­ci­lla co­mo pre­veía en un prin­ci­pio?

No. Yo siem­pre de­cía que los dos pri­me­ros me­ses que pa­san entre que uno es elec­to y que se co­mien­za a tra­ba­jar con to­do el ga­bi­ne­te in­te­gra­do es lo más com­pli­ca­do. To­dos los gru­pos pien­san que tie­nen en sus cua­dros una com­bi­na­ción de Ma­ra­do­na y Pe­lé y ca­da uno de sí pien­sa que es una com­bi­na­ción de Mes­si y Suárez. Es hu­mano. A mí me pa­sa. Hay gen­te que pre­ten­de que uno le so­lu­cio­ne la vi­da. Va­lo­ro la fi­de­li­dad a las ideas y no creo que se de­ba se­guir uni­do a una per­so­na in­con­di­cio­nal­men­te por­que un lí­der pue­de trai­cio­nar un pro­yec­to po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.