Bar­neix se ma­tó tras ser pro­ce­sa­do con pri­sión

Anuario (Uruguay) - - SETIEMBRE 2015 -

La jue­za Bea­triz La­rrieu de­cre­tó ayer el pro­ce­sa­mien­to y pri­sión del ge­ne­ral (r) Pe­dro Bar­neix y el Co­ro­nel (r) Jo­sé Puig­vert ba­jo la impu­tación pri­ma fa­cie de un de­li­to de “ho­mi­ci­dio po­lí­ti­co”, en ca­li­dad de au­to­res, por la muer­te por tor­tu­ras de Al­do Pe­rri­ni en 1974 du­ran­te la dic­ta­du­ra (1973-1985).

Cuan­do agen­tes po­li­cia­les fue­ron al do­mi­ci­lio de Bar­neix en Po­ci­tos pa­ra pro­ce­der a su de­ten­ción y tras­la­do al juz­ga­do, el mi­li­tar se sui­ci­dó con un dis­pa­ro de ar­ma de fue­go en la ca­be­za.

Otro ca­so de au­to­eli­mi­na­ción ha­bía ocu­rri­do en 2006 con el en­ton­ces co­ro­nel (r) Juan An­to­nio Rodríguez Bu­rat­ti quien se sui­ci­dó el día an­tes de com­pa­re­cer an­te la Jus­ti­cia. El otro mi­li­tar, Puig­vert, fue de­te­ni­do ayer por la tar­de y re­clui­do en la cár­cel Especial de Domingo Are­na aun­que no se des­car­ta su tras­la­do pa­ra otro cen­tro de de­ten­ción.

El ca­so no es­tá ce­rra­do y la jue­za so­li­ci­tó al Equi­po Au­xi­liar en Crí­me­nes de Te­rro­ris­mo de Es­ta­do ubi­car los do­mi­ci­lios de va­rios ex-

sol­da­dos y ofi­cia­les que re­vis­ta­ron en el Ba­ta­llón de In­fan­te­ría Nº4 de Co­lo­nia en 1974, cuan­do se pro­du­jo la muer­te de Pe­rri­ni y la vio­la­ción de un gru­po de es­tu­dian­tes. Tres años an­tes, la fis­cal Ana Ma­ría Te­lle­chea ha­bía so­li­ci­ta­do el pro­ce­sa­mien­to de Bar­neix y de otros tres ex­mi­li­ta­res por ho­mi­ci­dio po­lí­ti­co. Su de­fen­sa ha­bía lo­gra­do pos­po­ner su com­pa­re­cen­cia to­do es­te tiem­po, in­ter­po­nien­do re­cur­sos en los que adu­cía la pres­crip­ción del de­li­to que se le impu­ta.

En un fa­llo re­cien­te, la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia (SCJ) re­sol­vió que el ase­si­na­to de Pe­rri­ni no ha­bía pres­cri­to y, por tan­to, la cau­sa se re­to­mó. En 1974, Bar­neix era en aquel en­ton­ces te­nien­te pri­me­ro y es­ta­ba de guar­dia el día que Pe­rri­ni fue tras­la­da­do al cuar­tel. El mi­li­tar re­co­no­ció an­te la Jus­ti­cia que es­tu­vo pre­sen­te du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio, as­pec­to que es­tá ava­la­do con su fir­ma, pe­ro ase­gu­ró que no tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te de Pe­rri­ni. Des­de el Cen­tro Mi­li­tar, su pre­si­den­te el co­ro­nel (r) Gui­ller­mo Ce­dros dis­cre­pó con el fa­llo y sos­tu­vo que la jus­ti­cia pe­nal “es una má­qui­na de pi­car carne”.

“Es­tos vien­tos traen tem­pes­ta­des” por­que “na­die pue­de pre­ten­der que to­do el mun­do per­ma­nez­ca quieto”.

Fin de la impunidad

Ós­car Ló­pez Gol­da­ra­ce­na, abo­ga­do de la fa­mi­lia Pe­rri­ni, co­men­tó que “hay tres pro­ta­go­nis­tas que hi­cie­ron po­si­ble ven­cer a la impunidad en es­ta cau­sa: los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas que desean jus­ti­cia, el co­lec­ti­vo so­cial que es­tá con­ven­ci­do de que la jus­ti­cia pa­ra es­te ti­po de crí­me­nes es in­ne­go­cia­ble y que for­ma par­te del bien co­mún de nues­tra so­cie­dad y el De­re­cho, que le da la ra­zón a los dos an­te­rio­res y que man­da­ta a juz­gar cuan­do hu­bo te­rro­ris­mo de es­ta­do, pe­se al tiem­po que ha­ya trans­cu­rri­do”. Por otro la­do, di­jo: “Sien­to que, co­mo abo­ga­do, cum­plí. Oja­lá sir­va pa­ra pre­ve­nir que los he­chos del pa­sa­do nun­ca más ocu­rran. Pen­sé que des­pués del ca­so del Goyo no iba a te­ner otro tan o más di­fí­cil an­te los tri­bu­na­les”. Por úl­ti­mo, so­bre el sui­ci­dio de Bar­neix, pre­fi­rió no ha­cer va­lo­ra­cio­nes “por­que siem­pre es muy do­lo­ro­so que al­guien se qui­te la vi­da”. “Sim­ple­men­te un as­pec­to: se sui­ci­dó una per­so­na cuan­do iba a ser pre­sa, lue­go de ha­ber si­do pro­ce­sa­da por ho­mi­ci­dio po­lí­ti­co cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad”, agre­gó.

Pe­rri­ni fue “gol­pea­do has­ta la muer­te”

Una Jun­ta Mé­di­ca que ana­li­zó el ca­so con­clu­yó que Pe­rri­ni fue “gol­pea­do has­ta la muer­te” sin per­jui­cio de lo cual, ha­llaz­gos pul­mo­na­res per­mi­ten con­cluir que con an­te­rio­ri­dad la víc­ti­ma tam­bién ha­bía si­do so­me­ti­da a in­mer­sión com­pa­ti­ble con la prác­ti­ca de la tor­tu­ra de­no­mi­na­da “sub­ma­rino”.

De acuerdo con el fa­llo, “Al­do Fran­cis­co Pe­rri­ni Gua­la (34 años) fue de­te­ni­do en su do­mi­ci­lio de la ciu­dad de Car­me­lo el 26 de fe­bre­ro de 1974 y tras­la­da­do jun­to con otros de­te­ni­dos al Ba­ta­llón de In­fan­te­ría Nº 4 de Co­lo­nia, si­to en la ciu­dad de Co­lo­nia del Sa­cra­men­to”. Pe­rri­ni “era un apre­cia­do co­mer­cian­te de Car­me­lo, don­de vi­vía con su es­po­sa y sus tres hi­jos de cor­ta edad. El úni­co mo­ti­vo de su de­ten­ción ile­gal fue su pre­sun­ta afi­ni­dad con la fuer­za po­lí­ti­ca Fren­te Am­plio”. “Pe­rri­ni y los res­tan­tes de­te­ni­dos -to­dos sim­pa­ti­zan­tes o mi­li­tan­tes del Fren­te Am­plio­fue­ron so­me­ti­dos a di­ver­sos mé­to­dos de tor­tu­ra: plan­tón du­ran­te va­rios días sin agua ni co­mi­da, gol­pes en to­do el cuer­po me­dian­te gol­pes de pu­ño o pun­ta­piés, sub­ma­rino, pi­ca­na eléc­tri­ca, amén de los abu­sos se­xua­les que su­frie­ron las de­te­ni­das -jó­ve­nes entre die­ci­nue­ve y vein­ti­cin­co años”-. Fi­nal­men­te, “el día 3 de mar­zo de 1975 sien­do apro­xi­ma­da­men­te las die­ci­sie­te ho­ras, Al­do Pe­rri­ni fue tras­la­da­do des­de la ha­bi­ta­ción don­de se en­con­tra­ba jun­to con los res­tan­tes de­te­ni­dos has­ta la lla­ma­da “sa­la de in­te­rro­ga­to­rios” don­de los de­te­ni­dos eran in­te­rro­ga­dos por el S2 y su equi­po mien­tras se los so­me­tía a mé­to­dos de tor­tu­ra ta­les co­mo el “sub­ma­rino” y la “pi­ca­na eléc­tri­ca”.

“Esa tar­de se en­con­tra­ban en la sa­la el Ca­pi­tán Bau­dean, que cum­plía las fun­cio­nes de S2, y los te­nien­tes Jo­sé Puig­vert y Pe­dro Ra­món Bar­neix. El Ca­pi­tán Bau­dean dio co­mien­zo al in­te­rro­ga­to­rio por el cual se lo ave­ri­guó so­bre su fi­lia­ción, su par­ti­ci­pa­ción en el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal y de­ta­lles de di­cha or­ga­ni­za­ción. Trans­cu­rri­dos entre quin­ce y trein­ta mi­nu­tos du­ran­te los cua­les los ofi­cia­les pre­ten­dían la ob­ten­ción de di­cha in­for­ma­ción -ba­jo apre­mios fí­si­cos no ad­mi­ti­dos pe­ro que eran prác­ti­ca ha­bi­tual se­gún de­cla­ran los tes­ti­gos en au­tos-, Pe­rri­ni per­dió el co­no­ci­mien­to.

Co­mo se re­se­ña­ra an­te­rior­men­te, du­ran­te su tras­la­do al Hos­pi­tal de las Fuer­zas Ar­ma­das de la ciu­dad de Mon­te­vi­deo, el de­te­ni­do fa­lle­ció”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.