Bo­no­mi apun­tó con­tra “pro­vo­ca­do­res” que bus­can di­vi­dir la iz­quier­da uru­gua­ya

Anuario (Uruguay) - - OCTUBRE 2015 -

“Su in­ten­ción es en­fren­tar a los que de una for­ma u otra va­mos a la raíz de los pro­ble­mas, aun­que ten­ga­mos al­gu­nas di­fe­ren­cias de cri­te­rios”, in­di­có.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, atri­bu­yó los incidentes del Co­di­cen a un gru­po de “pro­vo­ca­do­res” que per­si­guen la división del mo­vi­mien­to po­pu­lar y de la iz­quier­da uru­gua­ya.

En diá­lo­go con LA RE­PÚ­BLI­CA, Bo­no­mi sa­có con­clu­sio­nes so­bre lo ocu­rri­do y con­si­de­ró que los res­pon­sa­bles fue­ron per­so­nas a las que “les di­cen ra­di­ca­les, pe­ro no lo son” por­que “son más bien pro­vo­ca­do­res, y su in­ten­ción es en­fren­tar entre sí a los que bus­can so­lu­cio­nar los pro­ble­mas”. “Ra­di­ca­les son los que van a la raíz de los pro­ble­mas, es­tos van so­lo a la su­per­fi­cie, no van a la ba­se, a la es­truc­tu­ra. Su in­ten­ción es en­fren­tar entre sí a los que de una for­ma u otra, aun­que ten­ga­mos al­gu­nas di­fe­ren­cias de cri­te­rios, sus­tan­cial­men­te es­ta­mos en lo mis­mo, que es in­ten­tar arre­glar los pro­ble­mas. Ellos, en cam­bio, per­si­guen la in­ten­sión de la división del mo­vi­mien­to po­pu­lar y la iz­quier­da”, acla­ró.

El mi­nis­tro con­si­de­ró que lo su­ce­di­do es­tá ma­ni­fes­tan­do “una pro­ble­má­ti­ca fuer­te den­tro de la iz­quier­da y den­tro del sin­di­ca­lis­mo uru­gua­yo”, por­que en otro mo­men­to, “la iz­quier­da ac­tua­ba des­de el pro­ble­ma y evi­ta­ba que gru­pos pe­que­ños cau­sa­ran un des­or­den co­mo es­te”.

PIT-CNT

Ne­gó sin em­bar­go que es­to sea re­fle­jo de una cri­sis de con­duc­ción den­tro del PIT-CNT. “Yo no ha­bla­ría de una si­tua­ción de cri­sis. El Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Uru­gua­yo una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes que tie­ne es la plu­ra­li­dad y la di­ver­si­dad, en­ton­ces an­te un mis­mo pro­ble­ma mu­chas ve­ces exis­ten dis­tin­tos en­fo­ques que per­mi­ten su­pe­rar las di­fe­ren­cias. Es­te ca­so es­ta­ba den­tro de ese plu­ra­lis­mo y no se ro­deó la mo­vi­li­za­ción por­que se en­ten­dió que se des­ha­cía so­la”, acla­ró.

Sin em­bar­go apun­tó que es­te aná­li­sis pu­do ser co­rrec­to “si se te­nía en cuen­ta so­lo la can­ti­dad de gen­te que se mo­vi­li­za­ba (que era muy po­ca), pe­ro no si se te­nían en cuen­ta los mé­to­dos que es­ta­ban dis­pues­tos a uti­li­zar, lo que evi­den­te­men­te pro­vo­ca­ban una reacción”.

“Al­gu­nos de­cían que ha­bía que de­jar­los, por­que so­los se van a des­con­vo­car, pe­ro la reali­dad es que es­ta­ban im­pi­dien­do el nor­mal fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do uru­gua­yo. En­ton­ces, el go­bierno tie­ne que in­ter­ve­nir y no pue­de que­dar ra­zo­nan­do que es un pro­ble­ma que afec­ta al mo­vi­mien­to so­cial y a la iz­quier­da, por­que fun­da­men­tal­men­te afec­ta­ba el po­si­cio­na­mien­to del Es­ta­do”, in­di­có.

Bus­ca­ban la de­socu­pa­ción

Bo­no­mi acla­ró que no se de­ci­dió de­socu­par el Co­di­cen, sino abrir los ca­mi­nos ha­cia otras ofi­ci­nas es­ta­ta­les que es­ta­ban in­co­mu­ni­ca­das y que eran muy im­por­tan­tes pa­ra cum­plir al­gu­nas ta­reas ur­gen­tes del Es­ta­do, pe­ro los ocu­pan­tes se ne­ga­ban. “Creo que lo ha­cían por­que ha­bía gen­te atrás que que­ría im­pe­dir eso, pa­ra obli­gar a una de­socu­pa­ción. Eso fue lo que pa­só”. Ex­cu­só de eso a los es­tu­dian­tes por­que “no te­nían con­cien­cia que atrás de las ofi­ci­nas del Co­di­cen es­ta­ba la Uni­dad de Com­pras del Es­ta­do; las ofi­ci­nas del Ban­co de Seguros que tie­ne los re­gis­tros mé­di­cos; la ofi­ci­na del Mi­nis­te­rio del In­te­rior que con­tro­la las em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da; las ofi­ci­nas de Eco­no­mía y Fi­nan­zas que ha­cía la li­qui­da­ción de los fon­dos que el Ban­co Cen­tral des­ti­na a las in­ten­den­cias del In­te­rior, y lo uti­li­zan pa­ra el pa­go de suel­dos. Y ade­más de to­do ello –agre­gó-, se es­ta­ba ha­cien­do el re­per­fi­la­mien­to de la deu­da de An­cap-pdv­sa por el pe­tró­leo, lo que era fun­da­men­tal pa­ra el país”.

“Se ha­bía acor­da­do que ese fon­do que­da­ba co­mo pa­go de lác­teos, arroz, carne de po­llo que com­pra­ba Ve­ne­zue­la por la deu­da uru­gua­ya, y el re­per­fi­la­mien­to te­nía que ha­cer­se an­tes que co­men­za­ra el en­vío de pro­duc­tos.

El lu­nes an­te­rior, la pren­sa uru­gua­ya ha­bía in­for­ma­do que ha­bían sa­li­do 4.000 to­ne­la­das de lác­teos a Ve­ne­zue­la y pa­ra que eso sa­lie­ra de­bía ter­mi­nar­se el re­per­fi­la­mien­to, que es la trans­for­ma­ción de la deu­da en dó­la­res en pe­sos, pa­ra el pa­go de los pro­duc­tos”, sub­ra­yó.

A su cri­te­rio, to­do es­to se es­ta­ba im­pi­dien­do con la ocu­pa­ción de las ofi­ci­nas del Co­di­cen. Por eso el go­bierno no de­ci­dió de­socu­par, sino abrir ca­mi­nos ha­cia las otras ofi­ci­nas y no se lo per­mi­tie­ron.

Des­men­ti­dos

“Lo que su­ce­dió aden­tro del Co­di­cen fue sin nin­gún ti­po de en­fren­ta­mien­to. La Po­li­cía en­tró y los jó­ve­nes se re­ti­ra­ron an­tes. Han tra­ta­do de con­tra­de­cir es­to de dis­tin­tas ma­ne­ras en en­tre­vis­tas en los dia­rios y ca­na­les de te­le­vi­sión, y ca­da co­sa que di­cen ava­la lo que no­so­tros plan­tea­mos ori­gi­nal­men­te. En una no­ta tra­ta­ban de des­men­tir­nos di­cien­do que los jó­ve­nes se ha­bían ido cuan­do la Po­li­cía tra­tó de abrir una puer­ta que es­ta­ba ce­rra­da. No la de vi­drio ro­to, sino otra que es­ta­ba ce­rra­da. Eso no des­mien­te na­da de lo que de­ci­mos no­so­tros, sino que lo ava­la. No­so­tros de­ci­mos que cuan­do la Po­li­cía en­tró no ha­bía jó­ve­nes, por lo tan­to no pu­do ha­ber nin­gún ro­ce, ni gol­pe ni em­pu­jón. In­clu­so ha­bía dos per­so­nas, uno era el abo­ga­do y el otro no re­cuer­do quién era, que no que­rían sa­lir por­que de­cían que afue­ra ha­bía re­pre­sión y pre­fe­rían que­dar­se aden­tro por­que sa­bían que no es­ta­ba pa­san­do na­da. Aden­tro no pa­só na­da de na­da. El pro­ble­ma fue afue­ra y des­pués que se ha­bían ido los de aden­tro, cuan­do un sec­tor de ma­ni­fes­tan­tes co­men­zó a ape­drear y agre­dir a la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na. Allí se pro­du­jo lo que se pro­du­jo”, acla­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.