Ta­ba­ré: “Pom­pi­tas de jabón”

Anuario (Uruguay) - - NOVIEMBRE 2015 -

El Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ta­ba­ré Váz­quez, des­ta­có la im­por­tan­cia de la vi­si­ta ofi­cial a Fran­cia que cul­mi­na en es­ta jor­na­da. A las 8.30 (ho­ra local) es­tá pre­vis­to un desa­yuno de tra­ba­jo de Váz­quez con au­to­ri­da­des de la Aca­de­mia de Cien­cias de Pa­rís, en la se­de de es­ta ins­ti­tu­ción, don­de ha­rá uso de la pa­la­bra. A las 13:40 ho­ras, es­tá pre­vis­ta la par­ti­da ha­cia Ja­pón.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, ayer en Pa­rís, el Pre­si­den­te di­jo que la re­la­ción his­tó­ri­ca que nues­tro país man­tie­ne con Fran­cia se afian­zó

con la fir­ma de sie­te acuer­dos bi­na­cio­na­les, entre los que se in­clu­yen te­má­ti­cas cien­tí­fi­cas, tec­no­ló­gi­cas, edu­ca­ti­vas, de in­ves­ti­ga­ción en genética y co­mer­cia­les.

Váz­quez des­ta­có el afian­za­mien­to de las añe­jas re­la­cio­nes entre Uru­guay y Fran­cia, tal co­mo co­men­ta­ron con el pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, en ma­te­ria de edu­ca­ción, cien­cia, tecnología, e in­clu­so la solidaridad entre las naciones her­ma­nas. Ade­más, se abrió la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar in­ver­sio­nes fran­ce­sas con­cre­tas en Uru­guay. “Fue la pri­me­ra in­vi­ta­ción que re­ci­bi­mos, ape­nas dos días des­pués de asu­mir la Pre­si­den­cia”, re­sal­tó Váz­quez. La ac­tual vi­si­ta sir­vió pa­ra fir­mar sie­te acuer­dos, entre ellos el acer­ca­mien­to entre el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Pa­rís y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agro­pe­cua­ria, o el Ins­ti­tu­to Pas­teur uru­gua­yo y fran­cés so­bre genética humana que “se­ría al­go real­men­te re­vo­lu­cio­na­rio”, co­mo des­ta­ca­ron Váz­quez y el em­ba­ja­dor uru­gua­yo en aquel país, Gui­ller­mo Dig­hie­ro.

Las crí­ti­cas del se­na­dor Luis La­ca­lle Pou so­bre la gi­ra ofi­cial por Fran­cia y Ja­pón fue­ron ca­li­fi­ca­das por Váz­quez co­mo “pom­pi­tas de jabón”. La­ca­lle ha­bía sos­te­ni­do que Váz­quez via­jó a Fran­cia “de paseo” y que de­jó a la Edu­ca­ción acé­fa­la en mo­men­tos que se pro­du­cía el ce­se del di­rec­tor na­cio­nal de Edu­ca­ción y la re­nun­cia del sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción. Váz­quez de es­te mo­do re­cu­rre a una fra­se que ya uti­li­zó du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral al re­fe­rir­se a las pro­pues­tas elec­to­ra­les de la opo­si­ción.

Fue, pre­ci­sa­men­te, en Mon­te­vi­deo, du­ran­te un ac­to en el Obe­lis­co. Allí, Váz­quez ha­bía di­cho que “es el Fren­te Am­plio el que es­tá pre­sen­tan­do sus com­pro­mi­sos pa­ra un ter­cer go­bierno.

Y no son pom­pi­tas de jabón que suben un po­qui­to y se ex­plo­tan en el ai­re, y ter­mi­nan ca­yen­do man­sa­men­te por­que no son más que eso, pom­pi­tas de jabón que se han in­fla­do pa­ra dar­le un Váz­quez ase­ve­ró que la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria siem­pre es una cues­tión re­le­van­te pa­ra avan­zar en los te­mas del pro­gra­ma de go­bierno y de la agen­da po­lí­ti­ca que sur­ja en los pró­xi­mos cin­co años, cues­tio­nes don­de “el Fren­te Am­plio mar­ca­rá la ma­yo­ría”.

“Lo que tam­bién es bueno es que den­tro del Fren­te Am­plio se dis­cu­ta con li­ber­tad y que cuan­do quie­ran ex­pre­sar­se, lo ha­gan con to­tal li­ber­tad, co­mo tie­ne que ser”, des­ta­có Váz­quez. En ese mar­co, di­jo que “no se pue­den sa­car con­clu­sio­nes firmes cuan­do uno ana­li­za el te­ma por la ex­cep­ción y no por la ge­ne­ra­li­dad”.

In­for­mó que al re­torno de la gi­ra ofi­cial se nom­bra­rá a un aca­dé­mi­co es­pe­cia­li­za­do en la edu­ca­ción pa­ra la sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra aun­que no dio su nom­bre.

Diá­lo­go con el FA

“Di­ría que con mu­cho gus­to dia­lo­go con mi fuer­za po­lí­ti­ca pa­ra ana­li­zar la mar­cha de go­bierno.

Yo creo que es muy sa­lu­da­ble por­que el Uru­guay tie­ne una de­mo­cra­cia muy con­so­li­da­da en es­tos úl­ti­mos 30 años” y re­cor­dó que nues­tro país es uno de las dos naciones con el sis­te­ma po­lí­ti­co más añe­jo del mun­do, jun­to al Reino Uni­do, se­gún ex­pli­có el man­da­ta­rio an­te la con­sul­ta de los pe­rio­dis­tas. Váz­quez ex­pli­ci­tó su vi­sión so­bre un sis­te­ma po­lí­ti­co: “No­so­tros con­ce­bi­mos un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co for­ta­le­ci­da con par­ti­dos po­lí­ti­cos fuer­tes, de pro­yec­tos co­lec­ti­vos, no de aven­tu­ras per­so­na­les, no de out­si­ders ni me­sías que vie­nen a sal­var. Con­ce­bi­mos la de­mo­cra­cia con par­ti­dos po­lí­ti­cos bien or­ga­ni­za­dos, con es­truc­tu­ras fuer­tes, do­cu­men­tos y re­gla­men­to in­terno, con un fun­cio­na­mien­to de to­dos los es­ta­men­tos, con la con­cre­ción de pro­gra­mas de go­bierno, di­bu­jar las dis­tin­tas eta­pas his­tó­ri­cas y po­lí­ti­cas del país”.

Por lo tan­to, “con es­ta con­cep­ción, si mi Fren­te Am­plio y la di­rec­ción po­lí­ti­ca quie­re ha­blar de los te­mas de go­bierno, lo ha­re­mos en cual­quier mo­men­to en cual­quier opor­tu­ni­dad y las ve­ces que sean ne­ce­sa­rias.

De la mis­ma ma­ne­ra que yo lla­mé a la me­sa po­lí­ti­ca so­bre qué po­si­ción te­nía, por ejem­plo, con el TISA (tra­ta­do de li­bre co­mer­cio de ser­vi­cios). Con mu­cho gus­to me re­uni­ré con la me­sa po­lí­ti­ca, con se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad”.

Re­cor­dó que quien con­vo­ca a la agru­pa­ción de go­bierno es el vi­ce­pre­si­den­te y la de­fi­ni­ción es que el ór­gano se­rá con­vo­ca­do cuan­do se aprue­be el pre­su­pues­to.

“El or­gu­llo de ser uru­gua­yo”

No­so­tros so­mos cir­cuns­tan­cia­les y nos pa­ra­mos aquí sin ban­de­rías de nin­gún ti­po. Es en esa di­men­sión que me quie­ro ex­pre­sar: co­mo uru­gua­yo, sien­to el or­gu­llo de ser uru­gua­yo, por­que ca­da vez que sa­li­mos del país al uru­gua­yo se lo va­lo­ra y se lo res­pe­ta”, afir­mó an­te los pe­rio­dis­tas. El man­da­ta­rio ex­pre­só: “Uru­guay es un país creí­ble por el tra­ba­jo de los uru­gua­yos”.

Pa­ra Váz­quez, es­te es un lo­gro que se cons­tru­yó des­de to­da una his­to­ria del país que es lo­gro de to­dos los ciu­da­da­nos, “no vie­ne caí­do del cielo”, y se de­be res­guar­dar y pro­mo­ver en ca­da ám­bi­to de la vi­da na­cio­nal. An­te la pren­sa na­cio­nal que re­gis­tró la se­ma­na de tra­ba­jo en Pa­rís, Váz­quez pu­so co­mo ejem­plo del res­pe­to ad­qui­ri­do a ni­vel glo­bal en ca­da vez que “se ha­bla del éxi­to del país en cum­plir con las po­lí­ti­cas de ta­ba­quis­mo”, en ba­se a re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ins­ti­tu­ción que or­bi­ta en el má­xi­mo ám­bi­to de po­lí­ti­cas a ni­vel mun­dial, las Naciones Uni­das, y que le va­lió in­gre­sar a una dispu­ta ini­cia­da por una em­pre­sa ta­ba­ca­le­ra de gran al­can­ce. Si es­tas po­lí­ti­cas a fa­vor de la sa­lud son or­gu­llo del país “es por­que el pue­blo uru­gua­yo lo qui­so, por­que asu­mie­ron el pro­ble­ma, lo asi­mi­la­ron y se die­ron cuen­ta con su in­te­li­gen­cia que ese es el ca­mino. No por­que lo qui­so un go­bierno o los po­lí­ti­cos, por­que lo qui­so el pue­blo uru­gua­yo”, di­jo Váz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.