FA cam­bia su es­tra­te­gia pa­ra en­fren­tar a “la nue­va de­re­cha”

Es­ta se­ma­na se de­ci­dió “ce­rrar fi­las” y sa­lir a con­tes­tar ca­da uno de los ata­ques pa­ra no dar más ven­ta­jas.

Anuario (Uruguay) - - ENERO 2016 -

La opo­si­ción uru­gua­ya ya mos­tró sus car­tas. Quie­re apro­ve­char que es­ta vez el vien­to de co­la po­lí­ti­co de la re­gión les fa­vo­re­ce, pa­ra pro­yec­tar en el país la idea de que se abre un nue­vo pe­río­do his­tó­ri­co, mar­ca­do por el as­cen­so de una nue­va de­re­cha.

Por eso apues­tan fuer­te a 2019, y es­tán dis­pues­tos a ju­gar­se por en­te­ros pa­ra apro­ve­char la oca­sión y sa­car al Fren­te del go­bierno. Em­pe­za­ron con to­do la cam­pa­ña y se irán en­du­re­cien­do más. El pe­di­do de La­rra­ña­ga de que se unan to­dos pa­ra lle­var a la Jus­ti­cia el te­ma An­cap, es un cla­ro ejem­plo. El 2016 no se­rá fá­cil pa­ra el FA y no hay tiem­po pa­ra to­mar­se va­ca­cio­nes. El FA ya lo en­ten­dió y es­ta se­ma­na lo de­jó cla­ro. El ejem­plo de Ar­gen­ti­na, de Bra­sil, de Ve­ne­zue­la, cun­dió rá­pi­do en Uru­guay y la de­re­cha ar­mó su es­tra­te­gia.

El FA es­tu­vo len­to de reacción. Pe­ro po­co a po­co, sus líderes co­men­za­ron a des­per­tar la alar­ma. Lo hi­zo Mu­ji­ca en LA RE­PU­BLI­CA: “El Fren­te es­tá ne­ce­si­tan­do re­vi­ta­li­zar­se, y de­be ce­rrar fi­las pa­ra sa­lir a afron­tar la nue­va cir­cuns­tan­cia que plan­tea la opo­si­ción”.

“Es­tán desata­dos, nun­ca vi una opo­si­ción que arran­ca­ra tan rá­pi­do co­mo si ya es­tu­vie­ra en la rec­ta fi­nal del ca­mino a las elec­cio­nes. Es­te le ha­ce muy mal al país. El FA tie­ne mu­cho que ver con el por­ve­nir del Uru­guay y no pue­de que­dar­se de bra­zos cru­za­dos, eso se­ría una tor­pe­za an­te es­ta enor­me agre­sión”.

Agaz­zi, fue mu­cho más allá. El se­na­dor “eme­pe­pis­ta” ha­bló de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta “nue­va de­re­cha” y se atre­vió a com­pa­rar lo que hoy ha­ce la opo­si­ción uru­gua­ya con la cam­pa­ña opo­si­to­ra en Ve­ne­zue­la. Una ma­nio­bra que co­men­zó en Ve­ne­zue­la en 2014 y que tu­vo su im­pac­to más al­to en Ar­gen­ti­na, con fuer­tes pun­tos de con­fron­ta­ción du­ran­te las elec­cio­nes pa­sa­das, que ayu­da­ron al triun­fo de Ma­cri. Pri­me­ro, se le avi­só a la opo­si­ción que no le se­rá fá­cil. Que si has­ta aquí el FA pa­re­cía “re­ga­la­do” por sus cho­ques entre sec­to­res, aho­ra ce­rra­rá fi­las pa­ra de­fen­der sus con­quis­tas. Y de pron­to, “se des­per­tó el ma­mao” -co­mo di­jo con iro­nía To­po­lansky- pa­ra mar­car una nue­va for­ma de sa­lir a po­si­cio­nar­se. El otro des­ti­na­ta­rio es la pro­pia in­ter­na del FA, a la que se le re­cor­dó que el ad­ver­sa­rio es­tá afue­ra, y más vi­vo que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.