El Ple­na­rio del FA res­pal­dó al vi­ce­pre­si­den­te Sen­dic

Anuario (Uruguay) - - MARZO 2016 -

Por ma­yo­ría de los gru­pos y par­ti­dos del Fren­te Am­plio, el vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic ob­tu­vo el res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal de la coa­li­ción de iz­quier­das so­bre la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por la no pre­sen­ta­ción de su tí­tu­lo aca­dé­mi­co y que ayer re­pi­tió que po­see tras ha­ber cur­sa­do genética humana en un cur­so rá­pi­do de un año en La Ha­ba­na. Pi­dió dis­cul­pas por la con­tro­ver­sia ge­ne­ra­da en el país y cri­ti­có la di­fu­sión de los he­chos en los medios de co­mu­ni­ca­ción a los que til­dó -en su ma­yo­ría- de ser “cha­ta­rre­ros” que se “in­mis­cu­yen en la vi­da pri­va­da” de las per­so­nas.

El Fren­te Am­plio emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ra que el de­ba­te so­bre la li­cen­cia­tu­ra de Sen­dic se re­fie­re en los he­chos a un ata­que “de la de­re­cha” di­ri­gi­do al par­ti­do po­lí­ti­co, al go­bierno y a al­gu­nas de sus fi­gu­ras más re­le­van­tes.

Asam­blea Uru­guay y el Nue­vo Es­pa­cio, dos sec­to­res que in­te­gran el fren­te Lí­ber Se­reg­ni, se abs­tu­vie­ron de apo­yar esa mi­ra­da con­te­ni­da en la de­cla­ra­ción de la coa­li­ción por con­si­de­rar “in­con­ve­nien­te” co­lo­car al Fren­te Am­plio en es­te te­ma, se­gún con­fir­mó una fuen­te de Asam­blea Uru­guay con­sul­ta­da por LA RE­PÚ­BLI­CA.

El Ple­na­rio es­pe­ra­ba an­sio­so la pre­sen­cia del vi­ce­pre­si­den­te que al lle­gar fue re­ci­bi­do con aplau­sos. En su dis­cur­so que LA RE­PÚ­BLI­CA re­pro­du­ce en ca­si su to­ta­li­dad, apun­tó que exis­te una “cam­pa­ña po­lí­ti­ca fe­roz” con­tra su per­so­na y el go­bierno, “es mu­cho lo que he te­ni­do que so­por­tar”, con­fe­só. So­bre sus es­tu­dios, Sen­dic afir­mó que cur­só me­di­ci­na en La Ha­ba­na y lue­go fue in­gre­san­do en la cu­rrí­cu­la de genética humana y que fue se­lec­cio­na­do pa­ra ha­cer una li­cen­cia­tu­ra que per­mi­tie­ra una for­ma­ción in­ten­si­va. Ase­gu­ró que esa li­cen­cia­tu­ra te­nía un año de du­ra­ción pe­ro que se le ane­xa­ba dos años de in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia. “Eso fue lo que hi­ce”.

Re­co­no­ció co­mo un error pen­sar que fue­ra ne­ce­sa­rio re­va­li­dar el cur­so y pre­sen­tar los do­cu­men­tos. “Pue­de ha­ber si­do un error y pi­do dis­cul­pas si eso ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des por­que qui­zás no se po­dría ha­ber pues­to en un cu­rrí­cu­lum al­go que no es­ta­ba do­cu­men­ta­do en Uru­guay, que son pa­pe­les que que­da­ron ha­ce tiem­po en Cu­ba”, con­tó.

In­sis­tió con que “nun­ca me arro­gué lo que no soy”, y que hi­zo una “li­cen­cia­tu­ra en genética que era vá­li­da pa­ra aquél pro­ce­so de ins­ta­la­ción que tu­vo un plan de desa­rro­llo ge­né­ti­co”. Acla­ró que a su en­ten­der no ne­ce­si­tó del tí­tu­lo de li­cen­cia­do “por­que acá nun­ca hi­ce na­da re­la­cio­na­do con eso, pa­ra lo que he he­cho aquí el úni­co tí­tu­lo que ne­ce­si­té es el de ser com­pa­ñe­ro” es­ti­mó, arran­can­do aplau­sos de apo­yo.

Ata­ques y plan or­ga­ni­za­do

El se­na­dor del gru­po de Sen­dic, Leonardo de León con­tó a LA RE­PÚ­BLI­CA que el FA “ha sa­li­do for­ta­le­ci­do” tras el res­pal­do del ple­na­rio a la fi­gu­ra del vi­ce­pre­si­den­te.

Con­si­de­ró que “la de­re­cha ran­cia y reac­cio­na­ria del país es­tá en un plan de ata­que a lo ins­ti­tu­cio­nal” y, co­mo lo se­ña­la el do­cu­men­to del FA, “es­te es un te­ma que tras­cien­de a Sen­dic”. A su en­ten­der hay un “plan or­ga­ni­za­do y si­mul­tá­neo” en la re­gión “pa­ra des­pres­ti­giar a los prin­ci­pa­les líderes del pro­gre­sis­mo”. “Lla­ma la aten­ción los ata­ques en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo en Bo­li­via, Bra­sil y Uru­guay. Yo le acon­se­jo a la de­re­cha a re­vi­sar la es­tra­te­gia”, pro­pu­so.

Pa­la­bras de Sen­dic

Du­ran­te 20 mi­nu­tos, el vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic ex­pu­so an­te los in­te­gran­tes del Ple­na­rio del Fren­te Am­plio dan­do su ver­dad so­bre la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por su li­cen­cia­tu­ra. Lo que si­gue son los pa­sa­jes fundamentales de su dis­cur­so.

“En pri­mer lu­gar les quie­ro agra­de­cer la opor­tu­ni­dad de te­ner es­te diá­lo­go. Quie­ro ex­pre­sar­les al­gu­nas ideas y en pri­mer lu­gar de­cir­les que a lo lar­go de nues­tra vi­da y nues­tra mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, en los dis­tin­tos lu­ga­res don­de nos ha co­rres­pon­di­do es­tar, siem­pre he­mos te­ni­do dos va­lo­res que con­si­de­ra­mos fundamentales; la con­vic­ción de lo que es­ta­mos ha­cien­do, la cer­te­za y la con­fian­za en lo que es­ta­mos ha­cien­do y la ver­dad, co­mo otro de los va­lo­res fundamentales. La ver­dad siem­pre que es una de las ar­mas fundamentales que te­ne­mos los re­vo­lu­cio­na­rios. Cuan­do sur­gie­ron du­das de la gestión que se ha­bía rea­li­za­do en An­cap fui­mos de los pri­me­ros que pro­pu­si­mos la crea­ción de una Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra. Si exis­tían sos­pe­chas de irre­gu­la­ri­da­des o ilegalidades en An­cap, si ha­bía

irre­gu­la­ri­da­des e ilegalidades en An­cap era una ver­da­de­ra ver­güen­za pa­ra no­so­tros y pa­ra nues­tra fuer­za po­lí­ti­ca. Por eso era ne­ce­sa­ria la ver­dad, sa­ber que pue­de ha­ber erro­res, que po­de­mos es­tar de acuerdo o no con de­ci­sio­nes de gestión que se to­ma­ron pe­ro que era muy im­por­tan­te que nues­tra fuer­za po­lí­ti­ca, que nues­tros com­pa­ñe­ros tu­vie­ran la ab­so­lu­ta cer­te­za de que no hu­bo irre­gu­la­ri­da­des, ni ilegalidades co­mo afir­ma uná­ni­me­men­te el in­for­me de nues­tra fuer­za po­lí­ti­ca.

No so­la­men­te eso, el he­cho de que ha­ya ha­bi­do una in­ves­ti­ga­ción dio pie a una cam­pa­ña fe­roz que se ini­ció con­tra no­so­tros, con­tra mi per­so­na, pe­ro sien­to que es con­tra nues­tra fuer­za po­lí­ti­ca y nues­tro go­bierno, una cam­pa­ña fe­roz que ha usa­do no a la pren­sa, sino a esa des­via­ción de de­ter­mi­na­do sec­tor, que la con­vier­te en una pren­sa cha­ta­rra, o el mal uso de las re­des, la mentira, la di­fa­ma­ción. Se ha ha­bla­do de co­rrup­ción, de que soy due­ño de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, se han me­ti­do en mi vi­da pri­va­da, se han me­ti­do con mis hi­jos, con mi fa­mi­lia. Es mu­cho lo que he­mos te­ni­do que so­por­tar, in­clu­so es­to úl­ti­mo don­de se po­ne en du­da nues­tra tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca. Te­ne­mos que de­cir­les a us­te­des que lle­ga­mos a Cu­ba en el año 79 con 17 años. Has­ta esa fe­cha me que­dé en Uru­guay por­que el vie­jo es­ta­ba pre­so y la úni­ca vi­si­ta que po­día re­ci­bir era la mía y por eso tra­té de es­tar to­do lo po­si­ble aquí pa­ra vi­si­tar­lo en la cár­cel de Pa­so de los To­ros. El mis­mo Sen­dic tra­tó de que sa­lié­ra­mos del país, los com­pa­ñe­ros in­clu­so sa­ben que fue has­ta el pro­pio Aris­men­di el que hi­zo ges­tio­nes pa­ra que pu­dié­ra­mos via­jar a Cu­ba. Lle­ga­mos en el año 79 y al po­co tiem­po em­pe­za­mos a es­tu­diar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na. A lo lar­go de mi vi­da, siem­pre he te­ni­do una de­vo­ción por el co­no­ci­mien­to y la edu­ca­ción, ha si­do par­te de mi vi­da. Con la ca­rre­ra de Me­di­ci­na nos fui­mos en­gan­chan­do ca­da vez más con la genética que era par­te de las asig­na­tu­ras y em­pe­za­mos a tra­ba­jar en las com­pe­ten­cias que ha­bía entre fa­cul­ta­des, re­pre­sen­tan­do a la Fa­cul­tad de La Ha­ba­na en genética, es­toy ha­blan­do de ha­ce 35 años atrás. (…)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.