>AL VO­LAN­TE - FER­NAN­DO PARRADO

Automoviles (Uruguay) - - Índice -

Em­pre­sa­rio, co­mu­ni­ca­dor, ex­pi­lo­to, conferencista y es­cri­tor

66 años

Con­du­ce un Au­di A3 Se­dán

La pa­sión de Fer­nan­do Parrado por los au­tos tie­ne una ex­pli­ca­ción fa­mi­liar. Su pa­dre (Se­ler Parrado) fue uno de los fun­daa­cuer­do do­res de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Vo­lan­tes (AUVO) y Nan­do ase­gu­ra que él era to­da­vía más fa­ná­ti­co que su pa­dre por los au­tos, las mo­tos y cual­quier co­sa que tu­vie­ra un mo­tor. des­de pe­que­ño es­tu­vo ro­dea­do de un am­bien­te de rui­do a mo­to­res y olor a com­bus­ti­ble. A los 7 años asis­tía con su pa­dre (el so­cio nú­me­ro 7 de AUVO) a las reunio­nes del di­rec­to­rio y co­no­ció el ac­tual au­tó­dro­mo Víc­tor Bo­rrat Fa­bi­ni des­de sus co­mien­zos. “Mi pa­dre ja­más me lle­vó al Es­ta­dio Cen­te­na­rio ni tam­po­co iba él, no le in­tere­só nun­ca. Pe­ro sí me lle­va­ba a to­do ti­po de ca­rre­ras de au­tos, mo­tos y lan­chas”, di­ce y agre­ga: “A mí des­de chi­co me co­rre acei­te y naf­ta por las ve­nas, co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te”.

Otra co­sa que su pa­dre le in­cul­có des­de ni­ño fue el in­te­rés por leer so­bre au­to­mó­vi­les. Com­pra­ba las re­vis­tas de automovilismo que pu­die­ra con­se­guir pa­ra ir ge­ne­ran­do co­no­ci­mien­to y tam­bién pa­ra lle­nar la pa­sión du­ran­te esos años sin li­bre­ta de con­du­cir. Pe­ro no so­lo se que­da­ba en el pa­pel. Su pa­dre tam­bién le en­se­ña­ba me­dian­te esas pu­bli­ca­cio­nes. Ca­si co­mo una es­cue­la en ca­sa. Cu­rio­sa­men­te, Nan­do re­cuer­da que du­ran­te su épo­ca es­co­lar, un pro­fe­sor lo echó del sa­lón de cla­se jus­ta­men­te por es­tar le­yen­do una de ellas. “’¿A dón­de vas a lle­gar le­yen­do re­vis­tas de au­tos?’, me di­jo. Me has­ta el día de hoy”, re­la­ta.

Nan­do se con­si­de­ra un au­to­di­dac­ta en la ma­te­ria. Ca­si co­mo si sa­ber de au­tos, co­no­cer­los a fon­do y ma­ne­jar­los fue­ra una ca­rre­ra en sí. Es­ta pa­sión por los au­tos lo lle­vó a ser re­co­no­ci­do por al­gu­nos gran­des nom­bres del mun­do del automovilismo, co­mo Ste­wart, Reu­te­mann o Ec­cles­to­ne.

Si bien siem­pre le gus­ta­ron las ca­rre­ras, nun­ca se ha­bía ani­ma­do a co­rrer, pe­ro lue­go del trá­gi­co ac­ci­den­te aé­reo que tu­vo en 1972 en los An­des, cambió su per­cep­ción so­bre de­jar pa­sio­nes pen­dien­tes. “Ca­si me mue­ro sin ha­ber he­cho lo que siem­pre me gus­tó, que era co­rrer en au­tos”, di­ce.

Fue así que pri­me­ro co­men­zó a par­ti­ci­par en mo­to­cross en Uru­guay, lue­go a co­rrer en au­tos en Ar­gen­ti­na con los Fiat 128 IAVA y pos­te­rior­men­te si­guió su ca­mino has­ta Eu­ro­pa, don­de for­mó par­te del equi­po ofi­cial Au­to­del­ta Al­fa Romeo du­ran­te 1977.

Allí gi­ró en cir­cui­tos mí­ti­cos co­mo Ja­ra­ma, Nür­bur­gring o Sil­vers­to­ne, en­tre otros. “Era un sueño pa­ra mí”, di­ce.

Una vez ter­mi­na­da esa eta­pa, volvió a Uru­guay pa­ra con­ti­nuar con su pa­sión pe­ro des­de otro la­do: detrás de las cá­ma­ras. des­de ha­ce 34 años es la ca­ra de Vér­ti­go, el pro­gra­ma de automovilismo por ex­ce­len­cia de la pan­ta­lla uru­gua­ya. “Al fi­nal los au­tos fue­ron mi vi­da y me han da­do una pro­fe­sión de la que vi­vo”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.