Más del 70% de los ca­sos que lle­ga­ron a la Jus­ti­cia con el sis­te­ma pe­nal vi­gen­te se re­sol­vie­ron an­tes de lle­gar a jui­cio

El nue­vo pro­ce­so pe­nal ha­bi­li­ta que fis­ca­les ha­gan acuer­dos con la de­fen­sa para apu­rar las re­so­lu­cio­nes

Búsqueda - - PORTADA - Es­cri­be Vic­to­ria Fer­nán­dez

“¿En­tien­de lo que es­tá pa­san­do? ¿Sa­be que su de­fen­sa hi­zo un acuer­do por el cual us­ted ad­mi­tió su res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos? ¿Sa­be que si es inocen­te pue­de re­cha­zar ese acuer­do e ir a un jui­cio para de­mos­trar­lo?”. El juez pe­nal Jo­sé Gó­mez que­ría ase­gu­rar­se de que el hom­bre en­ten­día lo que su de­fen­sa ha­bía acor­da­do con la Fis­ca­lía. Por eso, du­ran­te la au­dien­cia ce­le­bra­da a fi­nes de 2017 se di­ri­gió di­rec­ta­men­te a él, no a su abo­ga­da: “¿Pue­de ex­pli­cár­me­lo con sus pa­la­bras?”.

El hom­bre ha­bía si­do de­te­ni­do por un de­li­to de hur­to es­pe­cial­men­te agra­va­do, en gra­do de ten­ta­ti­va. Su ca­so ha­bi­li­ta­ba a la Fis­ca­lía a bus­car un acuer­do con la de­fen­sa para evi­tar ir a jui­cio. Si el sos­pe­cho­so ad­mi­te su res­pon­sa­bi­li­dad, ob­tie­ne una pe­na menos se­ve­ra y se va de la au­dien­cia con una sen­ten­cia de con­de­na, sa­bien­do qué día re­cu­pe­ra­rá su li­ber­tad, en lu­gar de te­ner que es­pe­rar me­ses y has­ta años en la cár­cel has­ta que su ca­so se re­suel­va. En la ne­go­cia­ción, el fis­cal pue­de ofre­cer una dis­mi­nu­ción de la pe­na has­ta en un ter­cio de la que se­ría apli­ca­ble al ca­so.

El “pro­ce­so abre­via­do” es una de las no­ve­da­des del Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal que co­men­zó a re­gir el 1º de no­viem­bre de 2017. El nue­vo mo­de­lo pe­nal acu­sa­to­rio, en el que los jui­cios son ora­les y pú­bli­cos, ne­ce­si­ta que un gran por­cen­ta­je de los ca­sos se re­suel­van a tra­vés de vías al­ter­na­ti­vas, para evi­tar sa­tu­rar el sis­te­ma.

En ese sen­ti­do, las pri­me­ras cifras que se ma­ne­jan en ám­bi­tos ju­di­cia­les son alen­ta­do­ras: en el en­torno del 60% de los de­li­tos que se lle­va­ron a la Jus­ti­cia se re­sol­vie­ron me­dian­te pro­ce­sos abre­via­dos, in­for­ma­ron a Bús­que­da va­rias fuen­tes con­sul­ta­das. La cifra, acla­ra­ron, se tra­ta de una es­ti­ma­ción, da­do que los nú­me­ros fi­na­les aún no han si­do di­vul­ga­dos.

Por otra par­te, si se su­man otras vías al­ter­na­ti­vas al jui­cio, co­mo la sus­pen­sión con­di­cio­nal del pro­ce­so — cuan­do el impu­tado cum­ple con con­di­cio­nes, co­mo de­vol­ver lo robado o dis­cul­par­se con la víc­ti­ma, se sus­pen­de el jui­cio—, la cifra su­pera el 70% y po­dría in­clu­so al­can­zar el 80%, de acuer­do con las es­ti­ma­cio­nes.

Es­to im­pli­ca que so­lo un 20% de los de­li­tos que se ju­di­cia­li­za­ron en los pri­me­ros me­ses de apli- ca­ción del có­di­go fue­ron lle­va­dos a jui­cio.

El sub­di­rec­tor de Ser­vi­cios Ad­mi­nis­tra­ti­vos del Po­der Ju­di­cial, Mar­ce­lo Pes­ce, di­jo a Bús­que­da que los por­cen­ta­jes son un “éxi­to”. “De­mues­tran que hay una gran ali­nea­ción” con las vías al­ter­na­ti­vas, un as­pec­to cla­ve para que el nue­vo sis­te­ma dé bue­nos re­sul­ta­dos.

“An­tes de co­men­zar, ma­ne­já­ba­mos que si lle­gá­ba­mos al 30% de ca­sos re­suel­tos con pro­ce­sos abre­via­dos era un éxi­to. Y hoy se es­ti­ma que es­ta­mos ca­si en el do­ble”, va­lo­ró.

El in­ge­nie­ro di­jo que la as­pi­ra­ción se­ría lle­gar a un 90% de ca­sos re­suel­tos por vías al­ter­na­ti­vas, aun­que opi­nó que es una me­ta “di­fí­cil”.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ma­gis­tra­dos y mi­nis­tro de ape­la­cio­nes en lo pe­nal, Al­ber­to Re­yes, tam­bién opi­nó que los nú­me­ros son alen­ta­do­res. “La idea de es­te mo­de­lo es que el grue­so de los asun­tos ten­gan una sa­li­da rá­pi­da”, ex­pli­có. “Si no es así, el sis­te­ma co­lap­sa. No re­sis­te”.

“En nues­tro país ha ha­bi­do re­pa­ros, en el sen­ti­do de que el pro­ce­so abre­via­do no se ‘ tra­gue’ to­dos los ca­sos. Pe­ro ese lí­mi­te es­tá puesto en el có­di­go, ya que los ca­sos más se­rios se tie­nen que tra­mi­tar por el pro­ce­so co­mún”, in­di­có.

El trá­mi­te abre­via­do so­lo apli­ca para los de­li­tos que tie­nen una pe­na mí­ni­ma no su­pe­rior a seis años.

Los acuer­dos “re­por­tan uti­li­dad a to­dos: se aho­rran re­cur­sos, la de­fen­sa con­si­gue al­gu­na re­ba­ja de la pe­na, el sis­te­ma se ali­ge­ra. El úni­co i ncon­ve­nien­te que se dis­cu­te en to­dos los paí­ses es que la Jus­ti­cia no pue­de tra­mi­tar así to­dos los ca­sos”, ex­pli­có.

No obs­tan­te, las ob­je­cio­nes al pro­ce­so abre­via­do han ido aca­llán­do­se, eva­luó. “Se ha­bían plan­tea­do ini­cial­men­te al­gu­nas crí­ti­cas, e in­clu­so se ma­ne­jó que po­día ser in­cons­ti­tu­cio­nal”, pe­ro la ex­pe­rien­cia en otros paí­ses de­mues­tra que “la apues­ta a la sa­li­da abre­via­da ha si­do po­si­ti­va”.

Ga­ran­tías. El juez Gó­mez, a car­go de una de las se­des que tra­ba­jan con el có­di­go nue­vo, eva­luó que la cifra de sa­li­das al­ter­na­ti­vas — en­tre pro­ce­sos abre­via­dos y sus­pen­sión con­di­cio­nal del pro­ce­so— su­pera el 70%, aun­que acla­ró que no es un da­to con “ri­gor cien­tí­fi­co”. Gó­mez, que in­te­gra la co­mi­sión de im­ple­men­ta­ción del có­di­go, di­jo que “sin du­da” se tra­ta de cifras po­si­ti­vas. “A eso es a lo que as­pi­rá­ba­mos to­dos los ope­ra­do­res. Im­ple­men­tar un sis­te­ma rá­pi­do, dentro del mar­co del de­bi­do pro­ce­so”, afir­mó.

“Lo que no es­tá yen­do a abre­via­do son los jui­cios gra­ves, las ra­pi­ñas con pri­va­ción de li­ber­tad, los ho­mi­ci­dios”, se­ña­ló.

Gó­mez ex­pli­có que el rol de los jue­ces es ase­gu­rar­se que en el acuer­do en­tre la de­fen­sa y la Fis­ca­lía se res­pe­ta­ron to­das las ga­ran­tías. “Lo pri­me­ro que ha­ce­mos en la au­dien­cia es ob­te­ner una con­fir­ma­ción por par­te del impu­tado, y nos ase­gu­ra­mos de que su con­sen­ti­mien­to fue li­bre y es­pon­tá­neo. Y en un len­gua­je muy llano, no ju­rí­di­co, para que com­pren­dan”, afir­mó.

El ma­gis­tra­do con­tó que el sis­te­ma pe­nal de Chile al­can­za un 92% de so­lu­cio­nes a tra­vés de vías al­ter­na­ti­vas. “Es un ni­vel de ex­ce­len­cia”, opi­nó. No obs­tan­te, re­co­no­ció que “hay de­trac­to­res de las vías al­ter­na­ti­vas”.

“Pue­den sur­gir du­das so­bre si se es­tán dan­do al jus­ti­cia­ble las ga­ran­tías ade­cua­das. Pe­ro yo creo que co­mo lo es­ta­mos ma­ne­jan­do no­so­tros no hay po­si­bi­li­dad de fal­ta de ga­ran­tías”, eva­luó.

El fis­cal pe­nal Car­los Ne­gro es­ti­ma que l os pro­ce­sos abre­via­dos y la sus­pen­sión con­di­cio­nal del pro­ce­so al­can­za­ron un 80% de los ca­sos. Y lo es­pe­ra­ble, opi­nó, es que los de­li­tos que va­yan a jui­cio sean “aun menos”.

“La gran des­con­fian­za era si los ope­ra­do­res se iban a adap­tar a usar es­te me­ca­nis­mo”, di­jo, por lo que con­si­de­ró que las cifras son bue­nas noticias. “Don­de hay acuer­do no hay con­flic­to, y si no hay con­flic­to, el Es­ta­do no se me­te”, opi­nó.

El abo­ga­do y do­cen­te de De­re­cho Pro­ce­sal Ga­briel Va­len­tín tie­ne una vi­sión más crí­ti­ca del asun­to. A su jui­cio, el có­di­go uru­gua­yo es “de­ma­sia­do am­plio” en cuan­to al ti­po de de­li­tos que pue­den tra­mi­tar­se con el pro­ce­so abre­via­do. “Eso im­pli­ca que la ma­yo­ría de los su­pues­tos va­yan a pro­ce­so abre­via­do”, eva­luó, ya que “son muy po­cos los de­li­tos que tie­nen más de seis años de pe­na mí­ni­ma”.

Por eso con­si­de­ra que “hay que mi­rar con aten­ción” los nú­me­ros. “Hay que ana­li­zar có­mo fun­cio­nó en la reali­dad, cóß­mo se apli­có. Me pa­re­ce que ( 60%) es un por­cen­ta­je muy al­to. Pue­de ser una so­lu­ción muy prác­ti­ca, fá­cil de apli­car. Pe­ro hay que tra­tar de con­tro­lar que las ga­ran­tías mí­ni­mas se cum­plan”, eva­luó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.