¿Quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to?

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por Da­niel Gia­ne­lli

Las pro­tes­tas y mo­vi­li­za­cio­nes de los ru­ra­lis­tas “au­to­con­vo­ca­dos” han van­guar­di­za­do de­man­das com­par­ti­das por otros sec­to­res pro­duc­ti­vos, co­mo por mu­chos ciu­da­da­nos de a pie, res­pec­to del gas­to pú­bli­co, el ago­bian­te pe­so de la pre­sión tri­bu­ta­ria, el ele­va­do cos­to de la ener­gía y de otros ser­vi­cios pú­bli­cos. Ser­vi­cios cu­ya prest ación, en r ela­ción con sus cos­tos, ade­más, no se con­si­de­ra sa­tis­fac­to­ria. A pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios les preo­cu­pan tam­bién los cos­tos la­bo­ra­les y la in­fla­ción de re­gu­la­cio­nes pro­pias de na­cio­nes del pri­mer mun­do para una eco­no­mía de es­ca­la y ni­vel cla­ra­men­te in­fe­rior.

Pre­vi­si­ble­men­te la opo­si­ción ha pro­cu­ra­do ca­pi­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te to­dos es­tos cues­tio­na­mien­tos que ellos mis­mos plan­tean des­de ha­ce tiem­po. Prin­ci­pal­men­te los blan­cos, que sue­ñan con des­pla­zar al Fren­te Am­plio.

Des­de el ofi­cia­lis­mo, no menos pre­vi­si­ble­men­te, se des­ca­li­fi­có y des­me­re­ció la pro­tes­ta por ser par­te de una su­pues­ta cam­pa­ña de “la de­re­cha” para des­es­ta­bi­li­zar al go­bierno “pro­gre­sis­ta”. Cam­pa­ña que aso­cian a la “cons­pi­ra­ción” po­lí­ti­co- pe­rio­dís­ti­co-ju­di­cial que quie­re im­pe­dir que Lu­la vuel­va a la pre­si­den­cia en Bra­sil.

Más allá de es­tos en­fo­ques in­tere­sa­dos, mu­chos ciu­da­da­nos tie­nen la sen­sa­ción de que ni por iz­quier­da, ni por de­re­cha, ni por el cen­tro se per­ci­be que el sen­ti­mien­to que emer­ge de la pro­tes­ta ru­ra­lis­ta, que cru­za ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal­men­te a la so­cie­dad uru­gua­ya in­de­pen­dien­te­men­te de ac­ti­vi­da­des y pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, es el es­bo­zo de una re­be­lión del con­tri­bu­yen­te an­te un Es­ta­do que li­mi­ta sus po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo y que sien­te que lo as­fi­xia. Se tra­ta de un sen­ti­mien­to que in­clu­ye otros cues­tio­na­mien­tos so­bre la ac­tua­ción de go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos, que no de­be­rían ig­no­rar o des­aten­der.

Cuan­do el ru­ra­lis­mo y otros sec­to­res pro­duc­ti­vos pro­tes­tan por el au­men­to del gas­to pú­bli­co, de los im­pues­tos y de las ta­ri­fas, los cos­tos sa­la­ria­les y las re­gu­la­cio­nes im­pues­tas lo ha­cen por­que sa­ben que pe­se a la bo­nan­za eco­nó­mi­ca vi­vi­da — el go­bierno se ufa­na por 15 años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co—, po­co o na­da se hi­zo en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra vial o ferroviaria. Y por­que bas­ta la exi­gen­cia de un gi­gan­te em­pre­sa­rial co­mo UPM, sin si­quie­ra com­pro­me­ter­se a con­cre­tar la in­ver­sión, para que de bue­nas a pri­me­ras el go­bierno se pon­ga a tra­ba­jar. Y, co­mo si na­da, el mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas con­si­de­ra ne­ce­sa­rio destacar lo ob­vio: que el ra­mal Pa­so de los To­ros- Mon­te­vi­deo be­ne­fi­cia­rá a otros pro­duc­to­res. ¡ Bueno se­ría que so­lo UPM pu­die­ra usar las vías!

Cuan­do el ru­ra­lis­mo y otros sec­to­res pro­duc­ti­vos pro­tes­tan por el gas­to, los im­pues­tos y las ta­ri­fas, lo ha­cen por­que son cons­cien­tes del des­pil­fa­rro de los re­cur­sos que le son ex­traí­dos y por­que sa­ben por ex­pe­rien­cia que nin­gún mi­nis­tro de Eco­no­mía, por más aus­te­ro que sea, pue­de evi­tar­lo. La bu­ro­cra­cia tie­ne há­bi­tos e iner­cias in­con­tro­la­bles. Pe­ro ade­más, por­que quien más quien menos tie­ne co­no­ci­mien­to de aco­mo­dos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que pa­gan ad­he­sio­nes, com­pran leal­ta­des po­lí­ti­cas o paz sin­di­cal.

Há­bi­to que no co­no­ce co­lor po­lí­ti­co y al que ni si­quie­ra la dic­ta­du­ra mi­li­tar fue aje­na. Uru­gua­yis­mo que los po­lí­ti­cos ex­plo­tan y que muy po­cos com­ba­ten ho­nes­ta­men­te.

La opo­si­ción ma­cha­ca en las pér­di­das de An­cap, del Fon­des, de lo des­ca­be­lla­do del pro­yec­to Alas Uru­guay, o del de la re­ga­si­fi­ca­do­ra — que se le quie­re en­do­sar a la mul­ti­na­cio­nal Shell—, o los gas­tos de las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas, o el cos­to del An­tel Are­na. O los suel­dos ge­ren­cia­les en em­pre­sas pú­bli­cas que se ri­gen por el de­re­cho pri­va­do que su­pe­ran el 60% del suel­do del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Etc., etc., etc.

Son es­tas “aven­tu­ras” em­pre­sa­ria­les, es­tas ma­las in­ver­sio­nes, es­tos ma­los ne­go­cios a car­go de la no­men­cla­tu­ra fren­team­plis­ta lo que fas­ti­dia y har­ta a quie­nes se es­fuer­zan día a día por man­te­ner sus ac­ti­vi­da­des a flo­te y a quie­nes ni si­quie­ra lo lo­gra­ron.

Ri­di­cu­li­zar sus que­jas y cues­tio­na­mien­tos, atri­buir­les in­ten­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras o se­ña­lar que su ver­da­de­ro pro­pó­si­to es eli­mi­nar los pro­gra­mas so­cia­les del go­bierno — aun­que al­gún día otros ten­drán que re­vi­sar­los y re­en­fo­car­los para evi­tar que ter­mi­nen sien­do un ins­tru­men­to clien­te­lar—, es no en­ten­der na­da. Es po­lí­ti­ca ba­ra­ta, ma­ni­queís­mo pu­ro. Y lo sa­ben. Sa­ben que no tie­nen me­jo­res ar­gu­men­tos para de­fen­der lo in­de­fen­di­ble.

La opo­si­ción ex­plo­ta to­das es­tas si­tua­cio­nes y el ofi­cia­lis­mo acier­ta cuan­do de­vuel­ve el gol­pe y cues­tio­na el ma­ne­jo de re­cur­sos y la dis­cre­cio­na­li­dad con la que con­tra­tan per­so­nal las in­ten­den­cias en po­der de la opo­si­ción (12 na­cio­na­lis­tas y una co­lo­ra­da), cu­yas prác­ti­cas no sue­len ser muy di­fe­ren­tes a las de quie­nes cri­ti­can al go­bier- no na­cio­nal. Abun­dan los car­gos de con­fian­za po­lí­ti­ca muy bien re­mu­ne­ra­dos y tam­po­co des­ta­can por su efi­cien­cia y ca­li­dad los ser­vi­cios que pres­tan.

En las úl­ti­mas se­ma­nas se ven­ti­la­ron un par de ca­sos en las co­mu­nas ba­jo go­bier­nos blan­cos en La­va­lle­ja y Ce­rro Lar­go. La Jun­ta De­par­ta­men­tal de La­va­lle­ja ne­gó au­to­ri­za­ción a la in­ten­den­ta Adriana Pe­ña para con­ce­der au­men­tos sa­la­ria­les con­si­de­ra­dos es­can­da­lo­sos a va­rios de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res. En­tre ellos su pa­re­ja, quien de­bi­do al re­vue­lo pú­bli­co anun­ció que no lo co­bra­ría.

En Ce­rro Lar­go, el i nten­den­te Ser­gio Bo­ta­na aca­ba de re­co­no­cer que ni bien reasu­mió la je­fa­tu­ra co­mu­nal en 2015 re­in­gre­só a 202 fun­cio­na­rios ( “fue­ra de la nor­ma”, pe­ro en “un ac­to de jus­ti­cia”, ex­pli­có) ce­sa­dos por Pe­dro Sa­ra­via, quien lo su­plió en el car­go mien­tras el in­ten­den­te ha­cía cam­pa­ña para lo­grar la re­elec­ción. Bo­ta­na ca­li­fi­có los ce­ses de “per­se­cu­ción po­lí­ti­ca”. Sa­ra­via lo ne­gó.

Sea co­mo fue­re, Bo­ta­na sa­be que to­do fun­cio­na­rio des­ti­tui­do tie­ne vías le­ga­les para lo­grar el re­in­te­gro al car­go si su ce­se fue un ac­to ar­bi­tra­rio. Sa­be que lo su­yo fue una al­cal­da­da

para re­com­pen­sar ser­vi­cios que con­tri­bu­ye­ron a su re­elec­ción.

La se­ma­na pa­sa­da cir­cu­ló en Internet una fo­to­co­pia del con­tra­to de ads­crip­ción a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra, con una re­mu­ne­ra­ción men­sual más que en­vi­dia­ble para la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos y pri­va­dos, de una no­to­ria mi­li­tan­te fe­mi­nis­ta, de ori­gen co­lo­ra­do re­con­ver­ti­da años atrás en ac­ti­vis­ta fren­tis­ta.

El di­rec­tor de Re­dac­ción de El País, Mar­tín Agui­rre, alu­dió en su co­lum­na del pa­sa­do do­min­go a un bió­lo­go ads­crip­to al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía e iro­ni­za so­bre los apor­tes que el ads­crip­to po­dría efec­tuar al mi­nis­tro As­to­ri.

El fas­ti­dio y el har­taz­go res­pec­to de cier­tas prác­ti­cas y ma­ne­jos po­lí­ti­cos, del apro­ve­cha­mien­to y abu­so que ha­cen go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos de los re­cur­sos que el Es­ta­do ob­tie­ne de los con­tri­bu­yen­tes, no tie­ne co­lor po­lí­ti­co. Es un sen­ti­mien­to ca­da vez más ex­ten­di­do y pro­fun­do que de­be ser te­ni­do en cuen­ta y con­tem­pla­do a ries­go de en­fren­tar nue­vas pro­tes­tas. Pro­tes­tas a las que cier­ta­men­te no se va a su­mar la di­ri­gen­cia sin­di­cal, que so­lo se mo­vi­li­za por ven­ta­jas y pri­vi­le­gios pro­pios, los que so­lo son po­si­bles con más y más re­cur­sos ex­traí­dos a los con­tri­bu­yen­tes.

¿Ha­brá en el ám­bi­to po­lí­ti­co quien se ani­me a po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.