De pro­ble­ma abs­trac­to a te­ma de la agen­da po­lí­ti­ca co­ti­dia­na

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

tió: “He­mos per­di­do aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na bas­tan­te an­tes que los go­bier­nos del Fren­te”.

El ca­so Sen­dic y las con­se­cuen­cias de la po­lí­ti­ca apli­ca­da en An­cap, su­ma­do a las ta­ri­fas que au­men­ta­ron ayu­da­ron a crear un cli­ma de des­con­ten­to.

“Hoy no nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de lo que sa­le del país ha­cia el mun­do. Es­ta cri­sis era to­tal­men­te evi­ta­ble”, di­jo en­ton­ces el se­na­dor blan­co Luis La­ca­lle Pou cuan­do es­ta­lló la si­tua­ción que ter­mi­nó con la re­nun­cia del vi­ce­pre­si­den­te.

Sin em­bar­go, uru­gua­yos que via­ja­ron al ex­te­rior y quie­nes si­guie­ron la pren­sa de otros paí­ses en esos días co­men­za­ron a re­ci­bir men­sa­jes que iban en sen­ti­do con­tra­rio: Uru­guay era vis­to co­mo un país tan se­rio que no to­le­ra­ba la men­ti­ra de un vi­ce­pre­si­den­te a pro­pó­si­to de su su­pues­to tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio ni que hu­bie­ra he­cho pe­que­ñas pe­ro reite­ra­das com­pras per­so­na­les con una tar­je­ta cor­po­ra­ti­va, co­mo in­for­mó Bús­que­da.

El Fren­te Am­plio du­dó y de­mo­ró, pe­ro fi­nal­men­te sa­lió ai­ro­so al acep­tar la opi­nión de su pro­pio Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca y re­sol­ver el ca­so que cau­só in­dig­na­ción en la opi­nión pú­bli­ca y que aún es­tá en la ór­bi­ta de la Jus­ti­cia pe­nal, igual que el que in­vo­lu­cra al se­na­dor Leo­nar­do de León.

“En­vi­dia y me­dio­cri­dad”. Cuan­do aún las re­des no ha­bían ago­ta­do del to­do la pro­duc­ción de me­mes y co­men­ta­rios de va­ria­do tono y ni­vel acer­ca del desem­pe­ño de Sen­dic al fren­te de la pe­tro­le­ra es­ta­tal An­cap y co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, los edi­les fren­tis­tas del de­par­ta­men­to de So­riano pu­sie­ron so­bre el ta­pe­te el ca­so del in­ten­den­te blan­co Agus­tín Bas­cou, acu­sa­do de es­tar a am­bos la­dos del mos­tra­dor, ya que una es­ta­ción de ser­vi­cio de su pro­pie­dad era pro­vee­do­ra del com­bus­ti­ble que ad­qui­ría la pro­pia co­mu­na.

Fue en­ton­ces que La­ca­lle Pou, a di­fe­ren­cia del lí­der de Jun­tos, Jor­ge La­rra­ña­ga, pro­pu­so, sin éxi­to, sus­pen­der al in­ten­den­te.

Una vuelta de tuer­ca del ca­so Bas­cou y de otros con re­per­cu­sión en la in­ter­na blan­ca es el ca­so del in­ten­den­te de Ar­ti­gas, Pa­blo Ca­ram.

El do­min­go 4 Te­le­do­ce in­for­mó que nue­ve fa­mi­lia­res de Ca­ram ocu­pan car­gos de con­fian­za en la in­ten­den­cia nor­te­ña, in­clu­yen­do su pa­re­ja, pri­mos y so­bri­nos.

Mien­tras Ca­ram di­jo que “la me­dio­cri­dad cam­pea” y que la opo­si­ción ac­túa por “en­vi­dia”, fuen­tes del Partido Na­cio­nal ad­mi­tie­ron que la di­fu­sión del ne­po­tis­mo se de­be a una lu­cha de po­der in­ter­na, ya que el in­ten­den­te fue elec­to por el sec­tor de La­rra­ña­ga, pe­ro ha­ce al­gu­nos días se pa­só al de La­ca­lle Pou.

El pre­si­den­te de la Jun­ta de Trans­pa­ren­cia y Éti­ca Pú­bli­ca (Ju­tep), Ri­car­do Gil Iri­bar­ne, di­jo que se es­tá ana­li­zan­do es­te ca­so y otros, pe­ro ad­vir­tió que el de­cre­to 30 de 2003 prohí­be que pa­rien­tes di­rec­tos de un je­rar­ca tra­ba­jen en la mis­ma re­par­ti­ción.

El de­cre­to, in­for­mó El Ob­ser­va­dor el martes 6, no afec­ta los pa­ren­tes­cos de ter­cer gra­do ( pri­mos y so­bri­nos). No obs­tan­te, Gil se pre­gun­tó: “¿Es buen men­sa­je para la ciu­da­da­nía que al­guien que ma­ne­ja di­ne­ros pú­bli­cos ge­ne­re tra­ba­jo para su fa­mi­lia?”.

El je­rar­ca di­jo tam­bién en ra­dio Mon­te Car­lo que hay que ana­li­zar “qué es lo que es­tá sin­tien­do y pen­san­do la ciu­da­da­nía so­bre las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res de je­rar­cas con fun­cio­na­rios que con­tra­tan, por­que no es al­go desea­ble”.

El año pa­sa­do Gil ha­bía des­ta­ca­do en Bús­que­da la ne­ce­si­dad de aten­der los pro­ble­mas de la éti­ca pú­bli­ca: “Te­ne­mos que dar un men­sa­je a la ciu­da­da­nía mu­cho más cla­ro, mu­cho más trans­pa­ren­te, mu­cho más sól i do. Y per­ci­bo que no to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co uru­gua­yo com­par­te esa vi­sión. Al­gu­nos pien­san que es­ta­mos bien y otros pien­san que es­tos te­mas les sir­ven si pue­den sa­car­le pro­ve­cho po­lí­ti­co. Creo que acá na­die pue­de sa­car un pro­ve­cho po­lí­ti­co, sino que to­do el sis­te­ma se de­bi­li­ta y to­da la ima­gen del sis­te­ma po­lí­ti­co se com­pli­ca fren­te a una ciu­da­da­nía que es­tá le­gí­ti­ma­men­te preo­cu­pa­da por es­te ti­po de co­sas”, co­mo los gas­tos con las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas de An­cap rea­li­za­dos por Sen­dic y otros di­rec­to­res. ( Bús­que­da N º 1.924)

El se­na­dor na­cio­na­lis­ta Luis Al­ber­to He­ber, por su par­te, re­cor­dó es­ta se­ma­na la si­tua­ción del sub­se­cre­ta­rio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y ex pro­se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia, Jor­ge Váz­quez, her­mano del pre­si­den­te.

A los ca­sos de Sen­dic, Bas­cou, Ca­ram o el del exin­ten­den­te de Flo­res Ar­man­do Cas­ta­nig­de­bat, in­ves­ti­ga­do por la Jus­ti­cia des­de 2014 a raíz de la ad­ju­di­ca­ción de unas obras, se su­mó el del ac­tual je­fe co­mu­nal de Ce­rro Lar­go, Ser­gio Bo­ta­na, cues­tio­na­do por ha­ber rea­li­za­do 202 con­tra­tos di­rec­tos.

“Ver­güen­za es que us­ted asu­ma que co­me­te ar­bi­tra­rie­da­des, que con­tra­ta aun­que sea fue­ra de nor­ma, que se eri­ja en quien im­par­te ‘ jus­ti­cia’, y lo peor, que pien­se que ha­ce lo co­rrec­to. No es Luis XIV, ni el Es­ta­do es us­ted. Des­pués ha­cen gár­ga­ras con la de­fen­sa de la Re­pú­bli­ca...”, sen­ten­ció en un tuit el dipu­tado co­lo­ra­do Fer­nan­do Ama­do.

Ade­más de Sen­dic, su­pues­tas fal­tas éti­cas afec­ta­ron t am­bién a otros fren­team­plis­tas: el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo, Da­niel Mar­ti­nez, y la pre­si­den­ta del Fren­te Am­plio en Mal­do­na­do, Susana Her­nán­dez.

A la es­cri­ba­na Her­nán­dez le re­pro­cha­ron ha­ber ope­ra­do con di­ne­ro de sus clien­tes en Cam­bio Nel­son, que que­bró el ve­rano pa­sa­do, mien­tras que el edil del Partido de la Con­cer­ta­ción Gui­ller­mo Fa­ce­llo de­nun­ció en 2015 que, con co­no­ci­mien­to de Mar­tí­nez, se ne­go­cia­ron “vo­tos de edi­les opo­si­to­res ofre­cién­do­les a cam­bio car­gos en la in­ten­den­cia”.

So­bre fin del año pa­sa­do, la pri­me­ra se­na­do­ra t ran­se­xual de la his­to­ria del país, Mi­che­lle Suá­rez, fue for­za­da a re­nun­ciar por el Partido Co­mu­nis­ta lue­go de que la Jus­ti­cia de­ter­mi­na­ra que, co­mo abo­ga­da, ha­bía fal­si­fi­ca­do fir­mas para sa­car­le a un hom­bre la pa­tria po­tes­tad de su hi­jo.

Éti­ca y ‘ t r as­no­cha­dos’ en Pi­riá­po­lis. “De­be­mos es­tar aler­tas fren­te a los que pu­die­ran ver­se ten­ta­dos — y no es­ta­mos li­bres— de las aven­tu­ras des­es­ta­bi­li­za­do­ras de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca. Sin mie­do, con fir­me­za, de­be­mos res­pon­der con res­pon­sa­bi­li­dad a es­tos tras­no­cha­dos, con más de­mo­cra­cia, con más po­lí­ti­ca”, di­jo du­ran­te su dis­cur­so el pre­si­den­te del Fren­te Am­plio, Ja­vier Mi­ran­da, con mo­ti­vo del ac­to que se reali­zó el do­min­go 4 fren­te al Pa­be­llón de las Ro­sas, en Pi­riá­po­lis para fes­te­jar los 47 años de la coa­li­ción.

Las afir­ma­cio­nes de Mi­ran­da y la gran mo­vi­li­za­ción del Fren­te fue una res­pues­ta a men­sa­jes, so­bre to­do en las re­des so­cia­les, por par­te de al­gu­nos de los pro­duc­to- res ru­ra­les au­to­con­vo­ca­dos en la se­gun­da quin­ce­na de enero.

Mi­ran­da di­jo que el dis­cur­so de “‘que se va­yan to­dos’ con­du­ce, o bien al au­to­ri­ta­ris­mo me­siá­ni­co que ya vi­vi­mos, o a la des­re­gu­la­ción que de­ja li­bra­da a las fuer­zas bru­tas y cie­gas de los in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos, don­de se pro­fun­di­za la de­sigual­dad y se afir­man los pri­vi­le­gios”.

Des­pués Mi­ran­da in­gre­só en el ca­pí­tu­lo de la éti­ca, mien­tras el ex vi­ce­pre­si­den­te Sen­dic es­cu­cha­ba des­de el pú­bli­co: “Es un de­ber de ca­da agen­te pú­bli­co, de ca­da uno, con­du­cir­se éti­ca­men­te. No so­lo no ro­bar, sino tam­bién no en­ga­ñar, ha­cer reali­dad co­ti­dia­na la idea de ser­vi­dor pú­bli­co. No pro­cu­rar el be­ne­fi­cio pro­pio o de los nues­tros, sino el de la co­mu­ni­dad, sin ami­guis­mos”.

Ge­rar­do Cae­tano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.