Para la Jus­ti­cia brasileña, de­nun­cias de coimas de OAS a Uru­guay por la re­ga­si­fi­ca­do­ra “son plau­si­bles”, pe­ro no en­con­tró prue­bas

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Raúl San­to­pie­tro

La ma­yor sos­pe­cha que de­ri­vó en la ins­tal ación de l a co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra li­de­ra­da por el blan­co Pa­blo Ab­da­la ve­nía de la Jus­ti­cia brasileña. El em­pre­sa­rio Be­ne­di­to Ro­drí­guez de Oli­ve­ra, co­no­ci­do co­mo Be­né, de­nun­ció en una de­la­ción pre­mia­da que la cons­truc­to­ra OAS ha­bía he­cho lle­gar US$ 1 millón a la “Ca­sa Ci­vil” uru­gua­ya — al­go equi­va­len­te a la Se­cre­ta­ría de Pre­si­den­cia— para que la obra de la re­ga­si­fi­ca­do­ra le fue­ra ad­ju­di­ca­da. En esa de­cla­ra­ción se cen­tró el de­ba­te en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes cuan­do se vo­tó ins­ta­lar la in­ves­ti­ga­do­ra. La in­for­ma­ción que sur­gió en las úl­ti­mas se­ma­nas des­de Bra­sil su­po­ne un gol­pe para los ob­je­ti­vos que se ha­bía plan­tea­do la opo­si­ción uru­gua­ya.

El 11 de mayo de 2016 el em­pre­sa­rio Be­né, acom­pa­ña­do de su abo­ga­do, fir­mó un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral en el cual da­ba in­for­ma­ción a cam­bio de su li­ber­tad. Re­la­tó una de­ce­na de si­tua­cio­nes que in­vo­lu­cra­ban pa­go de coimas, y en­tre ellas apa­re­ció la men­ción a Uru­guay.

Be­né di­jo que en­tre fi­nes de 2012 y prin­ci­pios de 2013 Eduar­do Se­rrano, en­ton­ces je­fe de ga­bi­ne­te del go­ber­na­dor de Mi­nas Ge­rais, Fer­nan­do Pi­men­tel, con­tac­tó a un co­la­bo­ra­dor e in­for­mó que la em­pre­sa OAS iba a ayu­dar en la cam­pa­ña elec­to­ral de Pi­men­tal en 2014. A cam­bio, Se­rrano les pi­dió que Pi­men­tel in­ter­vi­nie­ra para que la em­pre­sa re­sul­ta­ra ad­ju­di­ca­da en la cons­truc­ción de un ga­so­duc­to en Uru­guay.

“Fer­nan­do Pi­men­tel te­nía con­tac­tos con el en­ton­ces je­fe de la Ca­sa Ci­vil del pre­si­den­te (Jo­sé) Mu­ji­ca, lo que via­bi­li­zó la con­tra­ta­ción de OAS para di­cho ga­so­duc­to”, de­cla­ró. La con­tra­par­te uru­gua­ya re­ci­bi­ría US$ 1 millón por fa­vo­re­cer a la em­pre­sa, se­gún re­la­tó el em­pre­sa­rio. Ade­más, Be­né con­tó que el co­la­bo­ra­dor de OAS se­ría Jor­ge Fon­tes y un eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa de ape­lli­do Ma­cha­do, que Pi­men­tel en­co­men­dó el pa­go de las coimas a su fun­cio­na­rio Oti­lio Prado y que la ope­ra­ción se rea­li­za­ra en la di­rec­ción de la em­pre­sa MOP — con­sul­to­ría a nom­bre de Prado—. Pe­ro no men­cio­nó nin­gún nom­bre vin­cu­la­do a la Pre­si­den­cia uru­gua­ya a po­li­cía fe­de­ral bra- si­le­ña los con­si­de­ró co­mo “ele­men­tos in­ci­pien­tes” para sus in­ves­ti­ga­cio­nes y se pu­so a in­da­gar en bus­ca de prue­bas que con­fir­ma­ran los he­chos. Para el de­la­tor es im­pres­cin­di­ble que sus di­chos se con­fir­men con prue­bas por­que so­lo así se pue­de va­li­dar el acuer­do de co­la­bo­ra­ción. El dipu­tado Ab­da­la se hi­zo eco de es­ta de­la­ción y lo plan­teó co­mo sos­pe­cha de po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so que lle­vó a la fa­lli­da plan­ta re­ga­si­fi­ca­do­ra de Gas Sa­ya­go, la so­cie­dad crea­da por An­cap y UTE.

La co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra pi­dió in­for­ma­ción a Bra­sil a tra­vés de la Cancillería, pe­ro no lo­gró avan­zar. Sin em­bar­go, se­ma­nas atrás Ab­da­la in­cor­po­ró a la co­mi­sión un nue­vo do­cu­men­to de la Po­li­cía Fe­de­ral en que se mues­tra los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción he­cha a par­tir de los da­tos que apor­tó el em­pre­sa­rio Be­né.

“Con la pro­fun­di­za­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a la Ope­ra­ción Acró­ni­mo se cons­ta­tó que las em­pre­sas iden­ti­fi­ca­das en tal ope­ra­ción fue­ron pro­ba­ble­men­te uti­li­za­das co­mo me­dio para di­si­mu­lar el pa­sa­je de va­lo­res in­de­bi­dos al agen­te po­lí­ti­co Fer­nan- do Pi­men­tel, los cua­les fue­ron ofer­ta­dos por em­pre­sas pri­va­das”.

En re­la­ción con los víncu­los con Jor­ge For­tes y el eje­cu­ti­vo de ape­lli­do Ma­cha­do, la po­li­cía fe­de­ral reali­zó aná­li­sis al te­lé­fono de Be­né y con­fir­mó que hu­bo va­rios en­cuen­tros en­tre los in­ves­ti­ga­dos, lo que de­mues­tra que “las in­for­ma­cio­nes son efec­ti­va­men­te plau­si­bles”.

Se ci­tó a de­cla­rar a am­bos, pe­ro tan­to Jor­ge Luiz de Sou­za Fon­tes co­mo Ra­mil­ton Li­ma Ma­cha­do Ju­nior se am­pa­ra­ron en su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de per­ma­ne­cer en si­len­cio. Los dos im­pli­ca­dos es­tán ne­go­cian­do la op­ción de rea­li­zar una de­la­ción pre­mia­da, pe­ro has­ta el mo­men­to no lo con­cre­ta­ron.

An­te es­ta si­tua­ción, la Jus­ti­cia brasileña con­clu­yó que “el es­fuer­zo que se reali­zó en la in- ves­ti­ga­ción ( pe­di­dos de captura, au­dien­cias, aná­li­sis de ma­te­rial in­cau­ta­do), no pro­du­jo un con­te­ni­do que coin­ci­da con las de­cla­ra­cio­nes de Be­né”. El do­cu­men­to agre­ga que “es­to no sig­ni­fi­ca que los he­chos re­la­ta­dos no ocu­rrie­ran, sino que el Es­ta­do no con­si­guió do­cu­men­tar por me­dio de otros ele­men­tos ob­je­ti­vos la men­cio­na­da en­tre­ga de di­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.