Hay 78 bar­cos aban­do­na­dos en los puer­tos del país; el go­bierno

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Mar­tín Mo­co­roa

Leer los plie­gos de las li­ci­ta­cio­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio- nal de Puer­tos (ANP) para re­ti­rar y des­gua­zar bar­cos aban­do­na­dos es co­mo es­cu­char una es­pe­cie de batalla na­val con mu­chos ma­ti­ces. En una de es­tas par­ti­das, por ejem­plo, el bu­que que­dó “se­mi­hun­di­do y es­co­ra­do a ba­bor”, el “se­mi­hun­di­do con ave­rías en proa”, y el

“va­ra­do” y “es­co­ra­do”. El

y el se man­tu­vie­ron a flo­te.

La ma­yor par­te de los bar­cos aban­do­na­dos se acu­mu­lan en el di­que de cin­tu­ra del puer­to de Mon­te­vi­deo. Ahí, las des­crip­cio­nes frías de las li­ci­ta­cio­nes con­for­man una es­ce­na de­ca­den­te, pe­ro tam­bién al­go be­lla. En ese ce­men­te­rio los cuer­pos es­tán a la vis­ta. De­ce­nas de bar­cos que al­gu­na vez na­ve­ga­ron tri­pu­la­dos por ma­ri­ne­ros de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des des­can­san aho­ra en po­si­cio­nes ex­tra­ñas, con las ci­ca­tri­ces a la vis­ta, con sus es­truc­tu­ras y sus co­lo­res más o menos des­gas­ta­dos.

A ni­vel ope­ra­ti­vo no hay poe­sía. Lo que hay allí, para el vi­ce­pre­si­den­te de la ANP, Juan Jo­sé Do­mín­guez, es “una ver­güen­za”. Se­gún di­jo, dis­tri­bui­dos en dis­tin­tos puer­tos del país, hay 78 bar­cos aban­do­na­dos.

En ge­ne­ral, to­do em­pie­za con em­pre­sas que se fun­den. Ahí em­pie­za to­do un en­go­rro­so pro­ce­so que im­pi­de al Es­ta­do to­mar po­se­sión del bar­co para re­ti­rar­lo y des­gua­zar­lo: asun­tos de ban­de­ra, de acree­do­res, de se­gu­ros. La ma­yo­ría de l os bar­cos que pue­blan los ce­men­te­rios son pes­que­ros, de en­tre 30 y 60 me­tros de es­lo­ra (lar­go) y en­tre 7 y 11 de man­ga (an­cho). Sus pro­ce­den­cias son va­ria­das, hay ex­tran­je­ros y na­cio­na­les. En el di­que de cin­tu­ra del Puer­to de Mon­te­vi­deo es­pe­ra, por ejem­plo, par­te de la flo­ta de bar­cos de Fri­pur.

En una en­tre­vis­ta con el mi­nis­tro de Trans­por­te, Víc­tor Ros­si, re­co­no­ció su preo­cu­pa­ción por el te­ma. A las di­fi­cul­ta­des le­ga­les se su­ma una ba­ja in­ter­na­cio­nal del pre­cio del hie­rro que des­in­cen­ti­va el in­te­rés de los cha­ta­rre­ros. Si bien sos­tu­vo que con nor­mas i nclui­das en las úl­ti­mas ren­di­cio­nes de cuen­tas l ogra­ron “agi­li­zar” un pro­ce­so ju­di­cial que an­tes era “eterno”, di­jo que aún es­tán bus­can­do una fór­mu­la que so­lu­cio­ne el te­ma “de for­ma per­ma­nen­te”.

En los pró­xi­mos me­ses la ANP da­rá dos pa­sos más en la bús­que­da de esa fór­mu­la. Do­mín­guez y el di­rec- tor en re­pre­sen­ta­ción del Partido Na­cio­nal, Juan Cur­be­lo, in­for­ma­ron a Bús­que­da que el or­ga­nis­mo ha­rá un lla­ma­do a li­ci­ta­ción para el re­ti­ro y des­gua­ce de 20 bar­cos aban­do­na­dos.

En pa­ra­le­lo, Do­mín­guez con­tó que es­tán tra­ba­jan­do en un pro­yec­to de de­cre­to que fa­ci­li­te el pro­ce­so. Se­gún di­jo, pre­vén “otor­gar in­mu­ni­dad im­po­si­ti­va” para que el ne­go­cio sea más atrac­ti­vo y, por otro, ge­ne­rar ma­yo­res ga­ran­tías para que el Es­ta­do pue­da to­mar po­se­sión so­bre esos bar­cos.

En la mis­ma lí­nea, Cur­be­lo cree ne­ce­sa­rio ac­tua­li­zar la le­gis­la­ción.

“Fo­co de con­ta­mi­na­ción”. Mar­ce­lo D’anatro fue pre­fec­to del puer­to de Mon­te­vi­deo en 2013 y 2014 y del de Pun­ta del Es­te has­ta el año pa­sa­do, cuan­do pa­só a ser je­fe del Es­ta­do Ma­yor de Pre­fec­tu­ra. Se­gún su ex­pe­rien­cia, los bar­cos aban­do­na­dos no ge­ne­ran ries­gos i mpor­tan­tes para la se­gu­ri­dad en la na­ve­ga­ción.

Ge­ne­ral­men­te esos bu­ques es­tán ama­rra­dos en zo­nas que no son pro­pi­cias para la ac­ti­vi­dad ope­ra­ti­va, don­de hay ba­jos ca­la­dos y to­can fon­do cuan­do hay ba­jan­te. En prin­ci­pio eso ha­ce im­pro­ba­ble que ha­ya hun­di­mien­tos o que los bar­cos na­ve­guen. La si­tua­ción pue­de com­pli­car­se con los tem­po­ra­les. En esas cir­cuns­tan­cias sí pue­den sol­tar­se las ama­rras y los bar­cos pue­den mo­ver­se y con­ver­tir­se en un pro­ble­ma.

Para D’anatro, el “prin­ci­pal ries­go” que traen los bar­cos aban­do­na­dos es l a con­ta­mi­na­ción. Acei­tes, com­bus­ti­bles, mo­to­res, ge­ne­ra­do­res y la sen­ti­na (ca­vi­dad en la que se acu­mu­lan las aguas pro­ce­den­tes de fil­tra­cio­nes) son los pun­tos crí­ti­cos a te­ner en cuen­ta.

“Si en­tra agua y sa­le a tan­ques que tra­ba­ja­ron con com­bus­ti­bles pe­sa­dos te man­cha to­do. Si se da vuelta un bar­co, te­ne­mos un fo­co de con­ta­mi­na­ción im­por­tan­te”, di­jo.

La ANP y Pre­fec­tu­ra ha­cen re­co­rri­das pe­rió­di­cas para mo­ni­to­rear la si­tua­ción y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.