Pre­pa­ra una li­ci­ta­ción para re­ti­rar y des­gua­zar un lo­te de 20

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

to­mar me­di­das si hay de­rra­mes o ries­gos de de­rra­mes. El pre­fec­to de ca­da zo­na es el res­pon­sa­ble de aten­der los in­ci­den­tes. Si se lle­ga a ver su­pe­ra­do por la mag­ni­tud del de­rra­me o el ries­go de con­ta­mi­na­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad pa­sa al pre­fec­to na­cio­nal na­val, que dis­po­ne de to­dos los me­dios de la Ar­ma­da para aten­der el pro­ble­ma.

Ma­nio­bras “com­ple­jas y ries­go­sas”. Si la ANP lo­gra ce­rrar to­do el en­go­rro­so pro­ce­so, los bar­cos aband o na­dos t er mi­nan em­pa­ca­dos en con­te­ne­do­res, en for­ma de cha­ta­rra de ace­ro, y van a pa­rar a In­dia, Viet­nam, Chi­na o Co­rea. Mo­vi­luno ( So­ma­sol S. A.) brin­da des­de ha­ce cer­ca de 20 años ser­vi­cios a ma­qui­na­ria por­tua­ria en el puer­to de Mon­te­vi­deo y en puer­tos del in­te­rior co­mo el de Nue­va Pal­mi­ra, el de Fray Ben­tos o el de Co­lo­nia.

En 2015 la em­pre­sa de­ci­dió abrir una uni­dad es­pe­cí­fi­ca para el sal­va­men­to, el res­ca­te de bu­ques y su dis­po­si­ción fi­nal. Las ope­ra­cio­nes de re­ti­ro de bar­cos aban­do­na­dos, ex­pli­có a Bús­que­da su di­rec­tor Ri­car­do Sil­va, sue­len im­pli­car “ma­nio­bras muy com­ple­jas y muy ries­go­sas”.

Los ser­vi­cios más sen­ci­llos, cuan­do el bar­co es­tá a flo­te, ron­dan los US$ 100.000. Los más com­pli­ca­dos, con bu­ques hun­di­dos e in­clu­so da­dos vuelta, pue­den lle­gar a cos­tar US$ 1,5 mi­llo­nes. El va­lor de ven­ta de una to­ne­la­da de cha­ta­rra de ace­ro r on­da l os US$ 200 y los bar­cos aban­do­na­dos sue­len pe­sar unas 600 to­ne­la­das.

Es­tas ope­ra­cio­nes más di­fí­ci­les re­quie­ren de grúas flo­tan­tes — que se traen del ex­te­rior—, re­mol­ca­do­res y bu­zos. Los equi­pos de tra­ba­jo en esos ca­sos pue­den lle­gar a las 25 per­so­nas.

El pri­mer ries­go que tie­nen l as ope­ra­cio­nes es hu­mano, cuen­ta Sil­va. Los bu­zos en al­gu­nos ca­sos de­ben en­trar a los bar­cos para pa­sar lin­gas y fa­jas o para ta­par en­tra­das de agua. Tra­ba­jan en un es­pa­cio con­fi­na­do y de­ben ha­cer to­dos los mo­vi­mien­tos “al tac­to” ya que en la bahía del puer­to de Mon­te­vi­deo “la vi­si­bi­li­dad es ce­ro”.

“Cual­quier co­sa que l es pa­se pue­de ser gra­ve”, ase­gu­ra.

El otro ries­go son los hi­dro­car­bu­ros. Se tra­ba­ja con bar­cos de­te­rio­ra­dos y si se rom­pe la es­truc­tu­ra al mo­ver­lo pue­de de­ri­var en un de­rra­me. La Pre­fec­tu- ra les exi­ge que ten­gan “un sis­te­ma de con­ten­ción de de­rra­mes”.

La re­mo­ción de un bar­co in­glés con 400 to­ne­la­das de com­bus- t i ble fue una de l as ope­ra­cio­nes más de­li­ca­das que rea­li­za­ron, se­gún con­tó Sil­va.

El di­rec­tor de Mo­vi­luno ve en las au­to­ri­da­des del go­bierno un cam­bio de ac­ti­tud “po­si­ti­vo” en la aten­ción a los bar­cos aban­do­na­dos. Sil­va en­tien­de, por ejem­plo, que es un pa­so “muy in­te­li­gen­te” el de em­pe­zar a li­ci­tar lo­tes de bar­cos. Traer la grúa flo­tan­te para sa­car va­rios bar­cos ge­ne­ra­rá una dis­mi- nu­ción im­por­tan­te de los cos­tos.

En el mis­mo sen­ti­do, des­ta­có que para los úl­ti­mos ser­vi­cios se les ha­ya asig­na­do Pun­tas de Sa­ya­go co­mo zo­na de des­gua­ce. Sil­va en­tien­de que es un lu­gar apro­pia­do y a su vez le per­mi­te a la ANP ge­ne­rar in­gre­sos por el pa­go de mue­lla­je en un área de po­co uso. Tam­bién va­lo­ró que se ha­ya em­pe­za­do a exi­gir se­gu­ros y ga­ran­tías so­bre el te­ma a los bar­cos que in­gre­san al puer­to.

Juan Sa­be­lla, que tra­ba­ja para esa uni­dad de ne­go­cios de Mo­vi­luno tam­bién ve bue­nas se­ña­les. “An­tes es­to es­ta­ba a la bue­na de Dios”, di­ce.

La ta­rea de res­ca­tar bar­cos aban­do­na­dos es im­pre­de­ci­ble, ase­gu­ra. Una ma­nio­bra que pa­re­cía sen­ci­lla, pue­de com­pli­car­se rá­pi­da­men­te: un bar­co a flo­te se hun­de o una es­truc­tu­ra se quie­bra y la ope­ra­ción au­men­ta su cos­to en cien­tos de mi­les de dólares. La cla­ve, ase­gu­ra, es el tiem­po, que en es­te ne­go­cio “juega en con­tra”. Los bar­cos pa­ra­dos se de­te­rio­ran rá­pi­da­men­te y, ade­más, por las no­ches es co­mún que en lan­chas les ro­ben las pie­zas de me­tal más va­lio­sas.

“El bar­co que es­tá flo­tan­do hay que sa­car­lo y pi­car­lo rá­pi­do”, re­su­me.

El re­ti­ro de un bar­co cues­ta en­tre US$ 100.000 y US$ 1,5 mi­llo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.