Más res­pe­to a la ma­rea ro­ja

Búsqueda - - SALUD Y AMBIENTE -

Ocu­rre des­de 1980. La Di­rec­ción Na­cio­nal de Re­cur­sos Acuá­ti­cos ( Di­na­ra) rea­li­za un mo­ni­to­reo se­ma­nal para ana­li­zar la pre­sen­cia de ma­rea ro­ja en la cos­ta uru­gua­ya que tie­ne ex­trac­ción co­mer­cial. To­man mues­tras en Pun­ta del Es­te, en Ro­cha ( La Pa­lo­ma, Ara­cha­nia, Pun­ta del Dia­blo y Ba­rra del Chuy) y oca­sio­nal­men­te en Pi­riá­po­lis.

Las ma­reas ro­jas es­tán for­ma­das por una gran pro­li­fe­ra­ción de al­gas tó­xi­cas. Es­tas sue­len es­tar en ma­ris­cos bi­val­vos. Las per­so­nas al in­ge­rir­los pue­den pa­de­cer pro­ble­mas de sa­lud que van des­de dia­rreas y vó­mi­tos has­ta pa­rá­li­sis neu­ro­mus­cu­la­res, de­pen­dien­do de qué to­xi­na se tra­te.

La Di­na­ra es­ta­ble­ce ve­das cuan­do de­tec­ta que el pro­ble­ma es­tá pre­sen­te y es­to es re­sul­ta­do de un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción. Des­de 1980 hu­bo 10 años de au­sen­cia de to­xi­ci­dad en mo­lus­cos (en­tre 1981 y 1991). A par­tir de 1991 se con­vir­tió en un pro­ble­ma más se­gui­do.

“Ca­da vez son más fre­cuen­tes en Uru­guay y tam­bién a ni­vel mun­dial”, di­jo Di­no­rah Me­di­na, je­fa del De­par­ta­men­to de In­dus­tria Pes­que­ra de Di­na­ra, quien opi­nó que no es po­si­ble afir­mar que se de­ba al cam­bio cli­má­ti­co pe­ro sí se ve una ten­den­cia cla­ra al au­men­to.

En ju­nio de 2017 hu­bo ve­da por ma­rea ro­ja que se le­van­tó en ju­lio, lue­go se im­plan­tó en agos­to y se vol­vió a re­ti­rar en oc­tu­bre y ese mis­mo mes se vol­vió a im­plan­tar has­ta aho­ra, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes pun­tua­les co­mo la al­me­ja y el ber­be­re­cho.

Pe­se a es­te es­fuer­zo, “mu­cha gen­te no le ha­ce ca­so a los co­mu­ni­ca­dos de Di­na­ra”, co­men­tó Me­di­na. “Acá re­ci­bi­mos las mues­tras y las pro­ce­sa­mos, es to­tal­men­te ob­je­ti­vo pe­ro mu­cha gen­te no le ha­ce ca­so”, agre­gó. Ade­más, hay quie­nes se re­sis­ten a res­pe­tar las re­co­men­da­cio­nes del no consumo. Los co­mu­ni­ca­dos es­tán en el si­tio web con to­do el de­ta­lle, pe­ro “fal­ta di­fu­sión” y la Di­na­ra sigue re­ci­bien­do con­sul­tas te­le­fó­ni­cas.

“Cuan­do de­ci­mos que hay to­xi­ci­dad nos gus­ta que nos res­pe­ten”, en­fa­ti­zó Me­di­na.

Al­ta re­sis­ten­cia. Los bi­val­vos son “fil­tra­do­res, to­do lo que pa­sa por el agua en­tra por el bi­val­vo y lo re­tie­ne”, ex­pli­có Me­di­na. Si bien el ca­lor des­tru­ye bac­te­rias pre­sen­tes en es­tos pro­duc­tos de mar, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de la coc­ción no des­tru­yen las to­xi­nas que cau­san la ma­rea ro­ja.

“Cuan­do sa­ca­mos los co­mu­ni­ca­dos em­pie­zan las pre­gun­tas, ¿y si le echo li­món? ¿y si lo ca­lien­to? He­mos es­cu­cha­do de to­do y no. No se va a des­truir por na­da”, ase­gu­ró Me­di­na.

Las prohi­bi­cio­nes es­ta­ble­ci­das por Di­na­ra se le­van­tan cuan­do de­tec­tan que las to­xi­nas ya no es­tán pre­sen­tes. Así co­mo las to­xi­nas en­tran al bi­val­vo pa­sa­do el tiem­po al re­ti­rar­se la ma­rea ro­ja, el agua mis­ma de­pu­ra el tó­xi­co has­ta que fi­nal­men­te des­apa­re­ce del mo­lus­co.

Ac­tual­men­te hay una ve­da que se man­tie­ne des­de oc­tu­bre de 2017. So­lo se le­van­tó la de al­me­jas en di­ciem­bre de 2017 y en enero de 2018 para el ber­be­re­cho. Se man­tie­ne por­que el pro­ble­ma sigue pre­sen­te. La pre­sen­cia de es­tas al­gas tó­xi­cas se aso­cian a la luz so­lar y tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das en las aguas que fa­vo­re­cen a que las flo­ra­cio­nes de al­gas con­ti­núen, ex­pli­có Me­di­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.