¿Re­tor­na la vo­la­ti­li­dad a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros?

Búsqueda - - ECONOMÍA - Por Mi­che­le San­to

Lue­go de un ex­ten­so pe­río­do de una anor­mal cal­ma, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les mos­tra­ron caí­das sig­ni­fi­ca­ti­vas a par­tir del vier­nes 2 de fe­bre­ro, y un au­men­to to­da­vía ma­yor de la vo­la­ti­li­dad.

Dos han si­do los mo­ti­vos bá­si­cos que se han uti­li­za­do para tra­tar de ex­pli­car el cam­bio de humor de los in­ver­so­res, lue­go de un tó­rri­do co­mien­zo de año en el que se mar­ca­ban ré­cords prác­ti­ca­men­te to­dos los días en ca­si to­das las bol­sas de va­lo­res del mun­do.

En pri­mer lu­gar, las ta­sas de in­te­rés en el mer­ca­do de bo­nos, que ya ve­nían su­bien­do des­de co­mien­zos del año, re­ci­bie­ron un em­pu­jón adi­cio­nal al co­no­cer­se que los sa­la­rios no­mi­na­les en EE.UU. ha­bían cre­ci­do 2,9% en los do­ce me­ses ce­rra­dos en enero de 2018, en lo que cons­ti­tu­yó el ma­yor au­men­to in­ter­anual des­de ju­nio de 2009. El te­mor a que un mer­ca­do la­bo­ral que ha­ce me­ses es­tá prác­ti­ca­men­te en ni­ve­les de pleno em­pleo es­té co­men­zan­do a ge­ne­rar pre­sio­nes al­cis­tas so­bre los sa­la­rios no­mi­na­les, y que ello a su vez re­per­cu­ta en subas ma­yo­res de la in­fla­ción a fu­tu­ro que fuer­cen a la Re­ser­va Fe­de­ral a su­bir más ace­le­ra­da­men­te las ta­sas de in­te­rés, fue uno de los fac­to­res uti­li­za­dos para ex­pli­car la fuer­te ba­ja de los pre­cios de las ac­cio­nes a par­tir del vier­nes 2. Eso ocu­rre te­nien­do en cuen­ta que prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do es­tá de acuer­do con que las va­lua­cio­nes ab­so­lu­tas de las ac­cio­nes son muy al­tas, y que so­lo en tér­mi­nos re­la­ti­vos a los bo­nos pue­den con­si­de­rar­se atrac­ti­vas. Una suba de las ta­sas de in­te­rés en el mer­ca­do de bo­nos ero­sio­na de ma­ne­ra di­rec­ta e in­di­rec­ta el ar­gu­men­to de las va­lua­cio­nes re­la­ti­vas.

En se­gun­do lu­gar, y aun­que to­da­vía mu­chos se re­sis­tían a uti­li­zar el ca­li­fi­ca­ti­vo de “eu­fo­ria”, cla­ra­men­te el op­ti­mis­mo de los in­ver­so­res du­ran­te el mes de enero es­ta­ba en un pun­to muy al­to, y el po­si­cio­na­mien­to en va­rios mer­ca­dos ha­bía al­can­za­do ni­ve­les ex­tre­mos (en par­ti­cu­lar, la ex­po­si­ción “com­pra­da” en ac­cio­nes y la ex­po­si­ción “ven­di­da” en vo­la­ti­li­dad ha­bían lo­gra­do ni­ve­les ré­cord). Ello de­ja­ba el mer­ca­do po­ten­cial­men­te vul­ne­ra­ble an­te al­gu­na no­ti­cia que cues­tio­na­ra el es­ce­na­rio ideal de Gol­di­locks que pa­re­cían es­tar asu­mien­do los in­ver­so­res, de una eco­no­mía que crez­ca lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do para per­mi­tir que me­jo­ren las ga­nan­cias y ven­tas de las em­pre­sas, pe­ro no tan rá­pi­do co­mo para que suba la in­fla­ción y en­ton­ces la FED de­ba su­bir más rá­pi­do las ta­sas de in­te­rés.

El ex­ten­so pe­río­do de cal­ma pre­vio tam­bién mag­ni­fi­có el im­pac­to de las re­cien­tes caí­das. Has­ta es­ta se­ma­na, la bol­sa de Nue­va York ha­bía mar­ca­do el pe­río­do más ex­ten­so de la his­to­ria sin ha­ber mar­ca­do una caí­da de 3% con re­la­ción al má­xi­mo an­te­rior, y hay que re­mon­tar­se a los días pre­vios a la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de EE.UU. a co­mien­zos de no­viem­bre de 2016, para en­con­trar un pe­río­do de re­la­ti­va vo­la­ti­li­dad co­mo el ac­tual.

La pre­gun­ta del millón es si lo ocu­rri­do des­de el vier­nes 2 es sim­ple­men­te un “po­zo de ai­re” tran­si­to­rio, o el co­mien­zo de un cam­bio de ten­den­cia ge­ne­ral de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Apo­yan­do la te­sis de que es­ta­mos fren­te a tur­bu­len­cias tran­si­to­rias, se plan­tean los ar­gu­men- tos de que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial se es­tá ace­le­ran­do de ma­ne­ra sin­cro­ni­za­da. Al menos en es­te año, el re­cien­te re­cor­te de im­pues­tos apro­ba­do por EE.UU. va a ayu­dar a que las ga­nan­cias de las em­pre­sas au­men­ten más de lo pre­vis­to, y las con­di­cio­nes de li­qui­dez glo­ba­les van a man­te­ner­se to­da­vía fa­vo­ra­bles.

Quie­nes plan­tean que es­ta­mos al co­mien­zo de un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos de ries­go, se­ña­lan las va­lua­cio­nes ex­tra­or­di­na­ria­men­te al­tas que si­guen te­nien­do tan­to bo­nos co­mo ac­cio­nes y ac­ti­vos de ries­go en ge­ne­ral. Sos­tie­nen ade­más que ha­cia fi­nes de es­te año y co­mien­zos de 2019 la li­qui­dez in­ter­na­cio­nal co­men­za­rá a res­trin­gir­se de acuer­do con los pla­nes que han anun­cia­do los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les del mun­do y que el ci­clo eco­nó­mi­co en EE.UU. y en las eco­no­mías avan­za­das en ge­ne­ral es­tá ma­du­ro más allá de la ac­tual re­cu­pe­ra­ción cí­cli­ca ba­sa­da en es­tí­mu­los fis­ca­les y mo­ne­ta­rios que no se po­drán sos­te­ner en el tiem­po. Ase­gu­ran a su vez que los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les (ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas; ni­ve­les de deu­da glo­bal; caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad) se pro­fun­di­zan en un con­tex­to don­de des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co na­die se ani­ma a en­ca­rar­los.

Aun­que es cla­ro que es im­po­si­ble pre­de­cir el com­por­ta­mien­to de cor­to pla­zo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, lo que pa­re­ce ca­si se­gu­ro es que el pe­río­do de ex­tra­or­di­na­ria cal­ma que tu­vi­mos des­de me­dia­dos de no­viem­bre de 2016 has­ta fi­nes de enero se­rá im­po­si­ble de re­pe­tir, y un re­torno a una vo­la­ti­li­dad “his­tó­ri­ca” se­rá lo más pro­ba­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.