Con­tra la “cul­tu­ra in­fla­cio­na­ria ar­gen­ti­na”

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Pre­vio a la re­for­ma la­bo­ral, el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri de­be­rá li­de­rar otra ron­da de ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les en la que bus­ca an­clar expectativas de in­fla­ción, el bra­zo dé­bil de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. La pro­pues­ta ofi­cial es que los sin­di­ca­tos acep­ten un au­men­to de 15% sin cláu­su­la ga­ti­llo (que per­mi­te la reaper­tu­ra de la ron­da si el au­men­to de pre­cios su­pera la me­ta ofi­cial). Pe­ro to­dos los ana­lis­tas con­sul­ta­dos por Bús­que­da des­cuen­tan que la in­fla­ción es­ta­rá por en­ci­ma de las pre­vi­sio­nes del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na ( BCRA), y por en­de tam­bién au­men­ta­rán los sa­la­rios.

La con­sul­to­ra Abe­ceb es­pe­ra una in­fla­ción de 19% para el cie­rre de es­te año, lo mis­mo que el ban­co bra­si­le­ño Itaú. Ci­ti­bank, por su par­te, pre­vé 21,9%. Un re­cien­te in­for­me del ban­co de in­ver­sión JP Mor­gan — que au­gu­ra una in­fla­ción de 18%— re­cuer­da que la me­dia­na de las expectativas de los agen­tes es­tá en 19% para el cie­rre de es­te año, con lo que los sa­la­rios su­pe­rarán la pau­ta ofi­cial. A fi­nes del año pa­sa­do el go­bierno re­vi­só su ran­go me­ta des­de 10% al ac­tual 15%.

“Hay una cul­tu­ra ar­gen­ti­na de dé­ca­das de in­fla­ción que ha­ce muy di­fí­cil que­brar las expectativas ha­cia aba­jo. A pe­sar de al­gu­nos erro­res, el ban­co cen­tral es­tá ha­cien­do las co­sas bas­tan­te bien, pe­ro las res­tric­cio­nes que im­po­ne la reali­dad son más di­fí­ci­les de lo que ha­bían pre­vis­to. De to­dos mo­dos, cree­mos que el pro­ce­so de des­in­fla­ción sigue. Se ha­ce un po­co más con­sis­ten­te y más creí­ble”, es­ti­mó Ba­ci­ga­lu­po.

“La des­in­fla­ción con­ti­nua­rá es­te año, pe­ro nues­tra pro­yec­ción es­tá por so­bre la me­ta per­se­gui­da por el Ban­co Cen­tral. El pro­ce­so de des­in­fla­ción se­rá len­to y es­tá afec­ta­do por la re­com­po­si­ción del pre­cio de los ser­vi­cios re­gu­la­dos, el fuer­te di­na­mis­mo de la eco­no­mía y del cré­di­to, así co­mo una cier­ta iner­cia en la for­ma­ción de sa­la­rios”, es­ti­mó el eco­no­mis­ta Juan Bar­bo­za, de Itaú.

Al fi­nal lo que el go­bierno aún de­be cons­truir es la cre­di­bi­li­dad del BCRA. Para Ba­ci­ga­lu­po, se tran­si­ta un “sen­de­ro” ha­cia la in­de­pen­den­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, que se re­fuer­za por la re­duc­ción de las trans­fe­ren­cias ha­cia el go­bierno cen­tral así co­mo una per­sis­ten­te re­duc­ción de las ta­sas de in­te­rés de los ins­tru­men­tos de deu­da de cor­to pla­zo.

“Pri­me­ro se qui­so dar una se­ñal muy fuer­te de que se pa­sa­ba a te­ner un ban­co cen­tral in­de­pen­dien­te y creí­ble, con me­tas de in­fla­ción co­mo ca­si to­dos los paí­ses se­rios. Pe­ro de a po­co se vio que era muy am­bi­cio­so el sen­de­ro de des­in­fla­ción tra­za­do en un con­tex­to don­de es­tás ajus­tan­do pre­cios re­la­ti­vos, co­mo las ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos, que es­ta­ban atra­sa­dí­si­mos. Por eso se hi­zo una re­vi­sión de las me­tas, que igual­men­te va a ser di­fí­cil de cum­plir. Es el rui­do de cor­to pla­zo en el ca­mino de re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. Y es ló­gi­co, por­que es un pro­gra­ma gra­dual y no de shock”, ex­pli­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.