Des­de que se im­ple­men­tó el nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal hay 600 pre­sos me­nos

Búsqueda - - PORTADA - Es­cri­be Vic­to­ria Fer­nán­dez

En abril de 2017 l as cár­ce­les uru­gua­yas al­can­za­ron un ré­cord his­tó­ri­co: 11.253 pre­sos. Con 322 en­car­ce­la­dos ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, Uru­guay tie­ne una de las ta­sas de pri­sio­ni­za­ción más al­tas de la re­gión y del mun­do.

Por ese en­ton­ces, el fis­cal de Corte, Jor­ge Díaz, es­cri­bió en su Fa­ce­book que la ci­fra de­bía “preo­cu­par” a quie­nes tra­ba­jan en el sis­te­ma pe­nal. Me­ses más tar­de, el Par­la­men­to apro­bó la pues­ta en mar­cha de un nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP) que, en­tre otras co­sas, bus­ca li­mi­tar el uso de la pri­sión pre­ven­ti­va, que ex­pli­ca el 70% de los en­car­ce­la­dos.

El im­pac­to de la re­for­ma, que em­pe­zó a re­gir el 1º de no­viem­bre, ya em­pe­zó a no­tar­se. De acuer­do a da­tos ela­bo­ra­dos por la ofi­ci­na del co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio pa­ra el sis­te­ma car- ce­la­rio, con ba­se en in­for­ma­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior — a los que ac­ce­dió Bús­que­da— en los dos pri­me­ros me­ses del CPP ( no­viem­bre­di­ciem­bre) el to­tal de pri­sio­ne­ros se re­du­jo de 10.993 a 10.241. En enero hu­bo un le­ve au­men­to, y al­can­zó la ci­fra de 10.392. Así, la di­fe­ren­cia en­tre la can­ti­dad de pre­sos que ha­bía al cie­rre de oc­tu­bre y la de fi­nes de enero es de 601.

La dis­mi­nu­ción es la más pro­nun­cia­da de los úl­ti­mos años, de acuer­do a un com­pa­ra­ti­vo men­sual en­tre 2015 y 2018 (ver cua­dro).

El co­mi­sio­na­do Juan Mi­guel Pe­tit di­jo a Bús­que­da que “se­gu­ra­men­te in­flu­ye­ron va­rios fac­to­res” en la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de pre­sos y que fal­tan ele­men­tos es­ta­dís­ti­cos pa­ra sa­car con­clu­sio­nes. De to­das for­mas, eva­luó que se tra­ta de una bue­na no­ti­cia: “Creo que es desea­ble te­ner mu­chas me­nos per­so­nas pri­va­das de li- ber­tad, jus­ta­men­te pa­ra ba­jar la vio­len­cia”.

“Cla­ra­men­te no so­mos uno de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na con más de­lin­cuen­cia, pe­ro sí so­mos de los que te­ne­mos más pre­sos. Al­go no es­ta­mos ha­cien­do bien”, afir­mó.

El co­mi­sio­na­do se­ña­ló que el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Po­lí­ti­ca Cri­mi­nal de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, uno de los más res­pe­ta­dos en el mun­do, co­lo­ca a Uru­guay en el pues­to 28 en­tre 222 paí- ses, con un ín­di­ce de pri­sio­ni­za­ción cer­cano al de Bra­sil.

“Es­ta­mos re­sol­vien­do con pri­sión mu­chos pro­ble­mas so­cia­les que re­quie­ren otra res­pues­ta”, eva­luó. Por ejem­plo “las adic­cio­nes, te­mas de sa­lud men­tal, cier­tos con- flic­tos in­ter­per­so­na­les y si­tua­cio­nes de ex­tre­ma ex­clu­sión so­cial”.

“La cár­cel t i ene un efec­to de­sin­te­gra­dor, más aun cuan­do to­da­vía exis­ten ca­ren­cias im­por­tan­tes en sus con­te­ni­dos so­cio­edu­ca­ti­vos, por lo que mu­cha cár­cel trae más de­sin­te­gra­ción, en otras pa­la­bras: más de­li­tos”, ad­vir­tió.

Pa­ra Pe­tit, si bien es po­si­ti­vo que el nú­me­ro de pri­sio­ne­ros se re­duz­ca a ni­ve­les “ra­zo­na­bles”, eso re­quie­re que co­mo con­tra­par­ti­da se desa­rro­llen pro­gra­mas so­cia­les “con dis­po­si­ti­vos pe­da­gó­gi­cos y te­ra­péu­ti­cos de so­por­te y orien­ta­ción mu­cho más pre­ci­sa y con­cre­ta que las ac­tua­les lí­neas de li­ber­tad asis­ti­da o de pre­ven­ción”.

“Una ma­dre que tie­ne cin­co hi­jos y ven­de dro­ga: ¿la so­lu­ción es que va­ya a la cár­cel y sus hi­jos a una ins­ti­tu­ción? Por su­pues­to que no, pe­ro no bas­ta que ten­ga pri­sión do­mi­ci­lia­ria co­mo sue­le tra­mi­tar­se, tam­bién ne­ce­si­ta un sos­tén y se­gui­mien­to con­cre­to pa­ra que la crian­za sea sos­te­ni­ble. Un jo­ven que de­ser­tó del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, que ca­yó en la dro­ga, que se ale­jó de su fa­mi­lia: ¿es la me­jor so­lu­ción que es­té cin­co años pre­so? No, pe­ro re­quie­re un cen­tro de aten­ción a su adic­ción y pro­gra­mas que lo ayu­den en la pro­pia co­mu­ni­dad a te­ner un pro­yec­to de vi­da que no sea an­ti­so­cial”, ejem­pli­fi­có.

“¿Por qué no nos pre­gun­ta­mos cuán­tos pre­sos de­be­ría te­ner el Uru­guay? To­dos te­ne­mos cier­ta idea de cuán­ta in­fla­ción es más o me­nos ma­la, o cuán­to ni­vel de des­em­pleo, o de au­men­to del PBI. Pe­ro no sa­be­mos cuán­tos pre­sos es ra­zo­na­ble te­ner”, plan­teó.

“Te­ne­mos una ta­sa al­tí­si­ma de pri­sio­ni­za­ción”, coin­ci­dió por su par­te Díaz. “Y lo más preocu- pan­te es que el 70% de esos pre­sos no tie­ne con­de­na”, sos­tu­vo. Por eso, con­si­de­ra que la dis­mi­nu­ción de los pri­sio­ne­ros “no es ne­ce­sa­ria­men­te una ma­la no­ti­cia”. “Es un da­to de la reali­dad y hay que es­tu­diar­lo. Tam­po­co sig­ni­fi­ca que sea al­go bueno. Lo que im­por­ta es re­du­cir la can­ti­dad de pre­sos sin con­de­na, y que au­men­te la can­ti­dad de per­so­nas con sen­ten­cia”, un efec­to que es­tá lo­gran­do el nue­vo Có­di­go, ase­gu­ró.

De to­das for­mas, aña­dió, “hay que de­jar que el sis­te­ma se es­ta­bi­li­ce y es­pe­rar pa­ra sa­car con­clu­sio­nes”.

● ¿ Me­nos pre­sos, más de­li­tos?

La se­ma­na pa­sa­da el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, di­jo en una en­tre­vis­ta con Bús­que­da que ha­bía una re­la­ción en­tre el nue­vo CPP y el au­men­to de las ra­pi­ñas y los hur­tos re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos me­ses del año. El je­rar­ca ar­gu­men­tó, en­tre otras co­sas, que se re­du­jo la can­ti­dad de per­so­nas en­via­das a pri­sión, ya que los fis­ca­les y jue­ces apli­can me­nos la pri­sión pre­ven­ti­va, y que la Su­pre­ma Corte de Jus­ti­cia li­be­ró a va­rios pre­sos du­ran­te la vi­si­ta de cár­ce­les rea­li­za­da en oc­tu­bre. Tam­bién di­jo que la po­li­cía tie­ne pro­ble­mas pa­ra con­se­guir ór­de­nes

de alla­na­mien­to y que aún ne­ce­si­ta adap­tar­se al nue­vo sis­te­ma de tra­ba­jo con los fis­ca­les.

Otros con­sul­ta­dos di­fi­rie­ron con esa lec­tu­ra. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ma­gis­tra­dos y mi­nis­tro de ape­la­cio­nes en lo pe­nal, Al­ber­to Re­yes, eva­luó que atri­buir el au­men­to de los de­li­tos al cam­bio del sis­te­ma pe­nal “pa­re­ce aven­tu­ra­do”, mien­tras que el fis­cal Car­los Ne­gro ase­gu­ró que “no hay nin­gu­na re­la­ción” en­tre am­bos he­chos. “No creo que ha­ya una re­la­ción di­rec­ta en­tre una co­sa y la otra”, coin­ci­dió el pro­fe­sor agre­ga­do de De­re­cho Pro­ce­sal de la Fa­cul­tad de De­re­cho es­ta­tal, Ga­briel Va­len­tín ( Bús­que­da N º 1.956).

Por su par­te, la Su­pre­ma Corte de Jus­ti­cia emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que sos­tu­vo que las afir­ma­cio­nes de Bo­no­mi “ca­re­cen de to­do fun­da­men­to” ya que “par­te de una pre­mi­sa in­fun­da­da” so­bre “que exis­te una re­la­ción en­tre la Vi­si­ta de Cár­ce­les y el au­men­to de de­li­tos” en el país.

La po­si­ción del mi­nis­tro Bo­no­mi, sin em­bar­go, tam­bién tie­ne de­fen­so­res. El fis­cal Gus­ta­vo Zu­bía, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Fis­ca­les, cree que sí hay una re­la­ción en­tre el CPP y el au­men­to de de­li­tos. “El sis­te­ma ha te­ni­do un 50% de in­gre­sos a pri­sión y se re­vir­tió el cua­dro que Bo- no­mi ve­nía ob­ser­van­do de des­cen­so en hur­tos y ra­pi­ñas. Son dos da­tos ob­je­ti­vos”, afir­mó.

“Los nue­vos ins­ti­tu­tos de per­se­cu­ción pe­nal traen ob­je­ti­vas ven­ta­jas. Pa­gas me­nos que con el otro sis­te­ma, es así”, aña­dió. “A eso se su­ma que la po­li­cía ha tra­ba­ja­do con di­fi­cul­ta­des en el nue­vo có­di­go, y que los fis­ca­les en­fren­ta­mos mu­chas di­fi­cul­ta­des ope­ra­ti­vas pa­ra tra­ba­jar”.

Pa­ra el co­mi­sio­na­do par­la­men­ta­rio, se­ría fun­da­men­tal que exis­tie­ra un ám­bi­to de dis­cu­sión e in­ter­cam­bio so­bre la po­lí­ti­ca cri­mi­nal, ya que son va­rios los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos — jue­ces, fis­ca­les, de­fen­so­res, le­gis­la­do­res, po­li­cía—, y to­dos tra­ba­jan con un mis­mo fin pe­ro des­de “pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes”. Pa­ra eso, re­co­mien­da que se ins­ta­le, co­mo exis­te en Pe­rú, Co­lom­bia y otros paí­ses, un con­se­jo de po- lí­ti­ca cri­mi­nal, “don­de se pue­dan ven­ti­lar los asun­tos co­mu­nes a es­tos ac­to­res y fi­jar po­lí­ti­cas pú­bli­cas”.

“Es­tos con­se­jos no son vi ncu­lan­tes, sus con­clu­sio­nes no son obli­ga­to­rias a sus in­te­gran­tes, pe­ro per­mi­ten ir acu­mu­lan­do orien­ta­cio­nes e in­for­ma­ción co­mún y fi­jar me­tas. Tam­bién evi­ta pen­sar que los pro­ble­mas son de­bi­do al mal ac­tuar de tal o cual ac­tor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.