El exa­men prác­ti­co pa­ra ob­te­ner la li­bre­ta de con­du­cir si­gue sien­do “más to­le­ran­te” en el in­te­rior, pe­se al acuer­do na­cio­nal pa­ra uni­fi­car­la

El acuer­do na­cio­nal so­bre la li­bre­ta úni­ca pa­ra con­du­cir ex­clu­yó el exa­men prác­ti­co, pe­se a re­cla­mos de academias e ins­pec­to­res; el in­te­rior del país es “más to­le­ran­te” con los as­pi­ran­tes me­nos ha­bi­li­do­sos

Búsqueda - - PORTADA - es­cri­be Lu­cía Cu­be­ros

“¡ Da­le que te­nés que sal­var, así lle­vás a pes­car a la El­vi­ra!”. Así alen­ta­ba la ins­pec­to­ra que to­ma­ba las prue­bas prác­ti­cas de ma­ne­jo un vier­nes por la ma­ña­na en Ro­cha a uno de los as­pi­ran­tes a la li­cen­cia de con­du­cir.

Ese ti­po de co­men­ta­rios son ha­bi­tua­les en una lo­ca­li­dad don­de to­dos se co­no­cen y los ha­bi­tan­tes son por lo ge­ne­ral ve­ci­nos o ami­gos. La cer­ca­nía di­fi­cul­ta la eva­lua­ción de los exá­me­nes prác­ti­cos pa­ra con­du­cir que se rea­li­zan en di­fe­ren­tes par­tes del país, pu­do com­pro­bar Bús­que­da tras una re­co­rri­da por va­rias ciu­da­des, en­tre l as que ob­ser­vó di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en cuan­to a exi­gen­cias y ri­gu­ro­si­dad.

La fal­ta de ob­je­ti­vi­dad, la to­le­ran­cia an­te los erro­res así co­mo la di­fi­cul­tad en las ma­nio­bras re­que­ri­das pa­ra ob­te­ner la li­cen­cia son al­gu­nos de los pun­tos que más de­mues­tran, se­gún las academias de cho­fe­res, la ne­ce­si­dad de rea­li­zar una uni­fi­ca­ción de los exá­me­nes a ni­vel na­cio­nal, al­go que se pen­sa­ba que lle­ga­ría de la mano del Per­mi­so Úni­co Na­cio­nal de Con­duc­ción (PUNC).

Sin em­bar­go, eso to­da­vía no ha ocu­rri­do. Se­gún el di­rec­tor de la Di­vi­sión Trán­si­to de la In­ten­den­cia de Ca­ne­lo­nes, Mar­ce­lo Me­te­die­ra, es al­go que se pre­vé in­te­grar en una se­gun­da eta­pa del plan.

Des­de una prue­ba com­ple­ta co­mo l a de Mon­te­vi­deo, don­de se de­be atra­ve­sar un zi­gzag en­tre co­nos, rea­li­zar una mar­cha ha­cia atrás y ha­cia ade­lan­te, es­ta­cio­nar de for­ma pa­ra­le­la y a 45 gra­dos y sa­lir a la ciu­dad pa­ra una re­co­rri­da, has­ta la de Trein­ta y Tres, don­de so­lo se de­be ha­cer una mar­cha atrás en lí­nea rec­ta, un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra­le­lo y un cam­bio de fren­te, las di­fe­ren­cias en las di­fi­cul­ta­des son no­to­rias. Las prue­bas in­clu­so va­rían den­tro de un mis­mo de­par­ta­men­to.

● Prue­ba en­tre ami­gos.

En la ciu­dad de Ro­cha, las per­so­nas que se pre­sen­ta­ron el vier­nes 2 en el Par­que de la Es­ti­va a dar el exa­men eran to­das ma­yo­res de 75 años. Con la nue­va re­gla­men­ta­ción, pa­ra re­no­var la li­bre­ta de con­du­cir a par­tir de esa edad es ne­ce­sa­rio ren­dir nue­va­men­te la prue­ba prác­ti­ca.

Chis­tes, ri­sas y co­men­ta­rios de áni­mo en­tre los pre­sen­tes eran bien re­ci­bi­dos por los ins­pec­to­res. Al mo­men­to del exa­men de uno de los as­pi­ran­tes, un fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal in­ten­tó dia­lo­gar con él pa­ra ex­pli­car­le las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ma­nio­bras; sin em­bar­go, el hom­bre re­sul­tó ser ca­si com­ple­ta­men­te sor­do, por lo que la con­ver­sa­ción se pro­lon­gó va­rios mi­nu­tos. Igual­men­te, el hom­bre dio la prue­ba sin gran­des in­con­ve­nien­tes y ob­tu­vo la li­bre­ta.

Lue­go, un as­pi­ran­te qui­so dar la prue­ba en un vie­jo Fiat Uno con un so­lo es­pe­jo re­tro­vi­sor. “No es ne­ce­sa­rio que ten­ga am­bos es­pe­jos, los au­tos bá­si­cos vie­nen así”, in­di­có la ins­pec­to­ra cuan­do se le con­sul­tó por el es­ta­do del vehícu­lo.

En la prue­ba de mar­cha atrás, el hom­bre, sin es­pe­jo, no vio los co­nos y les pa­só por en­ci­ma a dos de ellos. De to­das ma­ne­ras, el exa­men se dio por sal­va­do, ya que ha­cía po­co tiem­po ha­bía per­di­do a su es­po­sa y “ne­ce­si­ta­ba una bue­na”, ex­pli­ca­ron a Bús­que­da los otros exa­mi­na­dos.

En Mal­do­na­do la si­tua­ción es dis­tin­ta. La prue­ba es más exi­gen­te, aun­que los ins­pec­to­res pa­re­cen ser más to­le­ran­tes que los de Mon­te­vi­deo, don­de al pri­mer error las per­so­nas que­dan afue­ra. En el de­par­ta­men­to fer­nan­dino los as­pi­ran­tes de­ben de­mos­trar su reac­ción de fre­na­do du­ran­te una re­co­rri­da en­tre lí­neas pa­ra­le­las. A su vez, de­ben rea­li­zar una mar­cha atrás uti­li­zan­do los es­pe­jos re­tro­vi­so­res la­te­ra­les sin de­te­ner­se, es­ta­cio­nar pa­ra­le­la­men­te con­tra el cor­dón — sin lí­mi­te de mo­vi­mien­tos— y sa­lir con el ins­pec­tor a dar una re­co­rri­da por la ciu­dad. “Hay que es­tar aten­tos, por­que mu­chas ve­ces la gen­te no to­ma con­cien­cia de que es­tá arri­ba de un ar­ma. Las prue­bas se ha­cen pa­ra no sa­lir a la ca­lle y ser un pe­li­gro”, ex­pli­có uno de los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les mien­tras una mu­jer ce­le­bra­ba su bue­na ac­tua­ción.

Ese con­cep­to se ve re­fle­ja­do en las ci­fras pu­bli­ca­das por la Uni­dad Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Vial (Una­sev), don­de se­gún el in­for­me pre­li­mi­nar de 2017, re­sul­ta­ron le­sio­na­das por si­nies­tros de trán­si­to en to­do el país 26.336 per­so­nas. A su vez, hu­bo 434 fa­lle­ci­dos en ac­ci­den­tes, da­to que mues­tra un au­men­to del 3,6% res­pec­to al año an­te­rior. Y so­lo du­ran­te enero de 2018, hu­bo 20 muer­tes más en si­nies­tros de trán­si­to.

Va­rios de los ins­pec­to­res en­tre­vis­ta­dos coin­ci­die­ron en que la fal­ta de ri­gu­ro­si­dad en la ma­yo­ría de los exá­me­nes de con­du­cir es uno de los fac­to­res que in­ci­de en las al­tas ci­fras de ac­ci­den­tes. “Con­se­guir una li­cen­cia es al­go muy fá­cil. Ade­más, la fis­ca­li­za­ción no es igual en to­dos la­dos. Es ne­ce­sa­rio uni­fi­car el cri­te­rio pa­ra la to­ma de exá­me­nes, que sea el mis­mo en to­do el país, exi­gen­te y pen­san­do en las vi­das que se pier­den”, ex­pli­có uno de los con­sul­ta­dos.

Una de las que­jas que más se es­cu­cha al con­ver­sar con los fun­cio­na­rios es que no se en­se­ña ni se eva­lúa a ma­ne­jar en ru­ta, cuan­do del to­tal de fa­lle­ci­dos el úl­ti­mo año, el 54% se dio en si­nies­tros ocu­rri­dos en ru­tas na­cio­na­les.

● “De ta­qui­to”.

En lo que va del año se re­gis­tra­ron muer­tes por ac­ci­den­tes en Ca­ne­lo­nes, Ce­rro Lar­go, Flo­ri­da, Río Ne­gro, Ta­cua­rem­bó y Mon­te­vi­deo. Y si bien los exá­me­nes en esos de­par­ta­men­tos son di­fe­ren­tes, va­rios po­drían ca­ta­lo­gar­se co­mo sen­ci­llos.

En Ce­rro Lar­go, por ejem­plo, la prue­ba con­sis­te en un zi­gzag en- tre co­nos y una mar­cha atrás. Tam­bién hay que ha­cer un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra­le­lo y una re­co­rri­da por la ciu­dad, don­de se eva­lúa la cir­cu­la­ción, la ac­tua­ción en re­pe­cho y el res­pe­to a la se­ña­li­za­ción. En Atlán­ti­da, Ca­ne­lo­nes, no hay zi­gzag y sí un cam­bio de fren­te. En Flo­ri­da, por otro la­do, los as­pi­ran­tes de­ben ha­cer un gi­ro en “U”, una mar­cha atrás y un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra­le­lo, más una bre­ve vuel­ta por el pue­blo que se­gún los ins­pec­to­res “no es­tá muy es­ta­ble­ci­da”.

“Sa­be­mos que no es muy exi­gen­te com­pa­ra­do con otros lu­ga­res, pe­ro nues­tra ciu­dad es dis­tin­ta. No es lo mis­mo la ve­lo­ci­dad a la que se ma­ne­ja en la capital que acá, por lo que el ni­vel de exi­gen­cia no es pa­ra na­da igual”, ex­pli­có la due­ña de una aca­de­mia de ma­ne­jo flo­ri­den­se.

Esas di­fe­ren­cias ge­ne­ran que mu­chos mon­te­vi­dea­nos acu­dan al in­te­rior del país a to­mar la prue­ba, da­do que si bien la li­bre­ta uni­fi­ca­da trans­for­mó en un úni­co exa­men es­tan­da­ri­za­do y di­gi­tal las eva­lua­cio­nes teó­ri­cas que se rea­li­zan en to­das las in­ten­den­cias del país, la prác­ti­ca to­da­vía es­tá pen­dien­te y no hay res­tric­cio­nes en cuan­to al lu­gar de re­si­den­cia o exi­gen­cia de ho­ras mí­ni­mas de ma­ne­jo. Ade­más, se­gún da­tos de la co­mu­na ca­pi­ta­li­na de fi­nes de 2016, el pro­me­dio de apro­ba­ción de las prue­bas prác­ti­cas es so­lo del 47%.

Hay otros de­par­ta­men­tos don­de los exá­me­nes re­sul­tan más sim­ples. Tal es el ca­so de Ar­ti­gas, don­de se­gún con­tó una jo­ven que rin­dió allí el exa­men, lo sal­vó “de ta­qui­to”. “Lo úni­co que hay que ha­cer es dar una vuel­ta por la ciu­dad, don­de te mi­ran si te po­nés el cin­tu­rón, si pren­dés las lu­ces y si te­nés las dos ma­nos al vo­lan­te. Des­pués es­ta­cio­nás en una subida y arran­cás el auto, y en una ba­ja­da y vas mar­cha atrás. ¡Una pa­va­da!”, co­men­tó.

En Du­razno la prue­ba prác­ti­ca con­sis­te en es­ta­cio­nar de for­ma pa­ra­le­la so­bre am­bos la­dos y ha­cer una mar­cha atrás. En Ro­cha se es­ta­cio­na tam­bién de for­ma pa­ra­le­la (y aun­que se pi­de un má­xi­mo de cin­co ma­nio­bras, el pro­me­dio es de sie­te), se ha­ce una mar­cha atrás, un “arran­que en re­pe­cho” den­tro del par­que y una rá­pi­da sa­li­da por las cer­ca­nías.

En Pay­san­dú es un po­co más com­ple­jo: la prue­ba con­sis­te en una mar­cha atrás rec­ta, un re­co­rri­do en un cua­dra­do re­du­ci­do i ndi­ca­do por co­nos y un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra­le­lo en­tre dos va­llas don­de “el auto no se pue­de apa­gar de­ma­sia­das ve­ces”.

● Cam­bios en la nor­ma­ti­va.

Cuan­do la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo se su­mó a fi­nes de no­viem­bre al per­mi­so úni­co de con­du­cir, el sis­te­ma em­pe­zó a fun­cio­nar en to­do el país. Es­to su­po­ne la in­clu­sión en una ba­se de da­tos na­cio­nal de to­das las li­bre­tas emi­ti­das por las 19 in­ten­den­cias, así co­mo una uni­for­mi­za­ción de los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra ob­te­ner las li­cen­cias, ex­pli­có a Bús­que­da Me­te­die­ra.

Ade­más, aña­dió, con el nue­vo soft­wa­re los go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les tie­nen ac­ce­so a un re­gis­tro úni­co de con­duc­to­res en red don­de pue­den ver si el as­pi­ran­te tie­ne mul­tas o san­cio­nes.

Se su­po­nía ade­más, que con el per­mi­so na­cio­nal se uni­fi­ca­rían los cri­te­rios mé­di­cos. Sin em­bar­go, i ns­pec­to­res del in­te­rior de­nun­cia­ron que en oca­sio­nes l os pro­fe­sio­na­les de la sa­lud les dan el vis­to bueno a los as­pi­ran­tes aun sa­bien­do que no cum­plen con las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra sa­car la li­bre­ta. Es­to se de­be a que cuan­do son co­no­ci­dos, pre­fie­ren que sean los mu­ni­ci­pa­les quie­nes los “re­bo­ten” du­ran­te el exa­men prác­ti­co.

El per­mi­so úni­co tam­po­co in­tro­du­jo mo­di­fi­ca­cio­nes en las prue­bas prác­ti­cas de los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos. In­clu­so se pue­den dar exá­me­nes dis­tin­tos den­tro de una mis­ma lo­ca­li­dad de­bi­do a la fal­ta de acuer­do en­tre las al­cal­días. Lo que sí exis­te son pro­to­co­los de ac­tua­ción en pis­ta, que es­ta­ble­cen los pa­rá­me­tros den­tro de los cua­les se pue­den lle­var ade­lan­te los exá­me­nes. “Den­tro de esos mar­cos el ins­pec­tor tie­ne cin­tu­ra pa­ra ver có­mo to­ma la prue­ba”, di­jo Me­te­die­ra.

Se­gún Sil­via Es­qui­vel, dirigente de la Alian­za de Edu­ca­do­res Via­les, “la im­por­tan­cia de uni­fi­car las prue­bas ra­di­ca en que to­dos sal­gan con los mis­mos co­no­ci­mien­tos, ca­pa­ci­da­des, ac­ti­tu­des y ap­ti­tu­des”. Pa­ra ella, es ne­ce­sa­rio que el Con­gre­so de In­ten­den­tes se pon­ga de acuer­do so­bre es­te punto, te­nien­do co­mo fo­co la se­gu­ri­dad vial. Sin em­bar­go, el di­rec­tor de Trán­si­to de Ca­ne­lo­nes in­di­có que “to­da­vía no hay uni­fi­ca­ción por­que avan­zan con­for­me se lo­gran acuer­dos”. “Es­ta­mos ha­blan­do del Con­gre­so de In­ten­den­tes, son 19 ca­be­ci­tas que pien­san dis­tin­to”, opi­nó el je­rar­ca.

De­bi­do a la di­fe­ren­cia en­tre las prue­bas de ma­ne­jo, mu­chos mon­te­vi­dea­nos eli­gen dar el exa­men en el in­te­rior del país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.