De­ce­nas de fa­mi­lias de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na vi­ven en un can­te­gril en pleno ba­rrio Bo­rro y es­pe­ran por la “ilu­sión” de la ca­sa pro­pia

El Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo ase­gu­ran que es­te mes co­men­za­rá la cons­truc­ción

Búsqueda - - PORTADA - es­cri­ben Juan Pablo Mos­tei­ro y Lu­cía Cu­be­ros

El olor a neu­má­ti­co que­ma­do ga­na la es­qui­na de Ro­dol­fo Al­mei­da Pin­tos y Jo­sé May, en el ba­rrio Bo­rro, es­te me­dio­día lu­mi­no­so de prin­ci­pios de fe­bre­ro. Un ga­llo fla­co se ha­ce es­cu­char en­tre las chi­cha­rras y el dial FM que lle­va pues­to el cho­fer de la al­cal­de­sa del mu­ni­ci­pio D. San­dra Ne­dov ex­pli­ca a Bús­que­da que La Quin­ta es un asen­ta­mien­to de ca­si me­dio cen­te­nar de fa­mi­lias, en su ma­yo­ría de ori­gen do­mi­ni­cano, que ha­ce año lar­go fue­ron des­alo­ja­das por or­den ju­di­cial de un pre­dio pri­va­do ubi­ca­do en la zo­na de Par­que Gua­ra­ní. La in­ten­den­cia ca­pi­ta­li­na tras­la­dó a los ha­bi­tan­tes a es­ta man­za­na, ro­dea­da de coo­pe­ra­ti­vas de ayu­da mu­tua, don­de se amon­to­nan ca­sas de chapa, lo­na y ma­de­ra, con hi­le­ras de ba­ños quí­mi­cos a la en­tra­da. Mien­tras, el mu­ni­ci­pio de­fi­ne con el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da la cons­truc­ción de una so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal de­fi­ni­ti­va por un mon­to su­pe­rior a los $ 70 mi­llo­nes en un pre­dio lin­de­ro, que hoy es un des­cam­pa­do de tie­rra pe­la­da con ma­tas de yu­yos.

Las de­mo­ra­das obras co­men­za­rán “en días, des­pués de Car­na­val”, y fi­na­li­za­rán “an­tes de fin de año”, ase­gu­ró a Bús­que­da el di­rec­tor del Pro­yec­to de In­te­gra­ción de Asen­ta­mien­tos Irre­gu­la­res ( PIAI) de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo, Se­bas­tián Rodríguez. Ya se apro­ba­ron los per­mi­sos mu­ni­ci­pa­les; mien­tras, res­ta la au­to­ri­za­ción na­cio­nal. El nue­vo com­ple­jo de ca­sas ocu­pa­rá una man­za­na en­te­ra y en ca­da pa­drón ha­brá tres vi­vien­das en pro­pie­dad ho­ri­zon­tal, una pa­ra ca­da fa­mi­lia — con has­ta tres dor­mi­to­rios—, un pa­tio y “una par­te mo­du- lar” pa­ra cons­truir otra pie­za. “Es que las fa­mi­lias do­mi­ni­ca­nas sue­len cre­cer mu­cho más que las uru­gua­yas”, en­tre hi­jos y nue­vos mi­gran­tes, di­jo el fun­cio­na­rio.

Hoy que­dan so­lo 29 fa­mi­lias en el asen­ta­mien­to, de las 46 in­cia­les, 19 de ellas do­mi­ni­ca­nas. “Mu­chos se han ido de­sen­can­ta­dos y por el pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad” del ba­rrio, apun­tó el ve­cino Eu­lo­gio Mo­ra, uno de los uru­gua­yos de La Quin­ta, que vi­ve ha­ce 45 años en Ca­sa­va­lle. “Los do­mi­ni­ca­nos vi­nie­ron con la ilu­sión de te­ner la ca­sa pro­pia, y to­dos caí­mos en la ca­de­na de los fa­mo­sos can­te­gri­les, que aho­ra le di­cen asen­ta­mien­tos. Nos ti­ra­ron acá, con la pro­me­sa de una ca­sa dig­na. Era un pro­yec­to pa­ra 10 me­ses… y ya van dos años que es­pe­ra­mos; ca­da in­vierno es­to es un in­fierno”. Con las llu­vias, los an­gos­tos pa­si­llos ve­ci­na­les pa­san a ser ria­chue­los de lo­do y mugre, y el agua y el frío se fil­tran por los te­chos y las pa­re­des pre­ca­rias.

Es­te es un ca­so ex­cep­cio­nal en mu­chos as­pec­tos, coin­ci­die­ron el res­pon­sa­ble del pro­ce­so de rea­lo­jo y la al­cal­de­sa. Des­de la ce­le­ri­dad con que fue­ron des­pla­za­das del pre­dio que ocu­pa­ban y con la que le­van­ta­ron el nue­vo ca­se­río, has­ta la pro­pia idio­sin­cra­sia re­fle­ja­da en las cons­truc­cio­nes que rom­pen el paisaje ha­bi­tual de las zo­nas “de con­tex­to crí­ti­co” y el sen­ti­do de co­mu­ni­dad de los ex­tran­je­ros en si­tua­cio­nes lí­mi­te.

● Son del Ca­ri­be.

Jo­sé An­to­nio, un jo­ven do­mi­ni­cano, con­tun­den­te, pe­lo en­ru­la­do de dos co­lo­res, pe­cho ta­tua­do y ges­to des­con­fia­do, sa­le de una de las ca­sas del fren­te de La Quin­ta. Te­me ha­blar con la pren­sa, di­ce que ya fue “en­ga­ña­do” en su bue­na fe por un pe­rió­di­co lo­cal, y le cos­tó ca­ro. Ter­mi­na por no que­rer de­cir na­da. Un com­pa­trio­ta su­yo di­rá que lle­van es­pe­ran­do un te­cho digno ca­si dos años, y va­ti­ci­na, con can­to is­le­ño y tono pe­si­mis­ta: “Pa’ mí que no cons­tru­yen na’”.

Se lla­ma Juan, tie­ne 47 años, su­ma cin­co en Uru­guay y nue­ve me­ses con­fi­na­do a una exis­ten­cia ca­se­ra. “Me par­tí la pier­na yen­do en la ‘ mo­ti­co’ al tra­ba­jo. Una ‘gua­gua’, óm­ni­bus le di­cen acá, me to­có y caí con la pa­ta par­ti­da. Pe­ro ya me ven, ‘ca­mi­nan­di­to’. La sa­qué ba­ra­ta, aun­que to­da­vía me due­le”. Mues­tra la he­ri­da, y son­ríe. “Acá hay gen­te vi­vien­do de­ba­jo del puen­te, no tie­ne con qué pa­gar la ca­sa”, di­ce, y cor­dial­men­te in­vi­ta a la su­ya, don­de rei­nan los po­cos mue­bles.

Oriun­do de San Cris­tó­bal, un mu­ni­ci­pio al pie de la Cor­di­lle­ra Cen­tral de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en­tre los ríos Ni­gua y Ni­zao, Juan tie­ne tres hi­jas en la is­la ca­ri­be­ña y vi­ve en el asen­ta­mien­to con su es­po­sa y otro hi­jo. “Los in­mi­gran­tes de aquí so­mos to­dos do­mi­ni­ca­nos, vi­ni- mos en ca­de­na, por el bo­ca a bo­ca. La ma­yo­ría a tra­ba­jar, y otra gen­te con pro­ble­mas ju­di­cia­les”, di­ce y ele­va la mi­ra­da al te­cho de chapa y ma­de­ra, co­mo quien di­ce “ay”.

Juan di­ce que en­tien­de que ha­ya gen­te “mo­les­ta” por­que “ven­ga gen­te de afue­ra y les ha­gan la ca­sa, cuan­do tam­bién hay mu­chos uru­gua­yos vi­vien­do ba­jo el puen­te”.

Co­mo Juan y Jo­sé, la ma­yo­ría de los do­mi­ni­ca­nos de La Quin­ta lle­ga­ron tras un boom mi­gra­to­rio pro­ve­nien­te de la is­la ca­ri­be­ña en­tre 2013 y 2014. En el úl­ti­mo lus­tro, 2.803 do­mi­ni­ca­nos tra­mi­ta­ron por pri­me­ra vez la cé­du­la uru­gua­ya.

El Po­der Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­có en 2014 a la Em­ba­ja­da de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en Mon­te­vi­deo su in­ten­ción de exi­gir vi­sas a los na­cio­na­les de ese país, una me­di­da que adop­ta­ron otros go­bier­nos de la re­gión, tras de­tec­tar ca­sos de trá­fi­co o tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual aso­cia­dos a es­te mo­vi­mien­to mi­gra­to­rio. En to­dos los ca­sos, la ma­yo­ría de las so­li­ci­tan­tes do­mi­ni­ca­nas son mu­je­res ( Bús­que­da N° 1.752 y 1.755).

Así, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es — jun­to con Cu­ba y Hai­tí, en­tre otros—, uno de los po­cos paí­ses de las Amé­ri­cas a l os cua­les Uru­guay les pi­de vi­sa.

Cuan­do le pre­gun­tan por qué ve­nir a Uru­guay, Juan ha­ce una pau­sa sin dra­mas, co­mo quien ha pen­sa­do en eso mu­chas ve­ces, tan­tas co­mo en vol­ver al Ca­ri­be. “Mi­ra, si no ten­go ali­men­to pa­ra dar­le a mis hi­jos en mi país, me voy a otro, y si me re­ci­ben bien, no im­por­ta más. Si aquí tra­ba­jo, aquí voy a es­tar”. La voz cae, con su rit­mo ca­den­cio­so, ca­si se apa­ga, la luz del te­cho tam­bién par­pa­dea.

En­tra Mary con un ata­do de ro­pa recién la­va­da, olien­do a sol. El ba­rrio es de gen­te tra­ba­ja­do­ra, di­ce. Pe­ro hay que an­dar­se con cui­da­di­to, avi­sa, la ca­ra en­cen­di­da, por­que “en cual­quier es­qui­na apa­re­ce un ti­gre y le arre­ba­ta el bol­so a una, y sin el do­cu­men­to ¿qué ha­ce?”.

Juan afir­ma que han vi­vi­do en “ba­rrios peo­res que es­te” y des­plie- ga his­to­rias per­so­na­les sen­ta­do so­bre el so­fá, una pier­na re­co­gi­da re­cuer­da al ac­ci­den­te en mo­to; la mano iz­quier­da apo­ya­da en la ro­di­lla, y con la otra ges­ti­cu­la. Que lle­gó a Mon­te­vi­deo en ma­yo de 2013 con la pro­me­sa de una vi­da me­jor. Que pa­só un mes bus­can­do em­pleo. Que, en­tre chan­gas, tra­ba­jó en el Maes­tro Cu­bano y que ca­mi­na­ba to­das los días unas 30 cua­dras des­de una pen­sión que com­par­tía con otros do­mi­ni­ca­nos en el Cen­tro pa­ra aho­rrar­se el bo­le­to. Que sa­bía que iba a ser du­ro le­jos de su tie­rra, pe­ro con­fia­ba que tan­to es­fuer­zo se­ría re­com­pen­sa­do con las re­me­sas que en­via­ría a su fa­mi­lia.

“Lle­ga­mos a ser co­mo 4.000 do­mi­ni­ca­nos en 2015. Así es­ta­ba la Adua­na de Carrasco de ne­gri­tos”, bro­mea. Un año des­pués du­pli­ca­ron a los ar­gen­ti­nos con in­ten­ción de ra­di­car­se en Uru­guay: unos 680 re­si­den­tes tem­po­ra­les y de­fi­ni­ti­vos ( Bús­que­da N°1.900)

Aquí ex­tra­ñan las pla­yas, la gen­te y la cul­tu­ra, y de­fien­den las tra­di­cio­nes is­le­ñas, co­mo las co­mi­das. “Lo pri­me­ro es la ban­de­ra do­mi­ni­ca­na — arroz, ha­bi­chue­la y car­ne—, el po­llo fri­to y la car­ne gui­sa­da de va­ca, po­llo o cer­do. En la fe­ria com­pra­mos yu­ma, agua­ca­te y au­ya­mi­ta — que acá lla­man ca­la­ba­za—, aun­que tam­bién nos gus­ta el asa­do”. To­do con ron, in­fal­ta­ble, y mú­si­ca. “Si no hay ba­cha­ta, re­gue­tón o cum­bia no hay na’, pa­na. Nos po­ne­mos ahí en el pa­tio y cual­quie­ra cree que es­ta­mos lo­cos”. Su car­ca­ja­da lle­na la ha­bi­ta­ción, que tam­bién es li­ving y co­ci­na.

● Otros ai­res.

El Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da es el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de fi­nan­ciar en su to­ta­li­dad la cons­truc­ción del

Des­de ha­ce más de un año vi­ven en el asen­ta­mien­to La Quin­ta, ubi­ca­do en Jo­sé May y Al­mei­da Pin­tos 29 fa­mi­lias; 19 son do­mi­ni­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.