El rol del pe­rio­dis­mo

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

El pe­rio­dis­mo no ago­ni­za en nin­gu­na re­dac­ción de cro­nis­tas con pen­sa­mien­to en el si­glo pa­sa­do, ni se es­con­de asus­ta­do tras las es­ce­no­gra­fías de los peo­res pro­gra­mas de chi­men­tos, ni su­su­rra ape­nas au­di­ble an­te los mi­cró­fo­nos de una ra­dio que pre­fie­re in­for­mar so­bre la in­ter­na de la cum­bia che­ta. Tam­po­co se de­san­gra so­bre las re­des so­cia­les ni pier­de su oxí­geno por las ca­de­nas dia­rias de What­sapp. No es una es­pe­cie en ex­tin­ción. El pe­rio­dis­mo si­gue igual de vi­gen­te que ha­ce cua­ren­ta, trein­ta o diez años.

Cam­bia­ron los pe­rio­dis­tas, cam­bia­ron las for­mas, cam­bia­ron al­gu­nos me­dios y tam­bién la ma­ne­ra de ac­ce­der a las fuen­tes de in­for­ma­ción. Se es­cu­chan, al igual que ha­ce me­dio si­glo y que siem­pre, a los que di­cen que na­da es co­mo an­tes y que to­do lo pa­sa­do fue me­jor. Pe­ro la reali­dad se en­car­ga de des­men­tir­los, aun­que sea por un ra­to.

El pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez re­sol­vió ayer miér­co­les des­ti­tuir a los tres di­rec­to­res de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do (ASSE), lue­go de una se­rie de denuncias pre­sen­ta­das en su con­tra por pre­sun­tos ca­sos de co­rrup­ción, ami­guis­mo y ne­po­tis­mo. La go­ta que des­bor­dó el va­so fue la con­tra­ta­ción por par­te del vi­ce­pre­si­den­te de ASSE, Mau­ri­cio Ar­dus, de la no­via de su hi­jo pa­ra un car­go de se­cre­ta­ria con un suel­do de $ 57.000. La in­for­ma­ción fue di­fun­di­da por VTV No­ti­cias unas po­cas ho­ras an­tes.

Pe­ro mu­chas otras denuncias ha­bían si­do rea­li­za­das por El Ob­ser­va­dor, El País y Bús­que­da, en- tre otros, a pro­pó­si­to de irre­gu­la­ri­da­des en ASSE, denuncias que in­clu­so de­ri­va­ron en una Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra en el Par­la­men­to, que se en­con­tra­ba en pleno tra­ba­jo.

Pe­rio­dis­tas in­ves­ti­ga­ban, com­pe­tían en­tre ellos, di­fun­dían y pro­cu­ra­ban am­pliar lo que iba sur­gien­do. La opo­si­ción, des­de el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, tam­bién ha­cía su tra­ba­jo re­cla­man­do ex­pli­ca­cio­nes al go­bierno por la vía ins­ti­tu­cio­nal. El pre­si­den­te to­mó no­ta de to­do, lo me­di­tó el tiem­po que eva­luó pru­den­cial y re­sol­vió es­ta se­ma­na un corte de ci­ru­jano, de esos que ya ha­bía mos­tra­do en el pa­sa­do.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió con el ca­so del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic. Aquí tam­bién la pren­sa tu­vo un rol muy im­por­tan­te, al igual que las ins­ti­tu­cio­nes y el sis­te­ma po­lí­ti­co, ca­da cual ocu­pan­do su es­pa­cio, co­mo de­be ocu­rrir en una de­mo­cra­cia que fun­cio­ne de for­ma sa­na y efi­caz.

El Par­la­men­to in­da­gó a los sos­pe­cho­sos ne­go­cios rea­li­za­dos por An­cap cuan­do era pre­si­di­do por Sen­dic, en­con­tró va­rios he­chos que pue­den con­fi­gu­rar de­li­tos y re­sol­vió rea­li­zar una de­nun­cia an­te la Jus­ti­cia Pe­nal, que se en­cuen­tra es­tu­dian­do el te­ma.

Los pe­rio­dis­tas, en for­ma pa­ra­le­la, rea­li­za­ron sus in­ves­ti­ga­cio­nes y en­con­tra­ron otros he­chos muy du­do­sos o con­tro­ver­sia­les y los di­fun­die­ron, ge­ne­ran­do un re­vue­lo con po­cos pre­ce­den­tes pa­ra un vi­ce­pre­si­den­te uru­gua­yo.

El diario El Ob­ser­va­dor in­for­mó que Sen­dic de­cía ser li­cen­cia­do cuan­do en reali­dad nun­ca ha­bía ob­te­ni­do se­me­jan­te título, y así se con­fir­mó con los he­chos. Bús­que­da di­vul­gó los gas­tos per­so­na­les rea­li­za­dos por Sen­dic con la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va de An­cap, lo que pro­vo­có una tor­men­ta po­lí­ti­ca que ter­mi­nó en su re­nun­cia. Otra vez el pe­rio­dis­mo co­mo pro­ta­go­nis­ta des­de su rol de in­for­mar. Ni más ni me­nos.

Po­dría­mos se­guir aquí con otros epi­so­dios re­cien­tes. La lis­ta es muy lar­ga. Sin ir de­ma­sia­do le­jos, bas­ta con re­pa­sar en la pren­sa lo in­for­ma­do so­bre el ca­so Plu­na o so­bre los ne­go­cios con Ve­ne­zue­la en el pri­mer y se­gun­do go­bierno del Fren­te Am­plio, o so­bre los des­víos co­me­ti­dos en al­gu­nas in­ten­den­cias.

Pe­ro de­be que­dar cla­ro un as­pec­to muy im­por­tan­te que al­gu­nas ve­ces ge­ne­ra con­fu­sio­nes en la ló­gi­ca ex­ci­ta­ción pro­vo­ca­da por el desen­la­ce de esos ca­sos. Los pe­rio­dis­tas no des­pi­den ni co­lo­can a nin­gún je­rar­ca del go­bierno. A los go­bier­nos los vo­ta la ciu­da­da­nía y son ellos lue­go los en­car­ga­dos de de­fi­nir a quié­nes de­sig­nan pa­ra ca­da uno de los lu­ga­res je­rár­qui­cos y cuán­do es ne­ce­sa­rio re­mo­ver­los.

Otra vez: el rol de la pren­sa es in­for­mar. Una so­la pa­la­bra, tan sim­ple y com­ple­ja a la vez: in-for-mar. No so­mos jue­ces ni po­li­cías ni go­ber­nan­tes ni opo­si­to­res. So­mos pe­rio­dis­tas y tra­ba­ja­mos pa­ra nues­tros lec­to­res, no pa­ra nin­gún po­der po­lí­ti­co ni pa­ra ha­cer caer a na­die. Pro­cu­ra­mos ha­cer­lo con la ma­yor li­ber­tad po­si­ble y con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia. Esa es nues­tra lu­cha de ayer, de hoy y de siem­pre.

A no con­fun­dir y a no con­fun­dir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.