Una con­tra­ta­ción in­de­bi­da, la go­ta que des­bor­dó un va­so lleno de irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de ASSE y des­ca­be­zó a su cú­pu­la

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Cuan­do a me­dia­dos de un enero bien tran­qui­lo en sus ofi­ci­nas, el di­rec­to­rio de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do (ASSE) apro­bó la con­tra­ta­ción de la no­via del hi­jo del vi­ce­pre­si­den­te Mau­ri­cio Ar­dus co­mo su se­cre­ta­ria, ni se sos­pe­chó del efec­to do­mi­nó que se desata­ría. La re­so­lu­ción se fir­mó el 17 de enero. No hu­bo na­da que hi­cie­ra sal­tar una alar­ma, no ha­bía un ape­lli­do que coin­ci­die­ra. Na­die, ex­cep­to Ar­dus, sa­bía del víncu­lo. Lo re­co­no­ció ayer miér­co­les 14 la aho­ra ex­pre­si­den­ta Su­sa­na Mu­ñiz. “Tran­qui­los. Sí, de ver­dad no sa­bía lo que ha­bía he­cho el com­pa­ñe- ro, pe­ro bueno, no deja de ser mi res­pon­sa­bi­li­dad”, es­cri­bió en un gru­po de What­sapp que in­te­gra jun­to a va­rios je­rar­cas del go­bierno. Lo hi­zo a mi­nu­tos de pre­sen­tar su re­nun­cia al car­go a pe­di­do del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez. La nue­ra de Ar­dus en­tró a tra­ba­jar a las ofi­ci­nas de ASSE un lu­nes 5 de fe­bre­ro. Du­ró una se­ma­na. El lu­nes si­guien­te, un lu­nes fe­ria­do de Car­na­val, VTV No­ti­cias in­for­mó so­bre la con­tra­ta­ción de la jo­ven de 18 años con un suel­do de $ 57.000 por mes has­ta prin­ci­pio de 2020, cuan­do Ar­dus de­ja­ría su car­go en el or­ga­nis­mo es­ta­tal. La no­ti­cia co­rrió rá­pi­do. Las re­des so­cia­les se con­vir­tie­ron en el pre­vi­si­ble fo­ro de in­dig­na­ción co­lec­ti­va. Y an­tes de caer la tar­de, Ar­dus acor­dó la re­nun­cia de su nue­ra.

No fue su­fi­cien­te pa­ra apa­gar el fue­go. Las vo­ces crí­ti­cas se em­pe­za­ron a su­mar. Y los cues­tio­na­mien­tos no ve­nían so­lo de la opo­si­ción, Ar­dus se vio aco­rra­la­do por sus pro­pios com­pa­ñe­ros del Fren­te Am­plio, que le re­cla­ma­ron la re­nun­cia, que le de­cían que no bas­ta­ba em­par­char con la des­vin­cu­la­ción de su nue­ra. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Juan Cas­ti­llo, fue uno de los más crí­ti­cos. “Si es fren­team­plis­ta y tie­ne al­go de ver­güen­za, de­be­ría re­nun­ciar”, de­cla­ró. Los di­chos de Cas­ti­llo, la pre­sión que ejer­ció so­bre Ar­dus el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (agru­pa­ción que in­te­gra Mu­ñiz) fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra que Váz­quez de­ci­die­ra ya no re­mo­ver al vi­ce­pre­si­den­te, sino des­ca­be­zar a to­da la cú­pu­la de ASSE, di­je­ron a Bús­que­da fuen­tes po­lí­ti­cas.

Sus lu­ga­res se­rán ocu­pa­dos por Mar­cos Ca­rám­bu­la, co­mo pre­si­den­te. El go­bierno eva­lua­ba ayer de­sig­nar a Mar­le­ne Si­ca co­mo vi­ce­pre­si­den­ta y ma­ne­ja­ba dis­tin­tas op­cio­nes pa­ra el otro car­go va­can­te. Ca­rám­bu­la in­te- gra­ba el equi­po de­sig­na­do por el ofi­cia­lis­mo pa­ra im­pul­sar la “se­gun­da re­for­ma” de la sa­lud.

El tem­po­ral, la nue­ra y la cam­pa­ña “des­car­na­da”. Mu­ñiz es­ta­ba en la cuer­da flo­ja des­de ha­ce un buen tiem­po. Pe­ro se man­te­nía en el car­go. Ni bien asu­mió la di­rec­ción de ASSE, en mar­zo de 2015, tu­vo que en­fren­tar un ro­sa­rio de irre­gu­la­ri­da­des que se iban de­nun­cian­do en el Par­la­men­to y a tra­vés de la pren­sa. El dipu­tado blan­co Mar­tín Le­ma, a tra­vés de pe­di­dos de in­for­mes y ci­ta­cio­nes a co­mi­sión, fue quien más sa­có a luz las cues­tio­nes re­ñi­das con la nor­ma­ti­va. Las cues­tio­nes irre­gu­la­res afec­ta­ban tan­to a la an­te­rior co­mo a la ac­tual ges­tión del or­ga­nis­mo es­ta­tal. “El Fren­te Am­plio prio­ri­za la de­fen­sa de em­pre­sa­rios com­pa­ñe­ros que ha­cen ne­go­cios en sa­lud pú­bli­ca an­tes que ad­mi­nis­trar bien”, di­jo Le­ma en una en­tre­vis­ta con Bús­que­da pu­bli­ca­da a me­dia­dos de fe­bre­ro de 2017, una se­ma­na an­tes de que in­ter­pe­la­ra en el Par­la­men­to al mi­nis­tro de Sa­lud, Jor­ge Bas­so, y a las au­to­ri­da­des de ASSE.

En su agen­da de denuncias te­nía el “ex­ce­so” de la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios, el “au­men­to mi­llo­na­rio” en gas­tos de CTI y tras­la­dos, en es­pe­cial en el Hos­pi­tal de Be­lla Unión, en una tra­ma que in­vo­lu­cró a car­gos de con­fian­za (tres di­rec­to­res de hos­pi­ta­les pú­bli­cos) vin­cu­la­dos a una em­pre­sa pri­va­da de emer­gen­cias mó­vi­les. Lue­go se fue­ron su­ce­dien­do los cues­tio­na­mien­tos. Una se­ma­na des­pués de la in­ter­pe­la­ción de Le­ma, se in­for­mó que la opo­si­ción eva­lua­ba ins­ta­lar una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra so­bre la ges­tión de ASSE. Fue una ini­cia­ti­va del dipu­tado de Uni­dad Po­pu­lar, Eduar­do Ru­bio. Mien­tras es­to se re­sol­vía, apa­re­cían nue­vos cues­tio­na­mien­tos. A me­dia­dos de mar­zo del 2017, Bús­que­da pu­bli­có que la ge­ren­cia ge­ne­ral de ASSE es­ta­ba in­ves­ti­gan­do el des­tino de unos $ 48 mi­llo­nes en el Hos­pi­tal de Ri­ve­ra eje­cu­ta­dos du­ran­te 2016 y las ra­zo­nes del in­cre­men­to de un 100% en el gas­to del ru­bro “Es­tu­dios Mé­di­cos” en el pe­río­do 2014-2016.

Me­ses más tar­de, tras com­pro­bar­se que el di­ne­ro fue usa­do pa­ra pa­gar com­ple­men­tos sa­la­ria­les a dis­tin­tos fun­cio­na­rios, el di­rec­tor del hos­pi­tal, An­drés To­ria­ni, se­ría re­mo­vi­do de su car­go por el pre­si­den­te Váz­quez. Por esos pri­me­ros me­ses del 2017 Bús­que­da tam­bién in­for­mó so­bre ope­ra­cio­nes irre­gu­la­res en el Hos­pi­tal de Ojos a car­go de la di­rec­to­ra del cen­tro y de una au­di­to­ría in­ter­na so­bre los gas­tos de fun­cio­na­mien­to de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos que re­ve­ló un al­to por­cen­ta­je de mon­tos ob­ser­va­dos por el Tri­bu­nal de Cuen­tas de la Re­pú­bli­ca (TCR).

En ju­lio se apro­bó la ins­ta­la­ción de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra en el Par­la­men­to. Po­co des­pués el pre­si­den­te Váz­quez de­cla­ró a Bús­que­da que se­guía “con mu­cha aten­ción” la si­tua­ción en torno a ASSE. En oc­tu­bre, Mu­ñiz dio una en­tre­vis­ta a Bús­que­da en la que di­jo que se sen­tía “res­pal­da­da” por el pre­si­den­te y que veía mu­cho de “cir­co po­lí­ti­co” en las denuncias.

Mu­ñiz, que so­por­tó to­do el tem­po­ral de la in­ves­ti­ga­do­ra par­la­men­ta­ria y las denuncias so­bre la ges­tión, ter­mi­nó ca­yen­do por la con­tra­ta­ción de la nue­ra de su vi­ce­pre­si­den­te. Mu­chos ac­to­res po­lí­ti­cos co­men­ta­ron ayer en las re­des que es­ta fue la go­ta que de­rra­mó un va­so. El dipu­tado Le­ma fue por ese la­do. “La de­ci­sión de Váz­quez confirma lo que se vie­ne de­nun­cian­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po so­bre una can­ti­dad de irre­gu­la­ri­da­des que lle­va­ron a es­ta si­tua­ción in­sos­te­ni­ble”, di­jo a Bús­que­da.

En su car­ta de re­nun­cia, Mu­ñiz man­tu­vo un dis­cur­so que fue cons­tan­te pa­ra de­fen­der­se de las crí­ti­cas. “No ha si­do po­si­ble cum­plir con to­dos los ob­je­ti­vos que nos ha­bía­mos pro­pues­to, en par­te por di­fi­cul­ta­des pro­pias su­ma­das a una cam­pa­ña de la de­re­cha des­car­na­da y des­leal des­ti­na­da a des­ar­ti­cu­lar el Sis­te­ma Na­cio­nal In­te­gra­do de Sa­lud y con­de­nar a ASSE a ser un pres­ta­dor no com­pe­ti­ti­vo”, es­cri­bió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.