Ri­car­do Gil: un ex­mi­li­tan­te de iz­quier­da ra­di­cal que apro­ve­cha su lu­gar

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Gui­ller­mo Dra­per

Ri­car­do Gil Iri­bar­ne su­po que es­ta­ba muer­to du­ran­te una se­sión de tor­tu­ra. Mu­cho des­pués se en­te­ra­ría de que lo llo­ra­ron sus ami­gos y tam­bién los com­pa­ñe­ros de mi­li­tan­cia, pe­ro no sus pa­dres. Na­die te­nía no­ti­cias su­yas des­de que ha­bía si­do detenido por los mi­li­ta­res el 28 de mar­zo de 1976, mien­tras in­gre­sa­ba pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca por el puer­to de Co­lo­nia. Ca­da se­ma­na su ma­dre lle­va­ba co­mi­da al Li­ceo Mi­li­tar pa­ra que se la die­ran a su hi­jo allí don­de lo tu­vie­ran re­te­ni­do y siem­pre re­ci­bía la mis­ma res­pues­ta: “Se­ño­ra, us­ted se equi­vo­ca, no te­ne­mos a su hi­jo”. Cuan­do a me­dia­dos de año el Río de la Pla­ta co­men­zó a arro­jar ha­cia la cos­ta uru­gua­ya cuer­pos ator­men­ta­dos por las tor­tu­ras y los días a la de­ri­va, la di­rec­ción del Par­ti­do por la Vic­to­ria del Pue­blo ( PVP) no tu­vo du­das: Ri­car­do Gil era uno de esos ca­dá­ve­res.

Los mi­li­ta­res le sa­ca­ron la ven­da, una de las po­cas ve­ces que lo ha­rían en los me­ses que es­tu­vo en el “In­fierno”, y le mos­tra­ron un vo­lan­te fir­ma­do por el PVP en el que de­nun­cia­ban su muer­te a ma­nos de la dic­ta­du­ra uru­gua­ya. “Mi­rá, acá di­ce que es­tás muer­to, ya pa­ga­mos el cos­to po­lí­ti­co por eso, así que te po­de­mos ha­cer lo que que­re­mos”, le di­je­ron an­tes de re­to­mar las tor­tu­ras en el gal­pón del Ser­vi­cio de Ma­te­rial y Ar­ma­men­to ubi­ca­do jun­to al Ba­ta­llón de In­fan­te­ría N º 13, tam­bién co­no­ci­do co­mo “300 Car­los”.

Cua­ren­ta años des­pués, Gil no se ex­pli­ca por qué sus pa­dres no cre­ye­ron esa ver­sión y si­guie­ron lle­van­do una bol­sa con co­mi­da al Li­ceo Mi­li­tar has­ta el día que de­jó de ser un des­apa­re­ci­do. Tam­po­co le in­tere­sa co­no­cer la res­pues­ta ni “mas­car ra­bia” por las tor­tu­ras del pa­sa­do. Di­ce que no hay tiem­po de mi­rar pa­ra atrás por­que la lu­cha por cam­biar una so­cie­dad “bá­si­ca­men­te in­jus­ta” si­gue, aun­que aho­ra por otras vías.

Mi­li­tan­cia pe­se a to­do. Les de­cían “los ti­gres”. Eran mi­li­tan­tes de iz­quier­da en la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas a fi­nes de la dé­ca­da de 1960 y bue­nos co­no­ce­do­res de la teo­ría mar­xis­ta- le­ni­nis­ta. Por eso les pa­re­ció inacep­ta­ble que uno del gru­po se ca­sa­ra por Igle­sia y ves­ti­do de jac­ket. Ar­ma­ron un “co­man­do” y ro­ba­ron la ro­pa. El plan, re­cuer­da Gil, no fue de­ma­sia­do exi­to­so: el ami­go se ca­só igual y a ellos no los de­ja­ron en­trar a la fies­ta.

Ha­bía co­men­za­do a mi­li­tar ape­nas en­tró a la fa­cul­tad en 1966. Pri­me­ro se con­cen­tró en los re­cla­mos uni­ver­si­ta­rios tra­di­cio­na­les, pe­ro el go­bierno “cla­ra­men­te re­pre­sor” con los es­tu­dian­tes de Jor­ge Pa­che­co Are­co lo con­ven­ció de que ha­bía que ha­cer al­go más.

Jun­to a otros miem­bros de Cien­cias Eco­nó­mi­cas se su­mó a la Fuer­za Re­vo­lu­cio­na­ria de los Trabajadores (FRT), una or­ga­ni­za­ción que sur­gió de una es­ci­sión en el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal ( MLN- Tu­pa­ma­ros). “So­mos hi­jos de la de­mo­cra­cia au­to­ri­ta­ria y re­pre­si­va de Pa­che­co”, di­ce al res­pec­to Ra­fael No­boa, su ami­go y exin­te­gran­te del FRT. “Éra­mos de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra ser lí­de­res, por lo que ter­mi­na­mos sien­do la ge­ne­ra­ción car­ne de ca­ñón”.

Gil era de los que no com­par­tían la es­tra­te­gia “muy mi­li­ta­ris­ta” del MLN, sino que man­te­nían un plan­teo más “cla­sis­ta” cen­tra­do en la “par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar”. El mo­de­lo era Ni­ca­ra­gua, don­de hu­bo “un mo­vi­mien­to de ma­sas con ar­mas, por­que el ré­gi­men se de­fen­día con ar­mas”. El FRT se­ría el bra­zo ope­ra­ti­vo, mien­tras que el Fren­te Es­tu­dian­til Re­vo­lu­cio­na­rio, el “fren­te de ma­sas”. En to­do ca­so, di­ce, “fue un mo­men­to muy es­pe­cial, don­de mu­cha gen­te, mu­chí­si­ma gen­te es­ta­ba en­fren­ta­da al pa­che­ca­to y se in­te­gra­ba a dis­tin­tas for­mas de lu­cha”.

El FRT fue ape­nas “un gru­púscu­lo” que no desa­rro­lló gran­des ope­ra­cio­nes que le ga­na­ran es­pa­cio des­ta­ca­do en los li­bros de his­to­ria. Era gen­te “bien in­ten­cio­na­da y muy sa­na”, re­su­me Gil.

Apo­da­do Qui­que rea­li­za­ba ta­reas de or­ga­ni­za­ción y a ve­ces de­bía con­se­guir do­cu­men­tos fal­sos pa­ra quie­nes, uno tras otro, pa­sa­ban a la clan­des­ti­ni­dad. Sus pa­dres, él de tra­di­ción batllis­ta an­ti­cle­ri­cal y ella una ca­tó­li­ca no prac­ti­can­te, no sa­bían bien en qué es­ta­ba.

Una tar­de de in­vierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.