El (ca­si) eterno es­tu­dian­te

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

Te­nía fa­ci­li­dad pa­ra los es­tu­dios y cuan­do cur­sa­ba cuar­to de Fa­cul­tad en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, co­men­zó a dar cla­ses co­mo ayu­dan­te de Eco­no­mía I en esa ins­ti­tu­ción y en la Fa­cul­tad de De­re­cho. Sin em­bar­go, la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, el exi­lio y la pri­sión, hi­cie­ron que Ri­car­do Gil Iri­bar­ne de­bie­ra aban­do­nar sus es­tu­dios cuan­do le fal­ta­ba muy po­co pa­ra re­ci­bir­se.

En 2008, Gil lle­va­ba tres años al fren­te del com­ba­te al la­va­do de ac- ti­vos en Uru­guay y se ha­bía con­ver­ti­do en un referente del te­ma, pe­ro se­guía sin un título uni­ver­si­ta­rio. Lo con­ven­cie­ron de que re­va­li­da­ra sus co­no­ci­mien­tos, pre­sen­ta­ra una te­sis y die­ra por ter­mi­na­do el asun­to. Co­mo es­ta­ba se­pa­ra­do de su ter­ce­ra pa­re­ja y te­nía tiem­po, de­ci­dió se­guir el con­se­jos.

Así, 42 años des­pués de em­pe­zar la ca­rre­ra, con tres hi­jos (hoy de 43, 25 y 17) de tres pa­re­jas dis­tin­tas, y un nie­to, Gil se re­ci­bió de con­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.