El con­trol de la fron­te­ra se­ca por los mi­li­ta­res es­tá en un “limbo”

Tras la apro­ba­ción de un de­cre­to que no cam­bió el el se­na­dor Mie­res pro­po­ne am­pliar a la fron­te­ra la ley que am­pa­ra a las Fuer­zas Ar­ma­das en la vi­gi­lan­cia pe­ri­me­tral de las cár­ce­les

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Ser­gio Is­rael

Ape­nas unos días des­pués del aten­ta­do a las To­rres Ge­me­las, el 11 de se­tiem­bre de 2001, Uru­guay creó la Po­li­cía Aé­rea Na­cio­nal, cu­ya mi­sión es man­te­ner el or­den en los ae­ro­puer­tos. Esa t area es­ta­ba pre­vis­ta en la ley or­gá­ni­ca de la Fuer­za Aé­rea, pe­ro recién se or­ga­ni­zó en tres com­pa­ñías, que i nclu­yen un gru­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les y otro de pa­ra­cai­dis­tas, lue­go de la con­mo­ción que cau­sa­ron l os ata­ques en Nue­va York y Was­hing­ton.

En el mar, la Pre­fec­tu­ra Na­cio­nal Na­val tie­ne asig­na­das las fun­cio­nes de po­li­cía ma­rí­ti­ma a car­go de 2.000 ki­ló­me­tros de ju­ris­dic­ción. El año pa­sa­do, Pre­fec­tu­ra cap­tu­ró 469 ki­los de ma­rihua­na y 13 ki­los de co­caí­na en pro­ce­di­mien­tos rea­li­za­dos en Río Bran­co, Chuy y Fray Ben­tos, ade­más de rea­li­zar va­rios sal­va­men­tos.

Sin em­bar­go, en los más de 400 ki­ló­me­tros de f r on­te­ra se­ca con Bra­sil, el Ejér­ci­to, aun­que rea­li­za vi­gi­lan­cia, no es­tá am­pa­ra­do pa­ra ac­tuar.

Un de­cre­to del Po­der Eje­cu­ti­vo pro­mul­ga­do en enero so­bre la vi­gi­lan­cia de la fron­te­ra con Bra­sil, en pre­vi­sión de ac­tos de te­rro­ris­mo y otros “de­li­tos trans­na­cio­na­les” y del len­to trá­mi­te par­la­men­ta­rio de sen­dos pro­yec­tos en­via­dos por el go­bierno so­bre in­te­li­gen­cia y an­ti­te­rro­ris­mo, evi­den­cia la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca de­fi­ni­da acer­ca del pro­ble­ma, di­je­ron a Bús­que­da fuen­tes ofi­cia­les.

Limbo y G20. Mien­tras el se­na­dor Jo­sé Mu­ji­ca es­tá de acuer­do en dar más po­tes­ta­des al Ejér­ci­to pa­ra con­tro­lar una zo­na de­ter­mi­na­da de la fron­te­ra se­ca, el pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez, ase­so­ra­do por los abo­ga­dos de la pro­pia fuer­za de tie­rra, op­tó fi­nal­men­te por una sa­li­da clá­si­ca que de­jó al Ejér­ci­to en una po­si­ción i ncó­mo­da y ex­pues­ta, por­que el de­cre­to no me­jo­ra lo que ya exis­tía.

Una fuen­te del Po­der Eje­cu­ti­vo con­sul­ta­da por Bús­que­da ex­pli­có que el de­cre­to, tal co­mo sa­lió, no cam­bia na­da y, por el con­tra­rio, ex­po­ne más las ca­ren­cias que exis­ten, ya que pu­so en evi­den­cia que mien­tras la Ar­ma­da y la Fuer­za Aé­rea tie­nen bien de­ter­mi­na­das sus com­pe­ten­cias co­mo au­xi­lia­res de la Jus­ti­cia en las cos­tas y las ter­mi­na­les aé­reas r es­pec­ti­va­men­te, la fron­te­ra se­ca si­gue en una es­pe­cie de “limbo”.

Pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción, el se­na­dor del Par­ti­do In­de­pen­dien­te, Pablo Mie­res, pro­pu­so am­pliar a una fran­ja de la fron­te­ra el ar­tícu­lo 77 de l a Ley 17.243, que pro­te­ge a los fun­cio­na­rios mi­li­ta­res asig­na­dos al con­trol pe­ri­me­tral de las cár­ce­les.

Mie­res di­jo a Bús­que­da que su ini­cia­ti­va es de fá­cil apli­ca­ción, por­que so­lo re­quie­re am­pliar a de­ter­mi­na­da zo­na el ar­tícu­lo que pre­su­me la exis­ten­cia de cau­sal de jus­ti­fi­ca­ción de cum­pli­mien­to de la ley pre­vis­ta en el ar­ticu­lo 28 del Có­di­go Pe­nal.

La ma­yo­ría de l os me­xi­ca­nos, chilenos y ar­gen­ti­nos que l l ega­ron es­te verano a Uru­guay pa­ra co­me­ter de­li­tos, apro­ve­chan­do el tu­ris­mo ma­si­vo, no in­gre­sa­ron ni sa­lie­ron por la ex­ten­sa fron­te­ra que se­pa­ra al país de Bra­sil, don­de exis­ten unos 20 pa­sa­jes clan­des­ti­nos.

Sin em­bar­go, el de­cre­to del 8 de enero pa­sa­do, que en­co­men­dó a las Fuer­zas Ar­ma­das vi­gi­lan­cia en zo­nas de fron­te­ra me­dian­te pa­tru­lla­jes y “ta­reas de con­trol y de re­co­no­ci­mien­to” pa­ra “ob­te­ner in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra l a de­fen­sa na­cio­nal”, evi­den­cia una preo­cu­pa­ción acer­ca del pro­ble­ma, ali­men­ta­da por la pre­sión que ejer­cen el go­bierno ar­gen­tino y agen­cias del ex­te­rior que re­cla­man re­for­zar las me­di­das de se­gu­ri­dad an­tes de la pró­xi­ma reunión del G20, que se­rá a fi­nes de no­viem­bre en Bue­nos Ai­res.

En­tre los or­ga­ni­za­do­res de la pri­me­ra cum­bre de es­te ti­po que se rea­li­za en Amé­ri­ca del Sur exis­te preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción de la fron­te­ra en­tre Uru­guay y Bra­sil.

Un in­for­me del Ser­vi­cio Ase­sor de Se­gu­ri­dad Ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se di­fun­di­do es­ta se­ma­na y ci­ta­do por El País, ca­li­fi­có a Mon­te­vi­deo co­mo un lu­gar de “ba­ja ame­na­za te­rro­ris­ta pa­ra el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos”, ya que “si bien exis­te un sen­ti­mien­to an­ti­ame­ri­cano en al­gu­nos círcu­los”, es­te “ra­ra vez, o nun­ca, to­ma for­ma vio­len­ta”.

Uru­guay es eva­lua­do co­mo país de ni­vel 1 en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pa­ra sus ha­bi­tan­tes, es de­cir, un lu­gar en el que hay que “to­mar las pre­cau­cio­nes nor­ma­les”, aun­que el in­for­me advierte que los de­lin­cuen­tes usan las ar­mas si las víc­ti­mas se re­sis­ten.

El de­cre­to del 8 de enero en­co­mien­da a las Fuer­zas Ar­ma­das “l a rea­li­za­ción de ta­reas de vi­gi­lan­cia en apo­yo a los or­ga­nis­mos con ju­ris­dic­ción y com­pe­ten­cia, con la fi­na­li­dad de pre­ser­var la so­be­ra­nía y la in­de­pen­den­cia del país, pre­vi­nien­do ame­na­zas que afec­ten la in­te­gri­dad del te­rri­to­rio y sus re­cur­sos es­tra­té­gi­cos”.

El tex­to pre­vé las ta­reas de vi­gi­lan­cia en las zo­nas de fron­te­ra “con ex­clu­sión de los cen­tros po­bla­dos”, pe­ro deja al Ejér­ci­to en una po­si­ción de su­bor­di­na­ción an­te la Po­li­cía, ya que, tal co­mo ocu­rría has­ta aho­ra, tra­ba­ja­rán “en apo­yo a los or­ga­nis­mos con ju­ris­dic­ción y com­pe­ten­cia”.

En efec­to, el ar­tícu­lo 3° del de­cre­to dispone que “en ca­so de de­tec­tar una pre­sun­ta irre­gu­la­ri­dad o ilí­ci­to, su ac­tua­ción se li­mi­ta­rá a co­mu­ni­car­lo de for­ma in­me­dia­ta a la au­to­ri­dad po­li­cial u or­ga­nis­mo com­pe­ten­te se­gún el ca­so”.

Es­te t ex­to, dij eron a Bús­que­da fuen­tes ofi­cia­les, deja el pro­ble­ma en una si­tua­ción “gris” por­que los efec­ti­vos del Ejér­ci­to ten­drán que op­tar en­tre no ha­cer na­da, rea­li­zar una “de­ten­ción ciu­da­da­na” o lla­mar a la Po­li­cía o a la Adua­na, en ca­so de de­tec­tar una pre­sun­ta irre­gu­la­ri­dad, pe­ro pa­ra es­te úl­ti­mo ca­so no siem­pre es po­si­ble con­tar con res­pues­ta de­bi­do a la fal­ta de per­so­nal y vehícu­los ade­cua­dos.

Si n em­bar­go, una fuen­te del ofi­cia­lis­mo in­di­có que ade­más de coor­di­na­ción, nor­mas y re­cur­sos, se ne­ce­si­ta una de­ci­sión más cla­ra de con­tro­lar la fron­te­ra, y des­ta­có que ya exis­te una ley so­bre de­li­tos trans­na­cio­na­les.

El Ejér­ci­to ad­qui­rió ha­ce unos años, con re­cur­sos de las mi­sio­nes de paz, 80 Land Ro­ver De­fen­der 110SW que re­sul­tan apro­pia­dos pa­ra la vi­gi­lan­cia de la fron­te­ra se­ca, pe­ro se que­ja de fal­ta de pre­su­pues­to pa­ra com­bus­ti­ble. A su vez, el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa tie­ne a es­tu­dio la com­pra de dro­nes, una he­rra­mien­ta de ba­jo cos­to que es ade­cua­da pa­ra esa ta­rea.

Ve r d e s y a z u - les. Al co­men­zar el se­gun­do man­da­to en 2015, Váz­quez man­tu­vo en In­te­rior y De­fen­sa a los dos mi­nis­tros de ma­yor con­fian­za de Mu­ji­ca: Eduar­do Bo­no­mi y Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro.

El pre­si­den­te de­jó tam­bién a su her­mano Jor­ge Váz­quez co­mo sub­se­cre­ta­rio de In­te­rior y al so­cia­lis­ta Jor­ge Me­nén­dez en De­fen­sa.

Cuan­do en agos­to de 2016 fa­lle­ció Fer­nán­dez Hui­do­bro, Me­nén­dez pa­só a ser el mi­nis­tro y Váz­quez des­ti­nó a Da­niel Mon­tiel co­mo sub­se­cre­ta­rio.

Mien­tras que con l a muer­te de Fer­nán­dez Hui­do­bro el Ejér­ci­to per­día un in­ter­lo­cu­tor de pe­so, In­te­rior apro­ve­chó pa­ra ha­cer apro­bar al­gu­nas me­di­das que au­men­ta­ron su po­der re­la­ti­vo, co­mo el re­gis­tro de ar­mas. En tan­to, el Po­der Eje­cu­ti­vo co­men­zó a ha­cer an­dar el pe­sa­do pro­ce­so pa­ra re­for­mar el sis­te­ma de re­ti­ros mi­li­ta­res.

Las Fuer­zas Ar­ma­das no quie­ren asu­mir ta­reas po­li­cia­les, pe­ro a su vez la de­fen­sa de las fron­te­ras ha si­do siem­pre su res­pon­sa­bi­li­dad, sos­tie­nen los mi­li­ta­res. De he­cho, la Di­rec­ción Na­cio­nal de Pa­so de Fron­te­ras es­tá a car­go de Ne­ris Cor­bo, un ge­ne­ral re­ti­ra­do del Ejér­ci­to.

En Bra­sil, por ejem­plo, el Ejér­ci­to tie­ne com­pe­ten­cia en una fran­ja de 30 ki­ló­me­tros a lo lar­go de la fron­te­ra, des­de el Chuy has­ta Co­lom­bia.

En re­la­ción con el de­cre­to so­bre el con­trol de las fron­te­ras, el dipu­tado blan­co Jaime Tro­bo con­vo­có al mi­nis­tro Me­nén­dez al Par­la­men­to pa­ra que dé ex­pli­ca­cio­nes.

An­ti­te­rro­ris­mo. La coor­di­na­ción de los Ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia re­co­men­dó al go­bierno el año pa­sa­do me­jo­rar los con­tro­les pa­ra evi­tar que te­rro­ris­tas y de­lin­cuen­tes se ca­mu­flen den­tro de la cre­cien­te ola mi­gra­to­ria que re­ci­be el país, pu­bli­có El Ob­ser­va­dor.

Los ser vi ci os t am­bién han ma­ni­fes­ta­do preo­cu­pa­ción por la ola mi­gra­to­ria de cu­ba­nos y ve­ne­zo­la­nos, e in­clu­so por el he­cho de que, so­bre to­do los pri­me­ros, tie­nen for­ma­ción mi­li­tar.

El Po­der Eje­cu­ti­vo pro­mul­gó otros dos de­cre­tos, ade­más del de enero so­bre con­trol fron­te­ri­zo. En enero pa­sa­do se de­sig­nó al ge­ne­ral Jo­sé Saa­ve­dra, je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa ( Es­ma­de), co­mo di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de Coor­di­na­ción con­tra el Te­rro­ris­mo. El nue­vo or­ga­nis­mo ha­bía si­do crea­do en ju­nio de 2017 me­dian­te un de­cre­to que se ro­tu­ló co­mo re­ser­va­do de­bi­do a que dis­pu­so al­gu­nas me­di­das ope­ra­ti­vas al res­pec­to.

A su vez, el pro­yec­to de ley in­te­gral an­ti­te­rro­ris­ta, en­via­do en di­ciem­bre de 2016, in­clu­ye as­pec­tos po­lé­mi­cos co­mo la le­ga­li­za­ción del agen­te en­cu­bier­to y la in­cor­po­ra­ción a la le­gis­la­ción na­cio­nal de dis­po­si­cio­nes de l as Na­cio­nes Uni­das que pre­sen­ta­ron du­das a al­gu­nos le­gis­la­do­res del ofi­cia­lis­mo.

Pablo Mie­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.