En el ba­rrio Bo­rro es­pe­ran por “la ilu­sión” de la ca­sa pro­pia

De un com­ple­jo de vi­vien­das pa­ra alo­jar a los in­mi­gran­tes por una in­ver­sión su­pe­rior a $ 70 mi­llo­nes

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL -

nue­vo com­ple­jo, aun­que el pro­yec­to tam­bién cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de los téc­ni­cos de la Di­vi­sión Tie­rras y Vi­vien­das de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo. Se­gún el di­rec­tor del PIAI, se pre­vé cons­truir 36 vi­vien­das in­di­vi­dua­les, da­do que el nú­me­ro de edi­fi­ca­cio­nes se pen­só en fun­ción de la can­ti­dad de fa­mi­lias que ha­bi­ta­ban el lu­gar en el mo­men­to en que se ce­rró la ne­go­cia­ción con la em­pre­sa cons­truc­to­ra Ebi­tal S. A., avan­za­do el año pa­sa­do. “Des­de en­ton­ces, mu­chas fa­mi­lias han en­con­tra­do por su cuen­ta di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les”, in­di­có Rodríguez.

El pro­yec­to de realoj o tras­cien­de l a eta­pa de obra, de­bi­do a que no es un pro­ce­so ha­bi­tual den­tro del pro­gra­ma de me­jo­ra­mien­to de ba­rrios, agre­gó. Si bien es­pe­ran que el pro­ce­so de cons­truc­ción du­re al­re­de­dor de nue­ve me­ses — de fe­bre­ro a oc­tu­bre— exis­ten otros fac­to­res que las au­to­ri­da­des to­man en cuen­ta pa­ra la in­te­gra­ción de las fa­mi­lias. En ese sen­ti­do, una vez que avan­cen las obras, buscarán que los nue­vos ha­bi­tan­tes co­la­bo­ren en la cons­truc­ción de los pa­tios y es­pa­cios pú­bli­cos pró­xi­mos. Es­to res­pon­de a una cues­tión de “in­vo­lu­cra­mien­to con el pro­yec­to”, ya que, se­gún Rodríguez, es una for­ma de desa­rro­llar el sen­ti­do de per­te­nen­cia al ba­rrio.

Tam­bién se pro­yec­tan a par­tir de ju­lio di­fe­ren­tes obras de via­li­dad en la zo­na, op­ti­mi­zar el alum­bra­do y mo­di­fi­car el re­co­rri­do de los óm­ni­bus con el fin de me­jo­rar to­do el en­torno. Pe­ro pa­ra que el pro­yec­to de ini­cio se con­cre­te, fal­ta aún que la co­mu­na en­víe los da­tos re­la­ti­vos a los ni­ve­les de ca­lle, de for­ma que la Agen­cia Na­cio­nal de Vi­vien­da pue­da le­van­tar la ob­ser­va­ción pre­via y así apro­bar la cons­truc­ción. “Igual, nun­ca nos com­pro­me­ti­mos a fe­chas pre­ci­sas. Las obras es­ta­ban pre­vis­tas pa­ra des­pués de la li­cen­cia de la cons­truc­ción, aun­que lue­go to­do se atra­só”, ex­pli­có Rodríguez.

La In­ten­den­cia ya ma­ne­ja dos po­si­bles pro­yec­tos pa­ra desa­rro­llar en el es­pa­cio va­cío que de­ja­rá el rea­lo­jo de La Quin­ta, ubi­ca­do en te­rreno mu­ni­ci­pal. Uno de ellos es la cons­truc­ción de coo­pe­ra­ti­vas de vi­vien­da, y el se­gun­do la crea­ción de un es­pa­cio pú­bli­co tran­si­to­rio, de ma­ne­ra de re­ser­var ese te­rri­to­rio ur­ba­ni­za­do pa- ra otro des­tino. “No va­mos a de­jar que se vuel­va a ocu­par ese pre­dio”, en­fa­ti­zó el fun­cio­na­rio.

To­do ata­do. La al­cal­de­sa Ne­dov, quien lle­va ocho años al fren­te del mu­ni­ci­pio D — re­elec­ta has­ta 2020— sos­tie­ne que la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes del asen­ta­mien­to La Quin­ta tie­ne tra­ba­jos for­ma­les: “Den­tro de la pre­ca­rie­dad, son pro­li­jos”. Se­gún la je­rar­ca, la con­vi­ven­cia en el lu­gar es “bas­tan­te tran­qui­la”, aun­que se­ña­la que des­de que se ins­ta­la­ron so­bre la ca­lle Al­mei­da Pin­tos, en 2016, de­bie­ron co­lo­car un alam­bra­do al­re­de­dor de to­do el pre­dio, que cu­bre un ter­cio de to­da la man­za­na, pa­ra evi­tar los cons­tan­tes ro­bos.

El asen­ta­mien­to tam­bién da co­bi­jo a una gran can­ti­dad de ni­ños, ra­zón por la que trabajadores so­cia­les del equi­po de la in­ten­den­cia coor­di­nan con l a red de cen­tros Caif, de for­ma de ayu­dar a la in­ser­ción de los me­no­res, por ejem­plo, pa­ra que pu­die­ran asis­tir a la es­cue­la pú­bli­ca del ba­rrio, la N º 178 Mar­tin Lut­her King, ubi­ca­da so­bre la ca­lle Gus­ta­vo Vol­pe de Uni­dad Ca­sa­va­lle.

“Te­ne­mos chi­qui­li­nes do­mi­ni­ca­nos que in­gre­sa­ron el año pa­sa­do. Y si bien el por­cen­ta­je de in­mi­gran­tes es muy ba­jo, la adap­ta­ción ha si­do muy bue­na con los com­pa­ñe­ros”, di­jo a Bús­que­da la di­rec­to­ra de la es­cue­la, Shir­ley Young. Igual­men­te, la maes­tra se­ña­ló que “hu­bo que ajus­tar­les el gra­do” ya que va­rios ni­ños pre­sen­ta­ban cier­to re­za­go en los apren­di­za­jes.

Pa­ra el di­rec­tor del PIAI, la in­ser­ción de la co­mu­ni­dad do­mi­ni­ca­na en el ba­rrio ha si­do “bue­na” y no se han re­gis­tra­do pro­ble­mas gra­ves. Es­to es pro­duc­to de un tra­ba­jo en con­jun­to con la co­mi­sión ba­rrial de La Quin­ta y la di­rec­ción de coo­pe­ra­ti­vas cer­ca­nas, por el que se pro­mue­ve el in­ter­cam­bio pa­ra una adap­ta­ción acep­ta­ble. “Cuan­do se ha­ce una re­lo­ca­li­za­ción de es­te ti­po, se ana­li­zan los com­po­nen­tes de la po­bla­ción. Es­tá to­do muy ata­do: en una fa­mi­lia vi­vien­do ha­ci­na­da, pue­de ha­ber po­ten­cial­men­te vio­len­cia fa­mi­liar o abu­so se­xual. Por lo que a tra­vés de la po­lí­ti­cas pú­bli­cas de vi­vien­da se in­ten­ta abor­dar es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias com­ple­jas, aun­que no siem­pre se pue­de ata­jar to­do”, con­ce­dió Rodríguez.

Por eso, la I nt en­den­cia re­sol­vió en es­te quin­que­nio no ha­cer más re­lo­ca­li­za­cio­nes po­bla­cio­na­les ma­yo­res a 50 fa­mi­lias, con el ob­je­ti­vo de evi­tar las gran­des con­cen­tra­cio­nes de per­so­nas alo­ja­das en un mis­mo si­tio. “Es ne­ce­sa­rio in­te­grar a la ciu­dad a la gen­te pa­ra que sea lo más di­ver­sa po­si­ble, por­que si no se dan si­tua­cio­nes com­pli­ca­das”, ce­rró el di­rec­tor co­mu­nal.

El “no te me­tás”. La Quin­ta tie­ne có­di­gos no es­cri­tos, pe­ro co­no­ci­dos por los ve­ci­nos. Uno es que si hay líos, pe­leas o ti­ros en­tre de­lin­cuen­tes o ban­das cri­mi­na­les del ba­rrio, na­die lla­ma a la po­li­cía, por las re­pre­sa­lias. Gen­te pre­ca­vi­da, sa­be dón­de es­tá ca­da bo­ca de pas­ta ba­se y que si ha­bla igual es ta­pa de diario o, con suer­te, car­ne de hos­pi­tal. Es el con­sa­bi­do có­di­go del “no te me­tás”: “Mien­tras no me to­quen no ha­blo, ha­go lo po­si­ble por no in­vo­lu­crar a la po­li­cía, y vi­vo tran­qui­lo”, co­men­ta un ve­cino del ba­rrio.

En cam­bio, con­ti­nuó, “los do­mi­ni­ca­nos tie­nen otros có­di­gos. Es cos­tum­bre de ellos que si se sien­ten in­se­gu­ros o es­cu­chan al­go ra­ro, en­se­gui­da lla­man a la pol i cía. Y es­te ba­rrio es pe­li­gro­sí­si­mo pa­ra ese mo­do de vi­da. Por­que si es­tás cons­tan­te­men- te lla­man­do a la ca­na, te tie­nen co­mo al­cahue­te, y lue­go te la dan”. Y se que­ja: “Acá por cual­quier pro­ble­ma de con­vi­ven­cia vie­ne la po­li­cía, mien­tras allá arri­ba (por Ca­sa­va­lle, Los Pa­lo­ma­res) se pa­san ti­ro­tean­do. Eso es in­jus­to”.

En la es­qui­na del asen­ta­mien­to, Eu­lo­gio Mo­ra da char­la a la al­cal­de­sa y se con­fie­sa arre­pen­ti­do de ha­ber­se que­da­do en La Quin­ta, can­sa­do de es­pe­rar por el avance del ba­rrio, que con­si­de­ra esen­cial con­tra la in­se­gu­ri­dad, por­que “el de­lin­cuen­te bus­ca la zo­na des­po­bla­da”. Ne­dov afir­ma que tam­po­co hay que amon­to­nar a la gen­te por­que así so­lo se re­pro­du­ce el ha­ci­na­mien­to, co­mo en Los Pa­lo­ma­res, y tran­qui­li­za a los ve­ci­nos: se­gún la In­ten­den­cia, ya es­tán pa­ra sa­lir las obras. Mo­ra, es­cép­ti­co, re­pli­ca que no ve un la­dri­llo. En­ton­ces, la al­cal­de­sa ins­ta a los ve­ci­nos a unir es­fuer­zos “co­mo coo­pe­ra­ti­va” pa­ra mo­vi­li­zar­se por sus vi­vien­das. Asien­ten en si­len­cio; ladra un pe­rro. Ne­dov se des­pi­de. “Ven­ga más se­gui­do al­cal­de­sa”, suel­ta Mo­ra, gui­ña un ojo. Ella di­ce que bien sa­ben que vi­ve aten­ta al ba­rrio, y que allí to­dos tie­nen su nú­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.