La ener­gía so­lar pue­de con­ver­tir­se en la so­lu­ción pa­ra los ho­ga­res

A dos años del plan pi­lo­to que con­vir­tió a un ale­ja­do pue­blo de Sal­to en el pri­me­ro en au­to­abas­te­cer­se de

Búsqueda - - INFORMACIÓN NACIONAL - Es­cri­be Jo­sé Pe­ral­ta

En Ce­rros de Ve­ra se pue­de con­tar ca­si t odo. Hay 33 lám­pa­ras de alum­bra­do pú­bli­co, 58 ca­sas, sie­te ca­lles, una co­mi­sa­ría, una po­li­clí­ni­ca, una es­cue­la y un sal ón co­mu­nal. Tam­bién hay tres al­ma­ce­nes gran­des, una es­ta­ción de UTE y otra de An­tel.

Pe­ro lo que dis­tin­gue el lu­gar son los 180 pa­ne­les so­la­res que re­ci­ben a los vi­si­tan­tes de es­te ale­ja­do pue­blo de Sal­to. Es que na­die pa­sa por Ce­rros de Ve­ra por ca­sua­li­dad: pa­ra lle­gar hay que re­co­rrer tor­tuo­sos ca­mi­nos ve­ci­na­les de pie­dra y pol­vo, y em­plear en­tre dos y tres ho­ras pa­ra dar con la lo­ca­li­dad.

Si­tua­do a 142 ki­ló­me­tros de la capital de­par­ta­men­tal y a unos 100 de Ta­cua­rem­bó, Ce­rros de Ve­ra tie­ne unos 200 ha­bi­tan­tes. Ese fue el pue­blo ele­gi­do por la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ener­gía ( DNE) y UTE pa­ra crear en 2015 el pri­mer plan pi­lo­to de abas­te­ci­mien­to de ener­gía eléc­tri­ca me­dian­te pa­ne­les so­la­res fo­to­vol­tái­cos.

A dos años de su pues­ta en fun­cio­na­mien­to, la ex­pe­rien­cia pa­ra las au­to­ri­da­des ha si­do “po­si­ti­va”, tie­ne va­rios as­pec­tos “re­pli­ca­bles” y el po­ten­cial de ser una so­lu­ción pa­ra los ho­ga­res a los que aun lo les lle­ga la luz. De he­cho, ya hay nue­vos pro­yec­tos pi­lo­to en car­pe­ta (ver recuadro).

Sin em­bar­go, el plan aún no su­pera los “cue­llos de botella” que traen las nue­vas tec­nol ogías: fa­llas téc­ni­cas, pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to y man­te­ni­mien­to y un au­men­to en los cor­tes del su­mi­nis­tro. Esos son los obs­tácu­los a su­pe­rar pa­ra que el plan pue­da ser efi­caz.

La idea de las au­to­ri­da­des es bus­car mo­de­los de es­te es­ti­lo pa­ra lo- grar el 100% de la elec­tri­fi­ca­ción en el país, un ob­je­ti­vo que es­tá ape­nas a 0,02% de ser al­can­za­do.

El ex­pe­ri­men­to de Ce­rros de Ve­ra se en­mar­ca en el do­cu­men­to de po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca apro­ba­do por to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, cu­yo “eje so­cial” tie­ne co­mo ob­je­ti­vo “pro­mo­ver el ac­ce­so ade­cua­do a la ener­gía pa­ra to­dos los sec­to­res so­cia­les, de for­ma se­gu­ra y a un cos­to ac­ce­si­ble, uti­li­zan­do la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca co­mo un po­de­ro­so ins­tru­men­to pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción so­cial”.

“Se de­be al­can­zar la uni­ver­sa­li­za­ción en el ac­ce­so a la ener­gía pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes del país, me­dian­te un com­ple­men­to de di­ver­sos ti­pos de ener­gé­ti­cos y tec­no­lo­gías, con so­lu­cio­nes adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des y al con­tex­to te­rri­to­rial de ca­da ho­gar”, se­ña­la el do­cu­men­to. Esa idea es des­ta­ca­da tam­bién por los téc­ni­cos de la DNE en­car­ga­dos del pro­yec­to en Ce­rros de Ve­ra, quie­nes en­tien­den que fue “el pri­mer pa­so efec­ti­vo” ha­cia ese ob­je­ti­vo.

No obs­tan­te, la vi­sión de los ha­bi­tan­tes del pue­blo es que, des­de la lle­ga­da de los pa­ne­les, su si­tua­ción en el me­jor de los ca­sos se man­tie­ne igual. Pa­ra otros “em­peo­ró mu­cho”, por­que se les han que­ma­do free­zers, he­la­de­ras y te­le­vi­so­res de­bi­do a los cor­tes de luz que ocu­rrie­ron tras la ins­ta­la­ción de los pa­ne­les. Cor­tes que su­ce­den has­ta hoy. La DNE y UTE tra­ba­jan con los pro­vee­do­res de la obra pa­ra en­con­trar la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va a los pro­ble­mas téc­ni­cos que si­guen te­nien­do los pa­ne­les so­la­res.

Be­ne­fi­cios y du­das. La in­ver­sión del pro­yec­to en Ce­rros de Ve­ra cos­tó unos US$ 360.000 ( al ti­po de cam­bio ac- tual), de los cua­les el 60% fue apor­ta­do por la DNE y el res­to por UTE. La obra fue rea­li­za­da por Ciem­sa, los pa­ne­les son de la ale­ma­na SMA y las ba­te­rías de al­ma­ce­na­mien­to son BAE. La po­ten­cia pi­co ins­ta­la­da es de 52.2 ki­lo­watts.

Has­ta ese mo­men­to, to­das las so­lu­cio­nes da­das a la fal­ta de elec­tri­fi­ca­ción de un po­bla­do se ba­sa­ban en la ex­ten­sión de la red eléc­tri­ca has­ta el lu­gar o la co­lo­ca­ción de mo­to­res que fun­cio­na­ban con fue­loil pri­me­ro y más ade­lan­te con ga­soil.

Esos mo­to­res, cu­ya ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to son “muy cos­to­sos” se­gún téc­ni­cos de UTE y la DNE, se ins­ta­la­ron en la dé­ca­da del 90 en al­gu­nas lo­ca­li­da­des ale­ja­das del in­te­rior. Fun­cio­nan co­mo una pe­que­ña cen­tral que abas­te­ce a la zo­na de­sig­na­da.

Ce­rros de Ve­ra y su ve­cino, Pue­blo Fer­nán­dez, tie­nen mo­to­res de ga­soil. Y son los úl­ti­mos dos pue­blos don­de si­guen fun­cio­na­do. El res­to fue­ron des­mon­ta­dos una vez que la elec­tri­ci­dad lle­gó en for­ma de ten­di­do eléc­tri­co.

Una vez ele­gi­do el lu­gar, hu­bo va­rias char­las con los ve­ci­nos pa­ra po­ner­los en co­no­ci­mien­to del nue­vo sis­te­ma y sus be­ne­fi­cios. Unos be­ne­fi­cios que pa­ra la DNE y UTE son cla­ros: re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de cos­tos de ge­ne­ra­ción al pa­sar del ga­soil a la ener­gía so­lar y cui­da­do del me­dio am­bien­te. Pe­ro pa­ra los po­bla­do­res las ven­ta­jas no son tan evi­den­tes, ya que los cor­tes de luz au­men­ta­ron en can­ti­dad y aún hoy tie­nen que co­rrer a apa­gar la lla­ve ge­ne­ral ca­da vez que hay fa­llas en los pa­ne­les, al­go que ocu­rre bas­tan­te a me­nu­do, se­gún los lo­ca­les.

Al­gu­nos va­lo­ran el si­len­cio al que “cos­tó acos­tum­brar­se” lue­go de tan­tos años con el ron­ro­neo cons­tan­te de los mo­to­res ge­ne­ra­do­res. Pe­ro por lo ge­ne­ral no no­ta­ron de­ma­sia­dos cam­bios po­si­ti­vos.

“Acá vos po­nés la luz con ca­ble y a la pri­me­ra nu­be te que­dás sin na­da. Pre­fe­ri­mos los mo­to­res o es­tos pa­ne­les”, di­jo Nancy Rodríguez, una referente del pue­blo que par­ti­ci­pó en to­das las reunio­nes de pre­pa­ra­ción del pro­yec­to y que vi­ve a unos 10 me­tros de la es­ta­ción de UTE.

“Es cier­to que uno aho­ra se acos­tum­bró al si­len­cio, al prin­ci­pio era ra­ro”, co­men­tó. “Pe­ro en lo con­cre­to, no nos ha cam­bia­do mu­cho”.

Nancy tie­ne seis hi­jos, va­rios de ellos tra­ba­jan en los al­re­de­do­res, en la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra. Son to­dos oriun­dos de Ce­rros de Ve­ra. El nue­vo pro­yec­to no in­clu­yó cam­bios en la ilu­mi­na­ción ge­ne­ral de la lo­ca­li­dad “sal­vo unos fo­cos que se pu­sie­ron en la can­chi­ta de fút­bol”, con­tó.

Pa­ra ella y va­rios otros ve­ci­nos c on­sul­ta­dos por Bús­que­da, el prin­ci­pal in­con­ve­nien­te que han te­ni­do des­de la ins­ta­la­ción de los pa­ne­les es los cor­tes de luz. Al prin­ci­pio, cuan­do es­ta­ban en épo­cas de prue­bas, fue­ron mu­chos y muy se­gui­dos, lue­go dis­mi­nu­ye­ron, pe­ro si­guen ha­bien­do cor­tes has­ta hoy.

“Yo lo pri­me­ro que ha­go cuan­do hay un corte es sa­lir co­rrien­do a apa­gar la lla­ve (ge­ne­ral)”, di­ce Nancy. Un ejer­ci­cio al que va­rios ve­ci­nos se han acos­tum­bra­do pa­ra evi­tar que se que­men los elec­tro­do­més­ti­cos.

Es­to se de­be a que el sis­te­ma ha te­ni­do va­rias fa­llas téc­ni­cas; hay dos que son un do­lor de ca­be­za pa­ra las au­to­ri­da­des, que si­guen dis­cu­tien­do con los pro­vee­do­res pa­ra lo­grar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va.

Las fa­llas son las in­te­rrup­cio­nes por des­car­ga in­tem­pes­ti­va de ba­te­rías y las os­ci­la­cio­nes, dos pro­ble­mas que no han si­do so­lu­cio­na­dos y an­te lo cual se re­cu­rre a los mo­to­res pa­ra ase­gu­rar que ha­ya luz en el pue­blo.

“Y la fac­tu­ra si­gue vi­nien­do igual, la ver­dad que se ven al­gu­nos cor­tes, en par­ti­cu­lar a eso de las sie­te, cuan­do ba­ja el sol, pe­ro por el res­to ha si­do to­do más o me­nos i gual”, ex­pli­ca Ra­fael, due­ño de uno de los al­ma­ce­nes del pue­blo.

Tan­to él co­mo su mu­jer es­tán aten­tos a po­si­bles cor­tes pa­ra, al igual que Nancy y el res­to del pue­blo, apa­gar la lla­ve has­ta que ven que se nor­ma­li­za el ser­vi­cio.

Pa­ra pa­gar la luz y otras fac­tu­ras, los po­bla­do­res tie­nen que ir has­ta un Abi­tab. El más cer­cano es­tá a 100 ki­ló­me­tros. Pe­ro si por al­gu­na ra­zón quie­ren ha­cer un re­cla­mo, de­ben ir has­ta la capital de Sal­to. Lle­gar en trans­por­te pú­bli­co re­quie­re de pa­cien­cia y di­ne­ro. El óm­ni­bus pa­sa lu­nes y vier­nes por el pue­blo y sa­le $ 400 via­jar a Sal­to. En el trans­por­te de los vier­nes lle­gan tam­bién las fac­tu­ras y las en­co­mien­das.

Ex­pe­rien­cia y apren­di­za­je. “Fue un pro­yec­to pi­lo­to, era nues­tra pri­me­ra ex­pe­rien­cia pa­ra ana­li­zar la po­si­bi­li­dad de ex­tra­po­lar la idea a otras lo­ca­li­da­des y pa­ra afi­nar y me­jo­rar los pró­xi­mos pi­lo­tos”, di­jo a Bús­que­da la Di­rec­to­ra Na­cio­nal de Ener­gía, Ol­ga Ot­te­gui.

“Hay bas­tan­tes ho­ga­res ale­ja­dos de la lí­nea y va­mos a te­ner que ir por es­tos mo­de­los de mix ener­gé­ti­co pa­ra al­can­zar el 100% de la elec­tri­fi­ca­ción en el país, un ob­je­ti­vo que es­ta­mos ca­da vez más cer­ca de cum­plir”, agre­gó.

Ac­tual­men­te, Uru­guay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.