Co­men­zó en el mar fren­te a Uru­guay y Ar­gen­ti­na una in­ves­ti­ga­ción ale­ma­na “úni­ca” y “desafian­te” pa­ra es­tu­diar el fon­do del océano

Búsqueda - - AMBIENTE Y CIENCIA - es­cri­be Ma­ría Paz Sar­to­ri

El ca­lor en el puer­to de Mon­te­vi­deo en pleno me­dio­día de fe­bre­ro es in­ten­so. Pe­se a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, un gru­po de téc­ni­cos tra­ba­ja sin ce­sar al ra­yo del sol en la cu­bier­ta del bar­co de in­ves­ti­ga­ción ocea­no­grá­fi­co del go­bierno ale­mán lla­ma­do Son­ne, el más nue­vo de la flo­ta con fi­nes cien­tí­fi­cos que co­men­zó a na­ve­gar en 2014. Pre­pa­ran la pues­ta a punto de una so­fis­ti­ca­da e in­men­sa ma­qui­na­ria pa­ra ac­ce­der a las pro­fun­di­da­des del fon­do del océano y que re­po­sa en la zo­na tra­se­ra de la em­bar­ca­ción.

Pa­ra la je­fa del equi­po de in­ves­ti­ga­ción, la geo­quí­mi­ca Sa­bi­ne Kas­ten, es un mo­men­to de enorme can­ti­dad de tra­ba­jo. Li­de­ra un equi­po de 34 cien­tí­fi­cos a bor­do. No en vano, ni si­quie­ra se ha to­ma­do un ra­to li­bre pa­ra vi­si­tar Mon­te­vi­deo. Tan­ta es la ta­rea que al­gu­nos jó­ve­nes del equi­po le han acer­ca­do de re­ga­lo una ca­ja de cu­bos de dul­ce de le­che que com­pra­ron a po­cas cua­dras de allí. Es el mo­men­to que ha es­ta­do es­pe­ran­do por cin­co años, des­de que le pre­sen­tó al go­bierno ale­mán la pro­pues­ta de in­ves­ti­ga­ción y el pe­di­do pa­ra uti­li­zar el bu­que de in­ves­ti­ga­ción. Res­ta­ban so­lo unas ho­ras pa­ra zar­par mar aden­tro y ubi­car­se fren­te a las cos­tas de Uru­guay y Ar­gen­ti­na con el fin de to­mar mues­tras del sub­sue­lo ma­rino (ver ma­pa) cuan­do Bús­que­da vi­si­tó el bar­co.

● ¿Por qué acá?

Hay una zo­na pró­xi­ma a las cos­tas uru­gua­yas y ar­gen­ti­nas en l a que l a pro­fun­di­dad es ba­ja. En de­ter­mi­na­do mo­men­to es­ta pen­dien­te des­cen­den­te se ha­ce más em­pi­na­da y hay otra zo­na lla­ma­da ta­lud con­ti­nen­tal en la que la pro­fun­di­dad ( de va­rios ki­ló­me­tros) co­mien­za a caer a pi­que en un sec­tor muy po­co ho­mo­gé­neo de va­lles, mon­ta­ñas y al­ti­ba­jos. Es­ta gran área in­tere­sa a los in­ves­ti­ga­do­res.

“Nos da­mos cuen­ta de que el mar­gen con­ti­nen­tal ( fren­te a Uru­guay y Ar­gen­ti­na) es muy úni­co y muy in­tere­san­te. Aquí tie­nes uno de los ríos más im­por­tan­tes del sur de los océa­nos ( el Río de la Pla­ta) en­tran­do al océano Atlán­ti­co, tie­nes a las co­rrien­tes del sur en­tran­do des­de la Antártida en las ca­pas más pro­fun­das y co­rrien­tes que vie­nen del he­mis­fe­rio nor­te. To­das traen par­tí­cu­las al área y sa- be­mos que hay una fuer­te in­ter­ac­ción. Tam­bién hay co­rrien­tes su­per­fi­cia­les, co­mo la cá­li­da que vie­ne de Bra­sil ha­cia el sur y la fría des­de las Mal­vi­nas”, di­jo a Bús- que­da la je­fa cien­tí­fi­ca de la ex­pe­di­ción SO260 Sa­bi­ne Kas­ten, lí­der de pro­yec­to del Cen­tro pa­ra Cien­cias Am­bien­ta­les Ma­ri­nas, Ma­rum, de la Uni­ver­si­dad de Bre­men en Ale­ma­nia. Kas­ten es ade­más in­ves­ti­ga­do­ra del Al­fred We­ge­ner Ins­ti­tu­te Helm­holyz Cen­ter pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Po­lar y Ma­ri­na.

“Es un sis­te­ma muy com­pli­ca­do, por­que hay mu­chí­si­mos pa­rá­me­tros que pue­den cam­biar y son muy in­tere­san­tes. Nos per­mi­te es­tu­diar una can­ti­dad de pro­ce­sos en una zo­na muy res­trin­gi­da. Es muy desafian­te te­ner la ha­bi­li­dad de es­tu­diar to­dos es­tos pro­ce­sos y la in­ter­ac­ción en­tre ellos. Es­ta es la ra­zón por la que es­ta área es tan par­ti­cu­lar”, ase­gu­ró Kas­ten. En­tre el equi­po de 34 cien­tí­fi­cos hay geó­lo­gos, geo­quí­mi­cos, mi­cro­bió­lo­gos pa­ra es­tu­diar la pre­sen­cia de bac­te­rias y mi­cro­bios del sue­lo oceá­ni­co, ex­per­tos en in­ter­pre­tar mues­tras de se­di­men­tos, geo­fí­si­cos con co­no­ci­mien­to en eco­son­da pa­ra vi­sua­li­zar y ma­pear el fon­do del mar, un gru­po de geo­quí­mi­cos or­gá­ni­cos que mi­ran par­tí­cu­las co­mo las al­gas y pe­que­ños mi­cro­bios que se hun­den has­ta el fon­do del mar y jó­ve­nes cien­tí­fi­cos en en­tre­na­mien­to. El am­plio ran­go de ex­per­ti­se “es real­men­te es­pe­cial”.

El ob­je­ti­vo de es­te tra­ba­jo es es­tu­diar có­mo las co­rrien­tes oceá­ni­cas y los se­di­men­tos se in­fluen­cian unos a otros, ver de dón­de vie­ne ori­gi­nal­men­te el ma­te­rial que es­tá de­po­si­ta­do en el sue­lo ma­rino de la zo­na y ana­li­zar qué pro­ce­sos, reac­cio­nes bio­quí­mi­cas y ci­clos ocu­rren ba­jo el mar. Ade­más, bus­can en­ten­der qué mi­cro­or­ga­nis­mos uti­li­zan el ma­te­rial que se de­po­si­ta y de qué ma­ne­ra. Es­tu­dia­rán qué con­di­cio­nes hay aho­ra y có­mo han cam­bia­do a lo lar­go del tiem­po. “Com­bi­nar to­do es­to es úni­co”, con­si­de­ró la cien­tí­fi­ca.

Es un pro­yec­to de la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­ción Ale­ma­na ( DFG, por sus si­glas en ale­mán) y del Cen­tro Ma­rum de la Uni­ver­si­dad de Bre­men.

● Per­fo­ra­cio­nes y mues­tras.

“Que­re­mos sa­ber có­mo es­ta zo­na de con­fluen­cia (de co­rrien­tes) ha va­ria­do a lo lar­go del tiem­po”, co­men­tó Kas­ten. El ni­vel del mar se ha mo­di­fi­ca­do a lo lar­go de la his­to­ria y los cam­bios pue­den ha­ber que­da­do re­gis­tra­dos en los se­di­men­tos que se en­cuen­tran hoy en­te­rra­dos en el fon­do del mar.

La for­ma de es­tu­diar­lo co­mien­za con la to­ma de mues­tras ba­jo el agua. El gru­po or­ga­ni­zó la ta­rea en dos eta­pas. En enero la pri­me­ra con­sis­tió en rea­li­zar un es­tu­dio del sue­lo ma­rino con sís­mi­ca e in­for­ma­ción hi­dro­acús­ti­ca. La se­gun­da co­men­zó el vier­nes 2 con la par­ti­da del bar­co del puer­to de Mon­te­vi­deo y un re­co­rri­do de unas 12 ho­ras mar aden­tro pa­ra to­mar mues­tras de agua y de se­di­men­tos del fon­do del mar.

La tec­no­lo­gía a bor­do per­mi­te ba­jar con un equi­po va­rios ki­ló­me­tros ba­jo el agua y per­fo­rar unos 70 me­tros el sue­lo ma­rino. Es­to po­dría per­mi­tir ir has­ta unos 100.000 años pa­ra atrás en la his­to­ria, es­ti­mó Kas­ten. Tras va­rias ho­ras de tra­ba­jo pa­ra lo­ca­li­zar el si­tio ideal con eco­son­da y el uso de in­for­ma­ción ge­ne­ra­da pre­via­men­te, sue­le lle­var unas tres o cua­tro ho­ras so­lo ba­jar el equi­po has­ta el fon­do pa­ra to­mar las mues­tras de se­di­men­tos.

La ta­rea de to­ma de mues­tras de agua y se­di­men­tos ter­mi­nó es­ta se­ma­na. Hu­bo aná­li­sis que se hi­cie­ron en el mo­men­to de la ex­trac­ción en los va­rios la­bo­ra­to­rios a bor­do del bar­co Son­ne, uno pa­ra ma­te­rial su­cio, otro con equi­pa­mien­to del área quí­mi­ca, y dos en con­di­cio­nes de frío, el más ex­tre­mo con ca­pa­ci­dad de lle­gar has­ta los –15 ° C. Al fi­na­li­zar, f ue­ron guar­da­das en frío y se­rán en­via­das a Ale­ma­nia. El Son­ne pue­de guar­dar mues­tras en has­ta – 270 °C si es ne­ce­sa­rio.

Aho­ra co­mien­za una nue­va eta­pa pa­ra l os in­ves­ti­ga­do­res. En Ale­ma­nia de­di­ca­rán años de es­tu­dio a ana­li­zar­las en de­ta­lle los 34 de a bor­do y un gru­po más am­plio de co­le­gas y es­tu­dian­tes. En el equi­po hay tam­bién es­ta­dou­ni­den­ses y ar­gen­ti­nos.

“Que­re­mos ha­cer el me­jor uso de es­to. Hay es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do que van a tra­ba­jar tres años. In­clu­so se pue­den usar por dé­ca­das”, por­que la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da se­rá in­gre­sa­da en ba­ses de da­tos, con­tó Kas­ten. “Es­ta­mos obli­ga­dos a po­ner to­da la i nfor­ma­ción en ba­ses de da­tos ac­ce­si­bles pa­ra otros co­le­gas. To­do el mun­do ve de dón­de se sa­ca­ron los tes­ti­gos de se­di­men­to” y hay un re­po­si­to­rio ofi­cial en la Uni­ver­si­dad de Bre­men en don­de son ar­chi­va­dos a cua­tro gra­dos por si es ne­ce­sa­rio vol­ver a ana­li­zar­los si vie­nen pro­pues­tas con “nue­vas ideas”, in­for­mó la in­ves­ti­ga­do­ra.

● Pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro.

Los se­di­men­tos de­po­si­ta­dos en la zo­na son va­lio­sos ar­chi­vos his­tó­ri­cos, por­que allí hay evi­den­cia de qué ha ocu­rri­do cien­tos y mi­les de años atrás, ocul­ta en el fon­do del mar. Com­pren­der el pa­sa­do es im­por­tan­te pa­ra ana­li­zar el pre­sen­te y even­tual­men­te po­der pre­de­cir el fu­tu­ro.

Hay i nves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan en el es­tu­dio de se­di­men­tos que asu­men que ya es po­si­ble pre­de­cir qué ocu­rri­rá en el fu­tu­ro. Pa­ra Kas­ten no es en to­dos los ca­sos tan li­neal.

“Yo pri­me­ro quie­ro en­ten­der lo que es­tá pa­san­do aho­ra. No he­mos ni si­quie­ra en­ten­di­do del to­do lo que ocu­rre. Soy geo­quí­mi­ca y sé que to­da­vía hay mu­chas pre­gun­tas. La fuer­za que me mue­ve es en­ten­der lo que es­tá ocu­rrien­do en se­di­men­tos jó­ve­nes, lo que pa­sa aho­ra. Quie­ro leerlos co­rrec­ta­men­te pa­ra lue­go ir pa­ra atrás y ver los cam­bios que han ocu­rri­do. Recién des­pués, uti­li­zan­do mo­de­los, se pue­den ha­cer pre­dic­cio­nes a fu­tu­ro”, esa “es mi es­tra­te­gia”, con­si­de­ró la in­ves­ti­ga­do­ra ale­ma­na.

“Cla­ro que nues­tra ta­rea es ha­cer pre­dic­cio­nes, por­que es una ne­ce­si­dad de la so­cie­dad. Por eso ob­te­ne­mos el di­ne­ro de quie­nes pa­gan sus im­pues­tos. Co­mo cien­tí­fi­cos te­ne­mos que de­cir­le a la gen­te si las con­di­cio­nes cam­bian, ¿qué pa­sa­rá con las áreas cos­te­ras?, ¿se inun­da­rán?, ¿se­rán más fuer­tes las tor­men­tas?”, re­fle­xio­nó.

So­lo un día de bar­co tie­ne un cos­to pa­ra el go­bierno ale­mán de 50.000 eu­ros. Con 31 tri­pu­lan­tes a bor­do, es­tá equi­pa­do con la más al­ta tec­no­lo­gía y des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a que to­do fun­cio­ne al ser­vi­cio de los in­ves­ti­ga­do­res, des­de el ser­vi­cio de co­me­dor adap­ta­do a los ho­ra­rios y a sus ne­ce­si­da­des has­ta los ope­ra­rios que ga­ran­ti­zan que na­da fa­lle. Es­to ha­ce de es­ta in­ves­ti­ga­ción co­lec­ti­va un em­pren­di­mien­to cos­to­so. La ex­pe­di­ción lla­ma­da SO260 co­men­zó el 12 de enero y fi­na­li­zó ayer miér­co­les, lue­go de 34 días y con un pre­su­pues­to so­lo de ope­ra­ción del bu­que de 1,7 mi­llo­nes de eu­ros.

Kas­ten ex­pli­có que ade­más de­bie­ron con­se­guir unos 200.000 eu­ros pa­ra in­su­mos de la­bo­ra­to­rio, trans­por­te de cien­tí­fi­cos, el tras­la­do de ma­te­ria­les ha­cia el bar­co y de mues­tras de re­gre­so a Ale­ma­nia, por plan­tear so­lo al­gu­nos de los cos­tos aso­cia­dos al tra­ba­jo. Fren­te a Uru­guay y

● Cam­bio cli­má­ti­co.

Ar­gen­ti­na las co­rrien­tes “con­flu­yen, co­li­sio­nan y pro­du­cen una ri­que­za de nu­trien­tes. Hay mu­chas al­gas que cre­cen en la par­te su­per­fi­cial del océano y re­mue­ven dió­xi­do de car­bono de la at­mós­fe­ra”, ex­pli­có Kas­ten. Aquí es­tá el po­ten­cial víncu­lo con el cam­bio cli­má­ti­co.

Pe­ro ¿ qué re­la­ción tie­ne lo que ocu­rre en la par­te su­per­fi­cial con lo que es­tá en el fon­do? “Que­re­mos en­ten­der los pro­ce­sos geo­quí­mi­cos que ocu­rren en el sue­lo oceá­ni­co pa­ra des­pués po­der de­cir si hay ga­ses que es­tén saliendo de allí”, ex­pli­có.

Re­co­rri­do de la pri­me­ra eta­pa de la mi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.