Fe­liz apo­ca­lip­sis

Die­go Ar­be­lo di­ri­ge Ape­nas el fin del mun­do, de Jean-luc La­gar­ce

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

y na­vi­da­des, y po­co más. Se re­en­cuen­tra con su ma­dre, su her­ma­na Su- zan­ne, su her­mano An­toi­ne y su cu­ña­da, y en po­cos tra­zos re­ve­la que su­fre una en­fer­me­dad ter­mi­nal y que en bre­ve de­ja­rá de exis­tir. Louis ha lle­ga­do pa­ra des­pe­dir­se, pe­ro no hay llan­tos ni fal­sas re­con­ci­lia­cio­nes. Le­jos de unir­los, su irrup­ción no cam­bia na­da: pa­san las ho­ras y los días y la fa­mi­lia si­gue con su di­ná­mi­ca be­li­cis­ta: pe­que­ños ma­len­ten­di­dos que pro­vo­can des­en­cuen­tros que se trans­for­man en dis­cu­sio­nes des­pia­da­das, pla­ga­das de re­pro­ches e in­sul­tos. Efí­me­ras alian­zas abo­nan el te­rreno pa­ra las inevi­ta­bles trai­cio­nes fra­ter­na­les. La na­tu­ra­le­za hu­ma­na con­cen­tra­da en­tre cua­tro pa­re­des. Y esa ma­dre clá­si­ca en el rol de la ne­ga­do­ra uni­ver­sal, que in­ten­ta man­te­ner a la fa­mi­lia uni­da a to­da cos­ta, una unión frá­gil, ape­nas su­per­fi­cial y a to­das lu­ces men­ti­ro­sa.

Es­tas con­si­de­ra­cio­nes son po­si­bles gra­cias al ta­len­to del dra­ma­tur­go fran­cés Jean-luc La­gar­ce pa­ra de­cir sin de­cir. Tam­bién del di­rec­tor uru­gua­yo Die­go Ar­be­lo — ac­tor de 34 años, des­de 2008 miembro es­ta­ble de la Co­me­dia Na­cio­nal— pa­ra lle­var esa con­tra­dic­ción al es­ce­na­rio; y del elen­co de Ape­nas el fin del mun­do, el dra­ma en cues­tión, en car­tel en la Zavala Mu­niz des­de prin­ci­pios de mes.

Mau­ri­cio Chies­sa ha­ce el me­jor tra­ba­jo de su ca­rre­ra en la piel de es­te ti­po de ac­ti­tud serena, mo­no­cor­de, im­per­tur­ba­ble. ¿Qué asun­to te­rre­nal po­dría al­te­rar­lo cuan­do es por­ta­dor de la peor no­ti­cia, la de su pro­pio fi­nal? La pues­ta bri­lla es­pe­cial­men­te cuan­do los fo­cos se con­cen­tran so­bre su ca­be­za y en­ca­ra al pú­bli­co co­mo na­rra­dor, to­tal­men­te abs­traí­do del aquí- aho­ra, un muer­to que ha­bla y dis­tor­sio­na el es­pa­cio-tiem­po des­de otra di­men­sión. A pro­pó­si­to, esa puer­ta en el cen­tro per­fec­ta­men­te pue­de ser un por­tal en­tre el más allá y el más acá.

La­gar­ce lle­na el ai­re de rui­do pa­ra que re­sue­ne lo que no se di­ce. No sa­be­mos — po­co im­por­ta— el mo­ti­vo de su hui­da. Pe­ro po­de­mos in­tuir a es­te hom­bre­ci­to co­mo un ex­tra­te­rres­tre ro­dea­do de hu­ma­nos hos­ti­les. O un hu­mano hos­til ro­dea­do de ex­tra­te­rres­tres. Tan­to da. Es­ta fa­mi­lia es una pe­que­ña To­rre de Ba­bel con­de­na­da a la in­com­pren­sión. El abis­mo que im­pi­de que unos pue­dan en­ten­der la for­ma de ver el mun­do de los otros co­bra cuer­po en ese mu­ro de pa­la­bras es­té­ri­les que ca­da uno cons­tru­ye a su al­re­de­dor.

Pe­ro la po­ten­cia poé­ti­ca y el hu­mor de esos par­la­men­tos lar­gos, com­ple­jos y apa­ren­te­men­te ba­na­les vuel­ven a es­ta obra una pie­za tre­men­da­men­te dis­fru­ta­ble, a pe­sar de la an­gus­tia que con­ta­gia en ca­da es­ce­na. La iro­nía del título da el tono pre­do­mi­nan­te en es­ta tra­ge­dia do­més­ti­ca. La es­ce­na fi­nal, ca­si un mo­nó­lo­go de ese cu­ña­do ira­cun­do e in­so­por­ta­ble (Fer­nan­do Ama­ral), es el me­jor ejem­plo del uso de la ver­bo­rra­gia plan­tea­do con au­da­cia por el au­tor y re­suel­to con gran ofi­cio por el ver­sá­til ac­tor uru­gua­yo, de los po­cos ca­pa­ces de des­ter­ni­llar de ri­sa y arru­gar de an­gus­tia con po­cos se­gun­dos de di­fe­ren­cia. Bet­ti­na Mon­dino, Ma­rie­la Mag­gio­li y Camila San­son apor­tan los co­lo­res pri­ma­rios que com­ple­tan la pa­le­ta: la ma­dre so­bre­pro­tec­to­ra, la nue­ra co­me­di­da, la ado­les­cen­te im­pul­si­va. La me­sa es­tá ser­vi­da pa­ra un gran ban­que­te tea­tral.

Un de­ta­lle na­da me­nor: La­gar­ce (Al­to Sao­na, 1957- Pa­rís, 1995) es­cri­bió es­ta obra en 1990, dos años des­pués de ser diag­nos­ti­ca­do se­ro­po­si­ti­vo, y prác­ti­ca­men­te fue su can­to del cis­ne. Tras una ca­rre­ra exi­to­sa y pro­lí­fi­ca (más de 20 obras de tea­tro, otras tan­tas di­rec­cio­nes y tra­ba­jos en ci­ne, ópe­ra, re­la­tos, ar­tícu­los y un diario per­so­nal de 23 cua­der­nos), con es­ta obra ex­plí­ci­ta­men­te au­to­rre­fe­ren­cial re­ci­bió los pri­me­ros re­cha­zos de co­mi­tés de lec­tu­ra de com­pa­ñías que an­tes lo re­ci­bían con al­fom­bra ro­ja. Na­die que­ría ser el an­fi­trión de la muer­te, y él re­cha­zó enér­gi­ca­men­te el ró­tu­lo “el au­tor del si­da”.

En el pro­gra­ma de mano, Ar­be­lo — quien ha­ce unos años ga­nó el pre­mio Mo­liè­re de la Em­ba­ja­da de Fran­cia con un ensayo so­bre La­gar­ce— ex­pli­ca que al es­tu­diar el tex­to re­sul­tó con­mo­vi­do por el mo­do en que el au­tor era cons­cien­te de su en­fer­me­dad al es­cri­bir su obra. “Más allá de su va­lo­ra­ción poé­ti­ca se ha­ce inevi­ta­ble no vin­cu­lar su tex­to car­ga­do de cruel­dad, me­lan­co­lía, lu­ci­dez y hu­mor con la vi­da de un hom­bre, la vi­da de Jean-luc La­gar­ce lu­chan­do por su vi­da, por in­ten­tar en­ten­der y más aún, por asu­mir la va­len­tía, la pers­pi­ca­cia de an­ti­ci­par­se y de re­ga­lar­nos Ape­nas el fin del mun­do”.

Tras su muer­te, La­gar­ce se trans­for­mó en au­tor de cul­to y ha­ce dos dé­ca­das que es uno de los más re­pre­sen­ta­dos de Fran­cia. Y en Uru­guay no es nin­gún des­co­no­ci­do. De he­cho, Ar­be­lo se es­tre­nó co­mo di­rec­tor en 2011 con una pie­za su­ya,

que po­ne la lu­pa en el mi­cro­mun­do de un ca­ma­rín tea­tral. Po­co an­tes, Héc­tor Ma­nuel Vidal di­ri­gió con la Co­me­dia su sátira al po­der po­lí­ti­co El gran día. En tan­to, Le­vón mon­tó con elen­co de El Gal­pón Es­ta­ba en ca­sa y es­pe­ra­ba que lle­ga­ra la lluvia. Re­cien­te­men­te Da­niel Hend­ler pro­ta­go­ni­zó Ape­nas el fin del mun­do en el off por­te­ño.por cier­to, fue Ama­ral quien tras ver esa ver­sión mo­vió las pie­zas pa­ra ha­cer­la en Mon­te­vi­deo. Y si ha­bla­mos de re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal, So­lo el fin del mun­do se lla­ma el úl­ti­mo fil­me del que­be­quen­se Xa­vier Do­lan, el ni­ño te­rri­ble del ci­ne de au­tor de los úl­ti­mos años, cu­ya muy per­so­nal adap­ta­ción de es­ta pie­za (con Vin­cent Ca­sell, Ma­rion Co­ti­llard y Léa Sey­doux) se lle­vó en 2016 el gran pre­mio del ju­ra­do en Can­nes.

Pe­ro más allá de da­tos y nom­bres, va­le la pe­na (li­te­ral­men­te) ver Ape­nas el fin del mun­do, por­que es un pro­duc­to tea­tral só­li­do y muy cui­da­do en los de­ta­lles. En es­tos años, Ar­be­lo se ha fo­guea­do en pie­zas de cá­ma­ra co­mo La tem­plan­za y Mú­si­ca de fiam­bre­ría, y qui­zá aquí se le pue­da acha­car cier­to “ex­ce­so” de di­rec­ción, esa sen­sa­ción de que to­do es­tá tan bien ar­ma­do y me­ticu­losa­men­te co­reo­gra­fia­do que que­da po­co mar­gen pa­ra la es­pon­ta­nei­dad. Ape­nas un de­ta­lle en un cua­dro que de­be ver­se.

Ape­nas el fin del mun­do. De Jean- Luc La­gar­ce. Tra­duc­ción: Jaime Arram­bi­de. Ves­tua­rio y es­ce­no­gra­fía: Ge­rar­do Egea. Ilu­mi­na­ción: Iva­na Do­mín­guez. Es­pa­cio so­no­ro: Sylvia Me­yer. Di­rec­ción: Die­go Ar­bel o. Sa­la Zavala Mu­niz ( Tea­tro So­lís). Vier­nes y sá­ba­do, 21 h; do­min­go, 19: 30. En­tra­das: $ 350 en Tic­kan­tel.

Ja­vier Al­fon­so

Chies­sa, Mon­dino, San­son, Mag­gio­li y Ama­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.