En­tre­te­ni­mien­to ga­ran­ti­za­do

La ca­sa de pa­pel, en Net­flix

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

cam­peo­nes en la fá­bri­ca de th­ri­llers de es­te ti­po. Y sí, es cier­to, el se­gui­mien­to de esos “mo­de­los” es evi­den­te. Pe­ro es­tá tan bien he­cho que cau­ti­va. Pue­de imi­tar­se éxi­to, Net­flix com­pró los de­re­chos y la adap­tó a un for­ma­to de epi­so­dios de 45/ 50 mi­nu­tos, lo que lle­vó el to­tal a 18 epi­so­dios. Net­flix col­gó has­ta aho­ra 13 ca­pí­tu­los en su car­te- La ca­sa de pa­pel

le­ra y es de es­pe­rar que no de­mo­re en agre­gar los otros cin­co. Si al­gún des­cuen­to pue­de ha­cer­se a la se­rie es que la du­ra­ción to­tal po­dría ha­ber­se re­du­ci­do. ¿Se­rá ca­sua­li­dad o, co­mo en la li­te­ra­tu­ra, el len­gua­je au­dio­vi­sual es­pa­ñol es más ba­rro­co y me­nos des­po­ja­do que el an­glo­sa­jón?

El plan pa­ra el atra­co a la Fá­bri­ca de la Mo­ne­da y Tim­bre des­can­sa en una suer­te de te­sis de fon­do que el “pro­fe­sor” es­cu­chó una vez a su pa­dre y ex­pli­ca pa­cien­te­men­te a sus edu­can­dos: “El di­ne­ro que no­so­tros im­pri­mi­re­mos y nos lle­va­re­mos no es de na­die, sa­le de las ro­ta­ti­vas de im­pre­sión a nues­tras ma­nos. Por lo tan­to, al to­mar­lo no­so­tros no es­ta­mos per­ju­di­can­do a na­die”. Esa ac­ción res­pi­ra un ai­re de jus­ti­cia por mano pro­pia y de­la­ta un ve­la­do cues­tio­na­mien­to al sis­te­ma po­lí­ti­co fi­nan­cie­ro na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, po­bla­do de quie­bras frau­du­len­tas de ban­cos y gran­des em­pre­sas don­de se es­fu­man mi­les de mi­llo­nes sin que en la ma­yo­ría de los ca­sos los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles res­pon­dan y don­de ter­mi­nan pa­gan­do inocen­tes por pe­ca­do­res. Es­ta cues­tión sub­ya­cen­te, más el di­se­ño de ca­rac­te­res de ca­da uno de los per­so­na­jes, con­tri­bu­ye a un efec­to añe­jo pe­ro ren­di­dor que es el de bo­rro­near la fron­te­ra en­tre bue­nos y ma­los y con­se­guir la em­pa­tía del es­pec­ta­dor ha­cia los ¿de­lin­cuen­tes? O me­jor di­cho, trans­gre­so­res. Si al­go fal­ta­ba pa­ra com­ple­tar es­te cua­dro es la adop­ción por el gru­po atra­ca­dor de la can­ción Be­lla ciao co­mo ins­pi­ra­do­ra de su ges­ta, que era la can­ción de los par­ti­sa­nos ita­lia­nos con­tra el ré­gi­men de Mus­so­li­ni. Aque­llos lu­cha­ban con­tra el opro­bio del fas­cis­mo. ¿Es­tos atra­ca­do­res lu­chan con­tra al­go pa­re­ci­do?

Una edi­ción muy pro­li­ja man­tie­ne el rit­mo ver­ti­gi­no­so de la ac­ción en 90% del me­tra­je. La fo­to­gra­fía de Migue Amoe­do ha­ce ga­la de una ilu­mi­na­ción te­nue y co­lo­res sua­ves, don­de re­sal­ta el ro­jo san­gre de los tra­jes de fae­na de los atra­ca­do­res. El equi­po rea­li­za­dor tu­vo sie­te li­bre­tis­tas y seis pro­duc­to­res. Alex Pi­na, crea­dor de la se­rie, en­ca­be­zó am­bos gru­pos. En la di­rec­ción de los epi­so­dios hu­bo cin­co res­pon­sa­bles: Ale­jan­dro Baz­zano, Ja­vier Quin­tas, Alex Ro­dri­go, Jesús Col­me­nar y Mi­guel Án­gel Vivas.

El elen­co es ex­ce­len­te. En­tre los atra­ca­do­res — con nom­bres de ciu­da­des pa­ra ocul­tar en­tre ellos sus ver­da­de­ras iden­ti­da­des— bri­lla el pro­fe­sor (Ál­va­ro Mor­te), que co­man­da las ac­cio­nes des­de fue­ra de la fá­bri­ca de mo­ne­da, con un ar­co de ex­pre­si­vi­dad que va des­de la su­fi­cien­cia per­ma­nen­te has­ta el mie­do y la im­po­ten­cia, pa­san­do por el des­con­cier­to an­te un enamo­ra­mien­to com­pli­ca­do. Berlín ( Pe­dro Alon­so) es el je­fe de los atra­ca­do­res den­tro de la fá­bri­ca co­pa­da. Frío co­mo un tém­pano, pe­li­gro­so y re­pug­nan­te co­mo un rep­til ve­ne­no­so, re­don­dea de ma­ne­ra no­ta­ble un per­so­na­je si­nies­tro. Mos­cú ( Pa­co Tous) y su hi­jo Den­ver (Jaime Lo­ren­te) lo­gran dos com­po­si­cio­nes de enorme ter­nu­ra, cu­ya pre­sen­cia es uno de los atrac­ti­vos del li­bre­to. Es­tán tam­bién muy bien las dos mu­je­res: Nai­ro­bi (Al­ba Flo­res) y To­kio (Úr­su­la Cor­be­ró), he­re­de­ras de la Uma Thur­man de Tiem­pos vio­len­tos de Ta­ran­tino, la pri­me­ra con un cons­tan­te em­pa­que mi­li­tar y la otra con una sen­sua­li­dad a flor de piel. Del otro la­do del mos­tra­dor tam­bién se lu­ce Itziar Itu­ño, la co­mi­sa­ria que en­fren­ta a la pan­di­lla y que ade­más de­be li­diar con el De­par­ta­men­to de In­te­li­gen­cia y con sus pro­ble­mas do­més­ti­cos.

Pe­ro apar­te de los bri­llos de elen­co y de fo­to­gra­fía, La ca­sa de pa­pel tie­ne otros pun­tos al­tos. Una edi­ción aten­ta do­si-

fi­ca con in­te­li­gen­cia el ida y vuel­ta de la na­rra­ción al pa­sa­do. La his­to­ria per­so­nal de los atra­ca­do­res y la pre­pa­ra­ción del ro­bo se va com­ple­tan­do con per­ma­nen­tes flash­backs que nos brin­dan in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra co­no­cer­los me­jor. El li­bre­to in­ter­ca­la re­gu­lar­men­te sor­pre­sas en la ac­ción. Son i nnu­me­ra­bles l os mo­men­tos en que ocu­rre al­go ines­pe­ra­do, lo que man­tie­ne y au­men­ta la ten­sión del es­pec­ta­dor. Por úl­ti­mo, es muy bueno el guion, con diá­lo­gos in­ge­nio­sos, agu­dos y mu­chas ve­ces chis­pean­tes. Es­te as­pec­to na­da me­nor le da al to­do un ai­re au­tén­ti­ca­men­te es­pa­ñol que nos re­sul­ta fa­mi­liar y gra­ti­fi­can­te.

Hay al­gu­nas gui­ña­das de los rea­li­za­do­res a esa fá­bri­ca an­glo­sa­jo­na de th­ri­llers y en­tre­te­ni­mien­tos en la que se ins­pi­ra­ron: la per­la en­tre los rehe­nes no es la hi­ja de cual­quier em­ba­ja­dor sino la del em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co; en me­dio de un ti­ro­teo, uno de los la­dro­nes le di­ce a otro: “Es­to no es una pe­lí­cu­la de Ta­ran­tino”; la co­mi­sa­ria ten­drá una noche de amor con el “pro­fe­sor” sin sa­ber que es­te es el je­fe de la ban­da que per­si­gue, y cuan­do le pi­de que to­que al­go en su te­cla­do elec­tró­ni­co, es­te to­ca una es­ti­li­za­da ver­sión del rag­ti­me de Scott Jo­plin que fue ban­da so­no­ra de El gol­pe, de Roy Hill. La bur­la no po­día ser ma­yor: el ce­re­bro del gol­pe en Madrid to­ca el te­ma de El gol­pe que en 1973 pro­ta­go­ni­za­ron Ro­bert Red­ford y Paul New­man, en las na­ri­ces de la mu­jer que tra­ta de des­cu­brir­lo y me­ter­lo pre­so.

Ro­dol­fo Ponce de León

El equi­po de com­ple­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.