La “opo­si­ción”

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Des­de ha­ce al­gún tiem­po co­rre la voz de que no es con­ve­nien­te cri­ti­car de­ma­sia­do a la opo­si­ción, por­que ello en el fon­do lo úni­co que ha­ce es for­ta­le­cer al ofi­cia­lis­mo. Du­ran­te cier­to tiem­po es­tu­ve de acuer­do con esa vi­sión, pe­ro lle­ga un mo­men­to en la vi­da de las per­so­nas en el que uno di­ce ¡ bas­ta!

Pa­ra em­pe­zar, di­ga­mos que la “opo­si­ción”, así en­tre co­mi­llas, no exis­te. Me gus­ta­ría sa­ber qué tie­nen en co­mún el Par­ti­do de la Gen­te y Uni­dad Po­pu­lar, por ejem­plo, pa­ra que se los en­glo­be co­mo “opo­si­ción”. Sí, cla­ro, am­bos tie­nen vi­sio­nes di­fe­ren­tes a la del ofi­cia­lis­mo, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sean vi­sio­nes opues­tas si­mi­la­res. Por tan­to, no es co­rrec­to ha­blar de “opo­si­ción”. Más co­rrec­to se­ría ha­blar de opo­si­to­res, ca­da uno con su punto de vis­ta, unos más cer­ca­nos a otros y otros más le­ja­nos.

Pa­ra se­guir, no es un se­cre­to pa­ra na­die que el par­ti­do opo­si­tor que con­ci­ta más in­te­rés es, ob­via­men­te, el Par­ti­do Na­cio­nal. Se­gun­do, le­jos del ter­ce­ro, en las en­cues­tas, se­ría el úni­co gru­po opo­si­tor que, con­tan­do con el apo­yo de los de­más opo­si­to­res— co­sa no tan sim­ple—, po­dría ga­nar­le al ofi­cia­lis­mo en una se­gun­da vuel­ta.

Pe­ro lo que ocu­rre con el par­ti­do de Ori­be y de Sa­ra­via es des­con­cer­tan­te. ( O qui­zás no tan­to pa­ra quie­nes he­mos se­gui­do su his­to­ria). Vea­mos: Si al­guien qui­sie­ra po­ner­le pa­los en la rue­da elec­to­ral al Par­ti­do Na­cio­nal, no lo po­dría ha­cer me­jor que los pro­pios na­cio­na­lis­tas. Pri­me­ro fue el in­ten­den­te Bas­cou, lue­go la in­ten­den­ta Pe­ña, lue­go el in­ten­den­te Ca­ram, etc. Yo no emi­to acá en es­tas lí­neas jui­cios de ca­rác­ter ju­rí­di­co sino po­lí­ti­co. ¿Qué de­mo­nios le pa­sa al Par­ti­do Na­cio­nal? ¿Se­rá que mues­tra su vie­jo ADN co­mo lo ana­li­zó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas una ex­ce­len­te no­ta de un co­lum­nis­ta del diario El País? Por­que re­cor­de­mos que cer­ca de 90 años atrás, el re­cha­zo de He­rre­ra a los in­te­gran­tes del Ra­di­ca­lis­mo Blan­co le im­pi­dió al vie­jo cau­di­llo (bueno, en­ton­ces no era tan vie­jo) al­zar­se con el triun­fo elec­to­ral. Me re­fie­ro a la dé­ca­da del 20. Y lue­go del gol­pe de Te­rra, el par­ti­do es­tu­vo elec­to­ral­men­te di­vi­di­do en­tre Par­ti­do Na­cio­nal In­de­pen­dien­te y Par­ti­do Na­cio­nal ( he­rre­ris­ta). Un cuar­to de si­glo es­tu­vo así, gros­so mo­do, del 33 al 58. Es más, in­clu­so aho­ra hay in­só­li­tos mo­vi­mien­tos den­tro del sec­tor de Alian­za Na­cio­nal. ¿Va a re­pe­tir­se la ne­fas­ta ex­pe­rien­cia en el 2019? Es­pe­ro que no, pe­ro lo más tra­gi­có­mi­co es que hay blan­cos — me lo han di­cho per­so­nal­men­te— que es­tán con­ven­ci­dos de que ga­nan con la fus­ta de­ba­jo del bra­zo. En fin...

Pe­ro si­ga­mos ana­li­zan­do las tien­das de los de­más opo­si­to­res. El Par­ti­do Co­lo­ra­do creo que no ha to­ma­do ca­bal con­cien­cia de su ver­da­de­ra si­tua­ción. Una re­cien­te en­cues­ta de Ra­dar lo ubi­ca con el 7 (¡!) por cien­to

de la in­ten­ción de vo­to. El nú­cleo batllis­ta, ade­más, ha que­da­do so­lo, lue­go de la re­nun­cia del Dr. Bordaberry a la po­lí­ti­ca y al tras­pa­so de vo­tos de Va­mos Uru­guay al par­ti­do de No­vick. ¿ Aca­so pien­san que un con­no­ta­do y bri­llan­te eco­no­mis­ta y aca­dé­mi­co, el Sr. Tal­vi, los sal­ve en los des­cuen­tos? ¿En es­te país, con es­tos uru­gua­yos? Por fa­vor, el can­dor no tie­ne lí­mi­tes. Sr. Tal­vi, no se ti­re de ca­be­za al abis­mo, por Dios.

Y las co­sas si­guen. El Par­ti­do In­de­pen­dien­te, con su ma­gro 3% de vo­tos, as­pi­ra a crear un es­pa­cio so­cial­de­mó­cra­ta co­mún a va­rios sec­to­res po­lí­ti­cos. Su­pon­go que se es­ta­rá pen­san­do en al­gu­nos sec­to­res batllis­tas, otros alian­cis­tas, otros ore­ja­nos. Con los de­bi­dos res­pe­tos, eso no da pa­ra más.

Y que­dan dos gru­pos po­lí­ti­cos. El Par­ti­do de la Gen­te y Uni­dad Po­pu­lar. El pri­me­ro es, a es­tas al­tu­ras, una in­cóg­ni­ta. O se po­ne a tra­ba­jar ya, ya, ya, ya, o no lle­ga a tiem­po. Sí, es­ta­mos en fe­bre­ro, pe­ro tie­ne que ha­cer­lo ya, co­mo de­cía un an­ti­quí­si­mo avi­so pu­bli­ci­ta­rio. Se­gu­ra­men­te con­ta­rá con el apo­yo del 80% de los vo­tan­tes de Va­mos Uru­guay. Si lo lo­gra, no es­tá mal. Pe­ro no pue­de de­mo­rar­se en de­fi­ni­cio­nes ni en nom­bres ni un se­gun­do más. En cuan­to a Uni­dad Po­pu­lar, es a quien ca­si con to­da se­gu­ri­dad lo veo cre­cien­do más. Qui­zás do­ble su apo­yo en vo­tos. Cla­ro, cuan­do se tie­nen po­cas o nu­las res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno eso es re­la­ti­va­men­te fá­cil.

Con­clu­sión: o de acá a oc­tu­bre del 2019 los opo­si­to­res se dan un gran ba­ño de reali­dad — es­pe­cial­men­te los na­cio­na­lis­tas— o ha­brá un cuar­to go­bierno fren­tis­ta en el país. No tan­to por mé­ri­to pro­pio, sino por el desas­tre de los de­más, a quie­nes les que­da­rá co­mo úni­co consuelo ro­gar­les a to­dos los san­tos que no se re­pi­ta la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ab­so­lu­ta, co­sa en lo que pro­ba­ble­men­te ten­gan éxi­to. Na­da más que eso.

Dr. Esc. Cé­sar Eduar­do Fon­ta­na

C.I. 1.060.462- 0

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.