El fa­llo ju­di­cial so­bre una re­pe­ti­ción es­co­lar

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Có­mo se pros­ti­tu­ye la edu­ca­ción. El re­cla­mo ju­di­cial de unos pa­dres que con­si­de­ran, por sí y an­te sí, que su hi­ja “ne­ce­si­ta” se­guir es­tu­dian­do jun­to a sus com­pa­ñe­ros del año ter­mi­na­do, y la re­so­lu­ción de un juez dán­do­les la ra­zón en vir­tud del “de­re­cho a la edu­ca­ción” real­men­te me preo­cu­pan, me su­ble­van co­mo de­mó­cra­ta, y me irri­tan co­mo es­tu­dian­te.

Al de­jar de la­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del ins­ti­tu­to de en­se­ñan­za, pri­va­do o pú­bli­co, al des­co­no­cer la eva­lua­ción de los téc­ni­cos que de­ter­mi­nan la ne­ce­si­dad aca­dé­mi­ca de que el es­tu­dian­te, al no cum­plir con los re­qui­si­tos mí­ni­mos de pa­sa­je de gra­do, reite­re cur­sar el año es­co­lar pa­ra sí po­der, en el fu­tu­ro, en­fren­tar los desafíos cre­cien­tes de los cur­sos su­pe­rio­res, se pros­ti­tu­ye to­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Creer que “yo pa­go y ten­go de­re­cho a de­cir que mi hi­ja sea pro­mo­vi­da” es una for­ma de for­zar un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que, con fa­llas y ca­ren­cias, es un me­ca­nis­mo de igua­lar las po­si­bi­li­da­des de to­dos los ciu­da­da­nos.

Ese “de­re­cho” que los pa­dres reivin­di­can, aten­ta con­tra el de­re­cho de los de­más com­pa­ñe­ros de cla­se que sí cum­plie­ron con los re­qui­si­tos pa­ra pa­sar de año: es pre­ten­der po­ner en igual­dad a quien no su­peró los mí­ni­mos con aque­llos que, con es­fuer­zo, es­tu­dio y de­di­ca­ción, sí lo hi­cie­ron. Po­de­mos lle­gar a imi­tar al ex vi­ce­pre­si­den­te del título in­ven­ta­do: se­guir pa­san­do de año has­ta, con de­ter­mi­na­da edad, ser pro­mo­vi­do a se­cun­da­ria, al ba­chi­lle­ra­to, y fi­nal­men­te ob­te­ner el título uni­ver­si­ta­rio. ¡Pa­go y com­pro título! Se­gun­da eta­pa de la pros­ti­tu­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Es­toy de acuer­do con un sis­te­ma ju­di­cial que se preo­cu­pa por ha­cer cum­plir con los de­re­chos de los ciu­da­da­nos y ha­bi­tan­tes del país, pe­ro to­do tie­ne su lí­mi­te. Tal vez el nue­vo sis­te­ma ju­di­cial vi­gen­te per­mi­ta trá­mi­tes más rá­pi­dos, pe­ro la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de in­for­ma­ción téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca res­pec­to al te­ma a ju­di­cia­li­zar es bá­si­ca y de­be in­cluir la pro­ve­nien­te de tres par­tes: el de­man­dan­te, el de­man­da­do y el ter­ce­ro im­par­cial. Du­do que en es­te ca­so se ha­yan con­sul­ta­do a las tres, ter­ce­ra for­ma de pros­ti­tuir a la en­se­ñan­za.

La or­ga­ni­za­ción, ges­tión y con­trol de to­da la en­se­ñan­za preuni­ver­si­ta­ria es­tá en ma­nos de téc­ni­cos jun­to a, la­men­ta­ble­men­te co­mo to­da la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pues­tos de con­fian­za, ge­ne­ral­men­te ocu­pa­dos por can­di­da­tos a car­gos elec­ti­vos fra­ca­sa­dos en su in­ten­to. Aun así, sus re­so­lu­cio­nes son vá­li­das y obli­ga­to­rias pa­ra to­do el sis­te­ma: di­rec­to­res, ad­mi­nis­tra­ti­vos, do­cen­tes y es­pe­cial­men­te, alum­nos. ¿Cuál pue­de ser la con­fian­za de es­tas per­so­nas si, des­de afue­ra, unos des­co­no­ci­dos e ig­no­ran­tes de las pau­tas vi­gen­tes, de­ci­den por ellos con­tra la opi­nión téc­ni­ca de quie­nes son res­pon­sa­bles? Des­co­no­cer es­to es otra for­ma de pros­ti­tuir a la en­se­ñan­za.

Fi­nal­men­te, co­mo ciu­da­dano de con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­co-re­pu­bli­ca­nas, con una edu­ca­ción com­ple­ta en el sis­te­ma pú­bli­co, lai­co, gra­tui­to y obli­ga­to­rio, que con es­fuer­zo per­so­nal, mu­chas ho­ras de es­tu­dio qui­ta­das al sue­ño, al tiem­po li­bre, a com­par­tir con la fa­mi­lia, pa­ra lo­grar una tec­ni­ca­tu­ra, dos li­cen­cia­tu­ras y es­tar, a los 72 años pro­me­dian­do la ter­ce­ra en la Ude­lar, ser to­tal­men­te bi­lin­güe y con bue­nos co­no­ci­mien­tos de otros dos idio­mas, me sien­to de­frau­da­do. Sien­to que ese es­fuer­zo se pros­ti­tu­ye al in­ten­tar po­ner a al­guien que, en­tran­do por la ven­ta­na, sin te­ner los co­no­ci­mien­tos ade­cua­dos, pue- de lle­gar a te­ner una li­cen­cia­tu­ra, va­cian­do su con­te­ni­do aca­dé­mi­co. De es­ta for­ma, cual­quie­ra con pa­dres con di­ne­ro y con el aval de un juez va a igua­lar­se con al­go que me cos­tó tan­to es­fuer­zo.

Me re­sis­to con to­das mis fuer­zas a per­mi­tir que se si­ga pros­ti­tu­yen­do uno de los ci­mien­tos de la de­mo­cra­cia uru­gua­ya: la edu­ca­ción abier­ta a to­dos pe­ro con los con­tro­les ade­cua­dos.

Lic. Juan Car­los Pe­rus­so Rodríguez

C.I. 1.032.781- 0

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.